Skip to content

‘Románticos!’, o romanticismo con ‘r’ de retranca

diciembre 16, 2012

Espectáculo en lengua gallega

Nuevo espectáculo del dúo cómico Mofa e Befa, que vuelve acertadamente por la senda del revisionismo literario, después del éxito rotundo que supuso Shakespeare para Ignorantes. Si entonces no quedaba títere con cabeza entre los personajes shakesperianos, ahora han querido ir un paso más allá y cubrir en Románticos todas las formas de romanticismo posibles: la poesía, la novela y hasta la ópera tienen cabida en un espectáculo alocado, donde las parodias se suceden y nada ni nadie se salva.

El telón se alza con la interpretación de “Por el amor de una mujer”, tras lo cual comienza la consabida conferencia de Quico Cadaval, convertido una vez más en erudito profesor que está dispuesto a ofrecer una masterclass sobre el romanticismo. Para ello, cuenta con la ayuda de los Mofa e Befa, que vuelven a ser unos cómicos de poca monta que deben apoyar el discurso con ejemplos prácticos que, por supuesto, serán delirantes. Exactamente la misma mecánica que había en Shakespeare para Ignorantes, sí –algún gag sobre la incompetencia de los cómicos contratados hasta se repite-, pero el experimento vuelve a funcionar perfectamente, al ser parodias completamente nuevas. Es difícil resumir estos 100 minutos trepidantes, pero baste decir como botón de muestra que con los mínimos elementos imaginables –tan solo una estructura cónica giratoria- por el escenario desfilan a velocidad de vértigo –recordemos que solo dos actores hacen todos los personajes- entre otros José de Espronceda, Mary Shelley con Frankenstein, Lord Byron, Herman Melville y Edgar Allan Poe presos de la borrachera mientras el primero empieza a concebir Moby Dick, Sherlock Holmes y Watson indagando sobre la veracidad y pertinencia de que una soprano –La Traviata, que, como bien apunta Cadaval no es más que la versión “musical” de su tiempo de La Dama de las Camelias, prueba del éxito de la novela- pueda abordar pasajes de coloratura interpretando a una tísica, los personajes de la Carmen de Bizet y Merimée revisitados, Cyrano de Bergerac con su prótesis de nariz y un largo etcétera, que da lugar a situaciones tan breves como escandalosamente delirantes –y la mayoría de las veces también muy ingeniosas-, ante las que es imposible contener la risa.

Una de las perlas del montaje llega así y todo hacia el final: una extensa parodia de El Holandés Errante, la ópera romántica por antonomasia de Richard Wagner. Con una sábana movida por dos ventiladores a la vista simulando el mar, y bajo la música de la obertura wagneriana, se inicia una larga parodia narrativa que convierte al Holandés en un marinero rockero líder de un grupo de Metal y al diablo en un vendedor de seguros post-mortem…. Lo que se consigue en este sketch llega a unos niveles de delirium tremens que no pueden explicarse por escrito. Obviamente, la carcajada invade el teatro. No es para menos. No pueden estar todos, pero sí que se nota por ejemplo la ausencia de mención a una novela tan fundamental del género como Cumbres Borrascosas, que seguramente podría haber servido para otra parodia memorable –quizá hubiera sido difícil con solo dos actores-.

Quico Cadaval, humorista consagrado que no necesita presentación y que es un portento comunicativo cuando se dedica a estos menesteres, lleva la voz narrativa desde esa cualidad de estupendo monologuista, que le permite decir las cosas más descacharrantes con la naturalidad más insultante; y Evaristo Calvo y Víctor Mosqueira prueban una vez más su facilidad para la comedia, y su versatilidad para cambiar de registro sin titubear en cuestión de segundos. Calvo suele jugar desde la seriedad que lo convierte en un actor cuya sola aparición en escena provoca sonrisa, mientras que Mosqueira vuelve a demostrar que tiene una facilidad pasmosa para hacer comedia desde su propio cuerpo. Piti Sanz se encarga de poner música en directo –y también se integra en la comedia, claro-, a este delirio general que parte de risa al público.

Quizás falte el factor sorpresa de los que ya vimos Shakespeare para Ignorantes, ycomo en todo espectáculo de sketches, los hay mejores y peores, pero el nivel general es notable con picos de verdadero sobresaliente. Un espectáculo tan delirante como este solo habría podido salir de mentes retranqueiras gallegas como las de Cadaval y Mofa e Befa. No se les niega el ingenio interminable, como tampoco se niega la comicidad del espectáculo. Después de deconstruir a Shakespeare y al Romanticismo, ya solo nos queda pensar en a qué le podrá tocar en la próxima entrega… Enhorabuena para ellos: estos espectáculos revisionistas están siendo de los más sólidos de la compañía.

Es de esperar que, como ha ocurrido otras veces con espectáculos de esta compañía, este espectáculo se exporte fuera de Galicia: sin duda en el resto de España hará exactamente la misma gracia. Por último pero no menos importante, esta vez -se han visto varios aforos paupérrimos últimamente, y normalmente con compañías gallegas- el Teatro Rosalía registraba una muy buena entrada en esta función fuera de turno de abono.

H. A.

Nota: 3.75 / 5

“Románticos!”. Con: Quico Cadaval, Evaristo Calvo, Víctor Mosqueira y Piti Sanz. MOFA E BEFA / EXCÉNTRICAS PRODUCCIÓNS TEATRAIS

Teatro Rosalía de Castro, 7 de Diciembre de 2012

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: