Saltar al contenido

‘Hombres que Escriben en Habitaciones Pequeñas’, o ficciones pseudo-revolucionarias

octubre 16, 2019

hombresqueescribencartel

Comienzo de temporada bastante fecundo para Antonio Rojano, que en dos días consecutivos estrenó en dos importantes teatros de Madrid un montaje de Hombres que Escriben en Habitaciones Pequeñas –texto de 2014 escrito al amparo del II Laboratorio de Escritura Teatral de la Fundación SGAE y que ahora sube por fin a escena- y su versión de Ricardo III, coescrita junto a Miguel del Arco. Corresponde esta reseña al primero de los estrenos, en cartel en la sala de la Princesa del Teatro María Guerrero: la misma sala que nos puso sobre aviso del talento de Rojano hace unos años, cuando estrenase La Ciudad Oscura, con la que esta pieza guarda no pocas similitudes; si bien es cierto que Hombres que Escriben en Habitaciones Pequeñas tiene sin duda una estructura más clásica, una concepción mas aristotélica de lo que es frecuente en las obras del dramaturgo andaluz. Mantiene, sin embargo,el ingenio de la trama, la mirada irónica de una sociedad corrupta y la rapidez de sus diálogos, señas de identidad casi siempre en la obra de Rojano.

Un despacho del CNI en un presente indeterminado. Tres mujeres de distintas edades –Carmen, de unos 60 años; María, de algo más de 30 y Sandra, de aproximadamente 25- que trabajan juntas preparan un inminente plan en su decrépita oficina. Pronto sabremos que el plan consiste en secuestrar a un escritor de medio pelo, un hombre de unos 40 años que publica sus novelas en Internet con escaso éxito de público y que trabaja como dependiente en un burger, del que Carmen – jefa y líder del grupo- es una verdadera fanática, para que ayude a ejecutar un plan que puede cambiar el devenir del país. Y es que Carmen parece haber encontrado una clave en una de las novelas de contraespionaje que ha escrito nuestro protagonista, y ha fabricado una máquina que permite viajar en el tiempo a imagen y semejanza de la que imaginó nuestro escritor. Ahora, sólo hay que plasmar lo que sucede en la novela en la vida real para crear una España mejor, una España más libre. Si en la ficción funcionaba ¿por qué no iba a ser en la realidad igual de sencillo? Nuestro hombre entonces deberá decidir si quiere servir al país, bajo la supervisión del CNI –o, lo que es lo mismo, de las KLM, nombres encriptados de las tres mujeres- para liderar una revolución que podría cambiar la historia. ¿Puede la ficción ayudar a cambiar el mundo? ¿Puede la literatura mainstream aupar operaciones pseudo-revolucionarias? Aquí todos creen que sí; pero en la práctica está por ver. Y, sobre todo: ante la precariedad laboral de todos –la del escritor, la de las mujeres que llevan meses sin cobrar la nómina…- ¿acaso tienen estos personajes algo mejor que hacer que jugar a imaginar que, efectivamente, pueden cambiar el mundo?

hombresqueescriben1.jpg

Con Hombres que Escriben en Habitaciones Pequeñas, Rojano escribe una comedia ágil y bien dialogada que viene a ser una parodia de las novelas de espías, de esas tramas de espionaje ancladas entre la realidad y la ciencia-ficción; pero también de la podredumbre en la que parece estar cayendo nuestra sociedad. La figura del escritor y la creación literaria –temas recurrentes en las obras de Rojano- vuelven a estar aquí presentes; y, de hecho, la pieza alcanza su momento cumbre cuando – en un largo e hilarante monólogo- el autor les hace a las tres espías del CNI un resumen de su desopilante novela, que bien podría ser la trama de una serie americana de televisión.

Realidad y ficción se entrelazan en una historia de estructura clásica, fácil de seguir –tan eficaz en su concepción como menos ambiciosa respecto a las piezas más recientes de Rojano-, en la que la crítica social que mira al presente y al pasado. Por el universo de la obra transitan la sombra de Carrero Blanco, la evidencia de la crisis –económica y de valores- actual –¡cuánto más latente en el momento en el que fue escrita esta obra!- o la magdalena de Proust –que empieza a ser un símbolo recurrente en la escritura de Rojano-. La suma de todo es un divertimento ocurrente, por momentos delirante, que nos puede llevar a pensar en fuentes diversas –siendo esta una comedia, el paralelismo con La Ciudad Oscura (del propio Rojano), es más que evidente; y salvando las distancias, recordé Héroes Fuera de Órbita, genial película de 1999 que parodiaba Star Treck sin complejo alguno o incluso ecos del Ministerio del Tiempo-; pero en la que se vislumbran rasgos claros del estilo de Antonio Rojano, tanto por la muñeca rusa que esconde el texto –porque es parodia de ciencia-ficción teatral y literaria, teatro social, metaliteratura…- como por los temas que en él aparecen. Puede parecer menos compleja que otras obras suyas; pero, sin embargo, su sello está ahí, por lo delirante que se va volviendo la trama conforme avanza –el crecimiento en la ambición del escritor, la convicción progresiva de que puede dejar de ser un mindundi es uno de los puntales del texto-. Puede que a los personajes femeninos les falte algo de definición; pero el monólogo donde el autor explica su novela es memorable; de hecho, creo que Rojano puede tener un filón desarrollando -siempre en esa clave de parodia- la trama que se cuenta en la novela, que ocupa aquí unas pocas páginas de la pieza teatral.

hombresqueescriben2.jpg

Dirige la puesta en escena Víctor Conde –del que recordamos su pieza Venus (donde también se podía viajar en el tiempo) y que, como director, ha sacado oro de tantos montajes digamos ‘comerciales’- y podemos decir que su mayor virtud es tener bien medidos los ritmos que pide la comedia, para que el texto entre rápido y ligero. Sobre muy bien resuelta escenografía de Bengoa Vázquez –y, en esta sala, la cosa nunca está fácil- se juega con todo el espacio y los personajes se solapan con el público; logrando su mejor momento en ese monólogo en el que el autor –encendido- alcanza el paroxismo contando a público su inverosímil obra literaria. Así y todo, creo que hay que destacar cómo el sentido del ritmo juega en favor del buen desarrollo de la propuesta.

Entre el elenco actoral, Secun de la Rosa logra una muy interesante composición como el autor, desde el apocamiento inicial hasta su epifanía final, digna de los mejores seriales americanos de ciencia-ficción: su monólogo central es descacharrante por la cómica convicción con que lo afronta, y justificaría por sí solo la visión del espectáculo. Junto a él, Esperanza Elipe demuestra que también se las sabe todas en comedia, y alcanza grandes momentos como instigadora principal del plan; mientras que Angy Fernández –que siempre me ha parecido una actriz bastante más sólida que unas cuantas de su misma generación: también aquí, donde tiene una conversación bien sostenida con de la Rosa- y Cristina Alarcón resuelven sin demasiados problemas roles más genéricos que tal vez admitirían mayor definición y desarrollo.

hombresqueescriben3.jpg

Hombres que Escriben en Habitaciones Pequeñas es, en fin, un honesto divertimento que cuenta con la habitual ocurrencia de su autor, pero tiene menor complejidad de la que acostumbra. Se ve con agrado, está bien montada, es entretenida; y podría ser una puerta de entrada interesante para un público más general hacia la obra de Rojano. Quienes hayan visto Furiosa Escandinavia, La Ciudad Oscura, Dios K o Catástrofe reconocerán en Hombres que Escriben en Habitaciones Pequeñas una obra de menor profundidad que sus hermanas, sin duda –lo es-; pero no por ello hay que denostarla.

H. A.

Nota: 3.25 / 5

Hombres que Escriben en Habitaciones Pequeñas”, de Antonio Rojano. Con: Secun de la Rosa, Esperanza Elipe, Angy Fernández y Cristina Alarcón. Dirección: Víctor Conde. CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL / ENTRECAJAS PRODUCCIONES TEATRALES / AVANCE PRODUCCIONES TEATRALES / GARCÍA-PÉREZ PRODUCCIONES.

Teatro María Guerrero (Sala de la Princesa), 9 de octubre de 2019

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: