Saltar al contenido

‘Hoy Puede Ser Mi Gran Noche’, o cuando recordar merece la pena

julio 27, 2020

hoypuedesermigrannochecartel

Espectáculo en lengua gallega

Apenas una única función en el Centro Niemeyer había podido hacer Hoy Puede Ser Mi Gran Noche, el último espectáculo de las imparables Teatro En Vilo, antes de que el coronavirus truncase nuestra realidad y su inminente temporada en el Teatro Fernán Gómez, que jamás llegó a comenzar. Las circunstancias propiciaron que el espectáculo volviese a la vida en la Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia, en un contexto bien diferente que no ha hecho más que engrandecer todo el contenido simbólico de una propuesta que, con razón, acabó con el Auditorio del Castillo jaleando en pie. Porque, en su carácter íntimo, puede que Hoy Puede Ser Mi Gran Noche sea una de las propuestas más sencillas, sinceras divertidas, catárticas y emocionantes con las que me haya encontrado en estos tiempos extraños. Hay que celebrar –y ahora más que nunca- poder encontrarnos en el teatro con cosas así.

migrannoche1

Hoy Puede Ser Mi Gran Noche es una autoficción basada en hechos reales… como las películas de Antena3. La historia del padre de Noemi Rodríguez –una de las líderes de la compañía, que siempre destaca por sus dotes expresivas- Darlene Rodríguez –a la sazón, hermana de Noemi-. La historia de un hombre que recorría las verbenas y pueblos de Galicia encabezando una orquesta que, tal y como nos cuenta Noemi, llegó a rivalizar con las grandes orquestas del lugar; pero también la historia generacional de las dos hermanas –crecidas en la Galicia de los 90-, de cómo crecieron al calor de la música y de cómo lograron –o no- su aspiración de estar a la altura de ese referente paterno al que siempre quisieron parecerse. Con humor y en primera persona, las dos hermanas arman un relato generacional y social, que podría parecer personal en primera instancia; pero alcanza enseguida un carácter universal que se mete al público en el bolsillo de calle. Porque Hoy Puede Ser Mi Gran Noche no solo es un homenaje a las relaciones paterno-filiales, sino también –y sobre todo- el retrato vivo de toda una generación narrado en primera persona.

migrannoche2

Bailar Pegados, la rapa das bestas, el Xabarín Club, las Azúcar Moreno comiendo en alguna parrillada de carretera, Lluvia de Estrellas, Bertín Osborne, las Olimpiadas de Barcelona 92, el mismísimo Freddie Mercury se dan cita en el relato con el que Noemi Rodríguez arma, desde el recuerdo su infancia, la de su hermana –que está en todo momento a los teclados y presta apoyo actoral a la actriz principal y la de un padre al que la joven Noemi no puede defraudar: la niña debe ser una estrella tan grande como él y no debe desaprovechar cada oportunidad de triunfo que se le presente. Pero ¿qué es todo esto?

Con humor, retranca y una buena dosis de nostalgia, Noemi y Darlene nos invitan a un viaje por los recuerdos: los suyos, los de su padre, los nuestros y, en definitiva, los de toda una generación. En algo más de una hora, Noemí Rodríguez –haciendo gala de esa calidad expresiva y esa naturalidad que son ya marca de la casa- desgrana anécdotas varias, vistas muchas veces desde un prisma naif que da al conjunto un prisma de comedia, a veces delirante y otras veces amable. Todo lo que rodea a las hermanas está inevitablemente marcado por el aroma de las orquestas –por eso la parte musical es una constante, y el repertorio incluye un verdadero festival de hits de la pachanga de esos que todos hemos coreado alguna vez en esas verbenas que son hilo conductor-, por el aura de esa Galicia del interior –que se pondrá aun más de manifiesto cuando la pequeña Noemi tenga en Madrid su primer conato de cita con el éxito en un episodio hilarante…- y por la unidad familiar. Ante nosotros, especie de road movie teatral, sin otra furgoneta que la que tenía el padre, entre verbena y verbena camino a las puertas del éxito. A priori, el éxito como objetivo de la vida… pero ¿Qué es verdaderamente el éxito en la vida? ¿Qué nos da la verdadera realización? Puede que al final de este viaje, entre risa y risa, encontremos la respuesta.

migrannoche3

Todo cuanto aparece en la función –y miren que el universo referencial es amplísimo- es perfectamente reconocible y el ambiente es decididamente festivo; por eso nos reímos con las andanzas de Noemi, Darlene y su familia, narradas a veces de forma conscientemente grotesca para delirio del respetable. Y, entre tanta comedia –a estas alturas ya todos debemos saber que Noemi es una verdadera bestia de la comedia; y lo cierto es que Darlene le sirve el apoyo en bandeja de plata- la narración tiene el acierto de incidir en ese componente nostálgico, que mira al pasado –a ese pasado que no vuelve, a esos tiempos quizá mejores a los que todos tenemos guardados en algún lugar de nosotros- con anhelo de agradecimiento. Durante buena parte de la función, Teatro en Vilo se vale de la comedia para dibujar una realidad que, en realidad, tiene mucho más fondo del que podamos prever a primera vista. Y es que esta es una historia armada en base al universo del recuerdo; y ya saben ustedes que los recuerdos son a veces traicioneros y nos pueden llevar a lugares insospechados. Sin querer adelantar mucho de los giros que contiene la función, podemos decir que realiza una inteligente vuelta de tuerca al género autoficcional y, ante todo, lo que es su esencia: un emocionantísimo homenaje al padre de Noemi y Darlene. Por eso, por ese homenaje tan merecido como bien planteado; el último monólogo de Noemi Rodríguez –que, ya lo hemos dicho, se devora la función a placer; pero remata con un doble salto mortal emocional de impresión- nos deja acongojados, con un nudo en la garganta y al borde de la lágrima –en mi caso, más que al borde-: porque da un nuevo sentido a todo. Y, con todo, las Teatro En Vilo reservan aún una última sorpresa para los últimos minutos de esta función tan fresca, que nos agarra de la mano para llevarnos de la risa a la emoción y de la emoción nuevamente a la risa. Por eso –aparentemente tan sencillo pero que en el fondo es tan difícil, y que Hoy Puede Ser Mi Gran Noche logra tan bien- hay que señalar también cómo la dramaturgia –que firman al alimón Noemi Rodríguez y Andrea Jiménez; y en la que es de suponer que Darlene Rodríguez también habrá formado parte- está planteada de forma muy inteligente: tanto a la hora de seleccionar qué se cuenta como a la hora de organizarla, moldearla y decidir desde dónde se cuenta. Porque Hoy Puede Ser Mi Gran Noche alcanza ese equilibrio justo entre diversión y emoción que rara vez se ve en un escenario y que es la esencia misma del teatro, desgranando los hechos con una honestidad neutral, juguetona y cariñosa tan de agradecer como infrecuente cuando afrontamos una autoficción.

migrannoche4

Con Hoy Puede Ser Mi Gran Noche Teatro en Vilo consigue el que seguramente sea su trabajo más redondo desde la memorable Interrupted. Porque, desde la dirección, Andrea Jiménez juega con muy pocos elementos para armar una comedia trepidante, que juega con lo corporal como arma narrativa y que se vale de una base musical impagable para montar una gran fiesta que, sin embargo, se dirige imparable hacia un lugar muy consciente y meditado que le otorga al todo una nueva dimensión. Porque Noemi Rodríguez realiza un verdadero recital actoral que pone de manifiesto de nuevo sus dotes de grandísima actriz cómica, esta vez al servicio de un merecido homenaje con mucho de exorcismo personal y porque, como siempre suele suceder en sus trabajos, esto no se queda en una mera comedia: lo mismo nos troncha que nos parte el corazoncito… hay que ser muy buena para eso y ella lo es. Porque Darlene Rodríguez que, al margen de encargarse de la importantísima base musical que es una constante en la propuesta, si se fijan bien ha de actuar mucho más de lo que parece –y no, no me refiero precisamente a sus deslumbrantes coreografías-. Y, sobre todo, por la dimensión humana que alcanza un espectáculo que pretende ser una comedia que divierta –y vaya si lo hace- pero acaba por convertirse en un merecido homenaje sincero y, lo más importante, un homenaje a tiempo. Porque logra trascender de lo personal a lo universal y esa emoción que acaba palpitando visiblemente en el escenario se acaba contagiando a todo el recinto. Poco importa cómo sean los recuerdos que se nos presentan cuando el teatro autoficcional –un género al que más de una vez he mirado con cierta reticencia- consigue provocar una catarsis personal –la mía, que déjenme decirles que acabé emocionado hasta las lágrimas, y riéndome por encima de las lágrimas que seguían cayendo- y, al mismo tiempo, una catarsis colectiva, porque pronto me di cuenta de que la emoción se había adueñado no solo de mí, sino de todos los allí presentes. Y, cuando esas cosas pasan, poco más se le puede pedir al teatro. Con este espectáculo, Teatro En Vilo logra hacer de algo pequeño algo muy grande.

migrannoche5

Emoción palpable en escenario y platea, público en pie y prolongadas ovaciones al final del espectáculo; y ovaciones nuevamente cuando las intérpretes irrumpieron en la plaza tras la representación demuestran que estamos ante uno de los mejores espectáculos que se hayan visto este año en España. Además, el destino ha querido que el bautismo de fuego de este espléndido espectáculo fuese en Galicia, tierra de las protagonistas –por eso esta función en concreto tuvo lugar en gallego- y tierra donde casi cada referencia, cada nombre, forma parte de la memoria colectiva. Pero no se confundan, Hoy Puede Ser Mi Gran Noche no habla solamente de Noemi, de Darlene y de sus familias: la grandeza del espectáculo es que de algún modo, desde la nostalgia cómica, tiene algo de todos nosotros y de todos los nuestros. Qué hermoso cuando suceden estas cosas en el teatro.

H. A.

Nota: 4.25 / 5

Hoy Puede Ser Mi Gran Noche”,dirección y dramaturgia: Andrea Jiménez y Noemi Rodríguez. Con: Noemí Rodríguez y Darlene Rodríguez. TEATRO EN VILO.

XXXVI Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia. Auditorio do Castelo Rubén García, 20 de julio de 2020

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: