Saltar al contenido

‘Transfiguration’, o transformar la existencia (la eterna búsqueda y los límites del teatro)

julio 27, 2019
TRANSFIGURATION1

Olivier de Sagazan en los primeros instantes de la performance.

Decía hace un par de meses –al hilo de mi crítica de Hamlet (Please, Continue), de Roger Bernat-, que a veces los límites del teatro son francamente difusos. Mucho de eso hay en Transfiguration, el espectáculo que el legendario artista, escultor, pintor y performer Olivier de Sagazan (Francia, 1959-) presentó en la Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia. Transfiguration es ya un trabajo clásico de Olivier de Sagazan –lleva realizándolo desde 2001- y es una de esas experiencias híbridas casi inclasificables que, podrán estar en el límite de ser o no ser teatro – no es, desde luego, teatro al uso; estando mucho más cerca de una performance contemplativa, con todo lo que eso conlleva- pero no dejan de tener gran interés visual y estético. Quizá es por ello –por la certeza de que estamos ante algo que ni es teatro ni lo pretende- que esta es una de esas veces en las que este escrito no pretende ser una reseña al uso, sino una mera reflexión acerca de la performance.

transfiguration2.jpg

Si lo desean pueden dejar de leer aquí, y echar un vistazo a este vídeo que recoge un fragmento lo suficientemente extenso de la performance, para hacerse una idea por sí mismos; porque no es Transfiguration algo a lo que sea precisamente sencillo poner palabras.  Si, por el contrario, deciden seguir leyendo; o si el vídeo les sugiere la necesidad de saber más, les espero en el siguiente párrafo.

***

Olivier de Sagazan aguarda en un escenario con pocos elementos. Paja, arcilla, una palangana y algunas pinturas. Al comenzar la performance, musita algunas palabras ininteligibles, como si se tratase de algún tipo de ritual. Será el comienzo de una transformación en la que, a lo largo de aproximadamente 50 minutos, el artista esculpirá en su propio rostro –con la pintura, la arcilla, la paja e incluso el fuego; y, evidentemente, sin poder ver qué hace…- con una idea obsesiva que repite constantemente: “chercher” –buscar-. Irán surgiendo así –siempre en su rostro, mediante lo que podríamos considerar una técnica de body-painting sobre arcilla- diversas formas, reales y creadas desde lo intuitivo en una búsqueda primero más concreta pero cada vez más abstracta que acabará por llevar al artista al más absoluto paroxismo físico, mental y emocional – ya avanzada la performance, de Sagazan se golpea la cabeza con insistencia contra las placas metálicas que acotan el espacio-. Formas a las que el artista da vida con su cuerpo. Sin un hilo conductor concreto, es el paroxismo progresivo y casi enfermizo lo que marca el devenir de una función en la que el performer lleva su cuerpo hasta las últimas consecuencias – llegando a prender fuego a la paja que se ha aplicado sobre el pelo en un momento determinado, por ejemplo- en la búsqueda de nuevas formas, de nuevas opciones, de nuevas posibilidades; hasta que el arte sale del cuerpo mismo de De Sagazan para plasmarse también en la pared. Es entonces cuando, de manera tímida, la performance alcanza su final.

transfiguration3.jpg

Hay en esta performance, una sensación de constante búsqueda de lo formal; pero, al mismo tiempo, podemos considerar que el trabajo de Olivier de Sagazan aquí tiene mucho que ver con la formación de la identidad –y recordemos que la construcción de la identidad es uno de los núcleos temáticos de la presente edición de la MIT-. ¿Qué quiere alcanzar el artista francés? ¿Cuál es esa búsqueda que tanto persigue? Difícil asegurarlo con certeza. Probablemente, esa voluntad de crear nuevas formas que el artista persigue de manera obsesiva, tenga algo que ver con la formación –o liberación- de identidades. De hecho, podríamos decir que todas las identidades posibles –lo humano, lo animal y hasta lo espectral- se dan cita en la performance de Olivier de Sagazan; que, en el paroxismo que alcanza, podría verse como una manera de sacar al exterior todo aquello que el humano – o el artista- lleva, de algún modo, dentro de sí: mostrarlo a toda costa para liberarse de ello. Es, tan solo, una lectura posible.

transfiguration4.jpg

Desde luego que Olivier de Sagazan logra en Transfiguration un buen puñado de imágenes francamente atractivas; e impacta con esa idea de llevar el cuerpo humano –como materia sobre la que esculpir- hasta sus últimas consecuencias, en una experiencia sin trama ni texto –apenas una concesión musical al Vivaldi sacro, que acentúa el carácter ritual de la pieza- que comienza mirándose como una curiosidad, cautiva por algunas de las formas que alcanza; pero puede que también abra algún aspecto sobre el que detenerse a la hora de decidir cómo contemplar una performance como esta.

transfiguration6.jpg

No cabe la menor duda de que –incluso más allá de la curiosidad- lo que hace de Sagazan es atractivo tanto por el formato como por la expresividad de las formas que alcanza. No será teatro –no lo es-; pero, desde luego, es arte performativo, de corte más plástico; y tiene atractivo como forma de arte. Pero, tal vez por ese componente de performance artística, del mismo modo que captura nuestra atención en un principio, puede que sea complejo mantener la atención del espectador durante toda la representación. ¿Es el formato teatral el mejor lugar para admirar Transfiguration? Posiblemente no lo sea. La performance de Olivier de Sagazan parece pedir, más que la pasividad de la butaca, un formato más contemplativo, más museístico, quizá que permita al espectador decidir qué observar y cómo observarlo: ¿ganaría Transfiguration como una performance museística –al estilo, por ejemplo, de las de Marina Abramovic- o incluso como una suerte de instalación viva? Con seguridad sí.

transfiguration5.jpg

Surge el dilema de si esto es o no teatro; qué género es esto realmente y dónde debe encajarse o instalarse. Por más que no me guste demasiado etiquetar las cosas, es difícil encontrar respuestas para todo ello –y, seguramente por eso, esto no pretenda ser una reseña al uso-; del mismo modo que es incuestionable que lo que ofrece Olivier de Sagazan en Transfiguration es algo casi único en su género, atractivo en lo visual, en lo estético; e inquietante en su componente performativa en sí misma. Son, sin duda, muchos estímulos como para pasarlo por alto.

transfiguration7.jpg

De Transfiguration se sale con un buen puñado de potentes imágenes en la retina; y con no poca inquietud por lo que un cuerpo y una mente llevadas a este paroxismo pueden llegar a constituir. También con la seguridad de que no estamos ante una pieza de teatro-. Entonces, se estarán preguntando qué hace esto como plato fuerte de una jornada de la programación de la MIT. En cuanto lo piensen dos veces, sin embargo, surgirá la certeza de que este espectáculo tiene encaje y cabida en la MIT –por la temática de la construcción de identidad; e incluso por ese componente de teatro físico que tienen muchos de los espectáculos incluidos en esta edición-.

transfiguration8

Debo decir para terminar que, aun sabiendo que no estamos contemplando teatro, me agradó haber podido vivir Transfiguration en primera persona; y que incluso me parece que está bien programada en pareja junto a un espectáculo puramente textual y de alto voltaje como es A. K. A. Nada tienen que ver uno y otro; y, sin embargo, uno y otro son la demostración que el arte, cuando es bueno, puede tomar caminos bien diversos; del mismo modo que cada espectador podrá decidir con qué quedarse de este doblete.  No busquen una calificación; porque, evidentemente, no la hay… Tal vez prefieran emplear unos minutos en hacerse una ligera idea de esta performance en este vídeo. Empleen ese tiempo: pocas veces como aquí me parece tan necesario VER un fragmento para hacerse una idea de la performance. Incluso mucho más necesario que leer estas líneas.

H. A.

“Transfiguration”, compañía, dirección, interpretación y autoría: Olivier de Sagazan.

XXXV Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia (Auditorio do Castelo), 24 de julio de 2019

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: