Saltar al contenido

‘Fortunata y Benito’, o textos y contextos

febrero 14, 2020

fortunataybenitocartel

El proyecto de LaJoven –antes La Joven Compañía- ya no debería necesitar presentación. Desde su fundación en 2012 se erige en una plataforma de teatro hecho “por y para jóvenes” –luego volveremos sobre esto-, siendo en muchos casos la primera experiencia profesional de un buen número de intérpretes que ya configuran varias promociones de compañía estable, y presentando una temporada –cuatro o cinco montajes anuales- tanto en Madrid, donde tiene sede, como en gira por toda España; llegando a jóvenes y adultos de todo el país. Cuenta además con múltiples premios, y cumple una labor educativa fuera de toda duda. No en vano, cada vez son más los grandes nombres de la escena española que colaboran con ellos y el peso de sus coproducciones. Si el año pasado, con motivo del año Lorca, presentaban Federico Hacia Lorca – sobre texto de Irma Correa y Nando López, con dirección de Miguel del Arco-, este año la Comunidad de Madrid les ha invitado a ser parte de los eventos del año Galdós, coproduciendo con ellos Fortunata y Benito, una adaptación libre sobre la novela original, que escribe y dirige Laila Ripoll y que se ha visto estos días en la Sala Roja de los Teatros del Canal.

fortunata5

¿Cuál es en primera instancia el público potencial de LaJoven? Atendiendo a su consigna –“teatro por y para jóvenes”- debemos tener en cuenta que, incluso aunque sus espectáculos se exhiben también para público adulto en sesiones de tarde, el grueso del público al que se dirigen lo ocupan los chavales de instituto que abarrotan las matinales escolares que ofrecen; y que para muchos de esos chavales estas matinales pueden ser su primer contacto con el teatro. De hecho, esta vez vi una de esas matinales –y no una sesión para adultos, como acostumbraba- y he de señalar por justicia que la función respira de forma absolutamente distinta: la implicación del auditorio ante lo que ve y su conexión con lo que se ofrece es total, incluso si podríamos pensar que Galdós podría ser un material en principio ajeno, alejado a ellos. Hay que tener en cuenta, entonces, que la función busca estar escrita en unos códigos que capten la atención de ese público potencial y, a juzgar por las reacciones de la matinal que presencié, ese público queda encantado con el producto que se le ofrece.

FORTUNATA1

¿Cómo abordar la novela de Galdós –puede ser Fortunata y Jacinta, como en este caso, o cualquier otra- para que interese a un auditorio escolar? Esta cuestión es mucho más compleja. Desde luego que, sin perder de vista el carácter un punto folletinesco que puede tener el original; hay que tomar una serie de decisiones a la hora de acercarlo a un público al que puede resultar ajeno. La versión libre –libérrima, libertina- que firma Laila Ripoll imagina a un grupo de estudiantes madrileños camino de clase en el metro, a pocos días de examinarse de “novela española del XIX –entrando en temario por lo tanto Galdós que, si mal no recuerdo, se ve en 1º de Bachillerato-. Una de esas estudiantes –Nadia- se dormirá con los cascos puestos, y encontrará en ese vagón de metro a Benito Pérez Galdós en persona, quien la invita a realizar un viaje por el Madrid de Fortunata y Jacinta. Así, como voyeurs en la distancia –porque Benito insiste en que pueden mirar pero no pueden ser vistos ni intervenir en la historia-, Nadia acabará por engancharse –casi como quien lo hace a una telenovela de sobremesa- a las desventuras de Fortunata y Jacinta, manipuladas por Juanito Santa Cruz. A medio camino entre lo clásico y lo contemporáneo, la historia transcurre y Nadia ejerce de comentarista desde el presente acerca de lo que ve. Evidentemente, la revisión que plantea Ripoll es bastante particular, tomando como base el conflicto central y eliminando todo lo accesorio – gran parte de los personajes secundarios, incluso el retrato del Madrid de la época…- para ofrecer algo que, en esencia, se acerca al folletín. Además, se han insertado toda una serie de números musicales que enlazan la trama –compuestos por Alberto Granados- que a menudo solapan ritmos contemporáneos –salsa, trap y hasta una improbable pelea de gallos entre Maxi y Juanito Santa Cruz, visiblemente jaleada por el respetable en la matinal que presencié…- con temas del género chico zarzuelístico: hay que decir que el resultado es confuso, no siempre termina de aportar a la trama y, a veces, pone en un brete a los propios actores que han de interpretarla en directo. Es cierto que en un intento por rejuvenecer trama y personajes, Ripoll instala a los protagonistas en ciertos prototipos que se alejan de la complejidad de los originales –Fortunata es una choni, Juanito y Jacinta un par de pijos de barrio bien y Maxi un señorito con gafas de culo de vaso- para acercar la trama al adolescente. En este intento por hacer las cosas contemporáneas hay también algún patinazo que contradice lo que se ve –hay navajas y armas de fuego, pero el enfrentamiento se convierte en una pelea de gallos; el texto habla de cartas, pero los personajes consultan whatsapps…- prueba de que tal vez Ripoll no se haya atrevido a ir más allá en algunos aspectos de la adaptación.

FORTUNATA3

¿Simplifica en demasía la versión de Ripoll el espíritu del original? No cabe la menor duda; pero también hay que decir que logra contra lo esencial de la historia para hacerla no solo accesible al adolescente, sino capaz de hacer que se enganchen a ella como si estuviésemos ante una telenovela. La cuestión ante esto –no podemos negar que los adolescentes salen encantados, y que el público potencial es, efectivamente, el adolescente…- sería plantear si realmente existe otra manera de hacer que Galdós suscite el interés de los jóvenes –teniendo en cuenta que este acercamiento a Galdós es tan efectivo con ellos como particular si nos ponemos estrictos-, o incluso si la función de LaJoven debe ser la de acercar este tipo de repertorio a la juventud, más allá de la coincidencia del año Galdós. Parece complejo; y, sin embargo, han conseguido que el público al que se dirigen conecte con algo que les es bastante ajeno. Con todo lo que pueda fruncir el ceño el público más adulto – que es lógico que ocurra- y teniendo en cuenta cómo los adolescentes jalean momentos que a un adulto le pueden parecer bastante sonrojantes –lo de la pelea de gallos es difícil de sostener, incluso a los actores se les hace cuesta arriba; pero la sala ruge…- debemos ver Fortunata y Benito como una prueba difícil de la que la compañía sale bastante a bien, a juzgar por lo encantado que quedó el público joven que llenaba mi sesión. ¿Que esta producción está más dirigida a la juventud que al adulto? Por supuesto. ¿Que el resultado deja Fortunata y Jacinta en los cimientos? También es verdad. Pero ¿de qué otro modo se puede acercar la novela del XIX a una generación a la que le es en principio tan ajena? Es complicado y por eso hay que considerar que ha salido del escollo. ¿Que quizá una compañía que hace teatro “por y para jóvenes” debería ocuparse de un repertorio más o menos contemporáneo que existe destinado a ese público y que LaJoven cada vez produce menos – recordemos el éxito que tuvieron en su día los montajes de Punk Rock, de Simon Stephens, o El Señor de las Moscas; y pensemos en títulos que podrían y deberían abordar, porque piden repartos jóvenes: El Mal de la Juventud, El Despertar de la Primavera, Trainspotting, Bajarse al Moro y, si me apuran, incluso Hamlet-? Es otro asunto sobre el que convendría detenerse; pero que daría para otro artículo completo: siento que, al fijarse en los grandes clásicos y la dramaturgia contemporánea española de nueva creación, LaJoven se está distanciando cada vez más de un nicho de repertorio claro, dejándose en el tintero piezas ya escritas que piden repartos jóvenes y pueden conectar con la naturaleza de esos adolescentes que son su público potencial.

FORTUNATA2

Desde luego que el presente montaje está presentado con el cuidado habitual que pone LaJoven en todas su producciones. La escenografía de Antonio Martín Burgos juega con dos alturas y reproduce en el suelo lo que parece ser un mapa callejero de Madrid, bien apoyada en los audiovisuales de Álvaro Luna y Elvira Ruiz Zurita; ayudando sobremanera a que los juegos temporales y espaciales que plantea la trama avancen a buen ritmo. Siempre es interesante comprobar cómo rinde el conjunto cuando se invita a un director o a una directora –normalmente es José Luis Arellano quien se encarga de las puestas en escena-, y Miguel del Arco consiguió uno de los espectáculos mejor acabados de la compañía montando el año pasado Federico Hacia Lorca. Ahora, tal vez la dirección de Laila Ripoll- no siempre consiga del todo unificar las partes de texto con las partes musicales –que parecen pequeños apéndices del conjunto-; y obligue muchas veces al elenco a trabajar sus personajes como los prototipos que propone la versión, con todo lo que eso significa. Teniendo en cuenta este enfoque, hay que decir que los siete actores salen del reto con fortuna desigual, a veces por cuestiones personales y otras por enfoques discutibles de dirección; siendo tal vez quienes más redondean su trabajo la Nadia de Zhila Azadeh –que, desde la distancia con la historia, acaba siendo de las mejores del conjunto-, la Jacinta de Cristina Bertol –que da con resolutiva comodidad el perfil que se le pide- e incluso la Mauricia la Dura de Yolanda Fernández –tiene arrojo, empuje y logra salir entera de un número musical difícil de defender-. Del resto del elenco, la Fortunata de Eva Caballero tiene la presencia necesaria; pero el acento – marcadamente andaluz- nada tiene que ver con la naturaleza del personaje; y si termina su número musical de presentación bastante desfondada no es por su culpa-, Jorge Yumar defiende bien el perfil canallesco de Juanito Santa Cruz –nuevamente debería neutralizar el acento- hasta que la pelea de gallos le pone en un aprieto notable del que tampoco tiene demasiada culpa-; Julio Montaña Hidalgo hace lo que puede y le dejan con Maximiliano, reducido a caricatura por la propia versión y Juan Carlos Pertusa –al que hemos visto más desenvuelto otras veces en montajes de LaJoven- se enfunda el traje de un Galdós improbable: intuyo que aquí la dirección también tendrá algo que ver.

FORTUNATA4

Es como mínimo curioso y sintomático –y debe tenerse en cuenta- comprobar cómo los adolescentes que llenaban la sala entraron a lo que se planteaba, respiraron con la historia y dieron cálidas muestras de aprobación; incluso más que el público adulto, que seguramente hará más de una puntualización ante un resultado con alguna idea interesante que no siempre acaba de desarrollarse bien. Pero si LaJoven produce teatro por y para jóvenes, y los jóvenes disfrutan a lo grande de la experiencia, poco más podemos decir los adultos al respecto; máxime cuando, de base, puede que Galdós no sea el material original más indicado para enganchar a los jóvenes. Tampoco lo que se ve aquí es Galdós, al menos no estrictamente: y tal vez en eso, que pondrá los pelos de punta a bastantes puristas adultos, esté el mayor acierto a la hora de acercar este material a su público potencial. Desde ahí debemos enfocar nuestra lectura, y hay que reconocer que funciona –más con ellos que con nosotros- y tiene algunas ideas y momentos curiosos. Respira mejor con el público adolescente que con el adulto; pero para eso está hecha después de todo.

H. A.

Fortunata y Benito”, de Laila Ripoll a partir de la novela “Fortunata y Jacinta”, de Benito Pérez Galdós. Con: Zhila Azadeh, Cristina Bertol, Eva Caballero, Yolanda Fernández, Julio Montaña Hidalgo, Juan Carlos Pertusa y Jorge Yumar. Dirección: Laila Ripoll. LAJOVEN / FUNDACIÓN TEATRO JOVEN / COMUNIDAD DE MADRID

Teatros del Canal, 7 de febrero de 2020

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: