Saltar al contenido

‘#aboutlastnight’, o ¿generación condenada?

octubre 14, 2019

aboutlastnightcartel

Después de su estreno el pasado mes de Mayo en el Corral de Comedias de Alcalá, #aboutlastnight, la primera dramaturgia de la actriz Olivia Delcán, ha encontrado un particular emplazamiento en el Café Berlín, donde se interpreta el primer lunes de cada mes. A medio camino entre el teatro de texto, el teatro físico y la rave experiencial, #aboutlastnight es una especie de experimento contemporáneo en el que la propia autora sube a escena arropada por un grupo de jóvenes actores para ofrecer una visión panorámica de lo que podríamos llamar el traspaso generacional entre la generación Y y la generación Z. Un punto de corte en el que la manera de relacionarse –y, por lo tanto, la manera de enfocar la vida, evoluciona a pasos agigantados. Un modo de sentir la vida y el mundo en el que tal vez el ansia de porvenir llame directamente al exceso como única salida posible; y algo de eso hay en la mirada –poco autocomplaciente y nada autocompasiva.- que ofrece Delcán sobre ella, los suyos y su generación. Lo primero que hay que decir es que la pieza encuentra desde luego en este espacio no convencional del café un lugar que juega a favor de su buen desarrollo –mucho más, intuyo, de lo que lo haría un teatro al uso- con lo que la experiencia es interesante.

#aboutlastnight se sitúa en noviembre de 2015. La misma noche que los atentados parisinos dejan un regado de muerte y destrucción a su paso, la propia Olivia no llegará a una fiesta en casa de una amiga –encaramada casi en ceremonia iniciática- a la que estaba convocada. Porque, esa misma noche, Olivia acudirá a un concierto en el Café Berlín, tal vez a bailar hasta el amanecer, se entregará al exceso y morirá. Pero no por la ingesta desaforada de drogas y alcohol, como podríamos pensar en un primer momento, sino por un aneurisma cerebral que, probablemente, hubiera acabado con su vida allá donde estuviese. Desde el más allá, en forma de pequeñas píldoras, Olivia lanza una última mirada a los que fueron sus amigos, a los que compartieron tiempo con ella, que de momento permanecen ajenos a la desgracia que acaba de producirse y siguen con sus vidas. Hay esfuerzos desesperados por relacionarse, liberación sexual y búsqueda y encuentro de identidades, torpes encuentros fortuitos y hasta celebración de la vida en un entorno en el que la muerte acecha de cerca. Y, en el fondo, una suerte de enfrentamiento entre la muerte concreta –la muerte de Olivia- y la muerte general –la que está coincidiendo en el tiempo en París-. ¿A cuál prestaremos más atención? ¿Cuál tiene más importancia y más peso en una sociedad como la de la juventud actual, en la que priman el aquí, el ahora y lo inmediato? Después de habernos expuesto a qué tipo de jóvenes nos enfrentamos, Delcán nos lanza la pregunta. Corresponderá no sólo a ella, sino también a todos nosotros, encontrar una respuesta que nos mueva a la reflexión.

aboutlastnight1.jpg

Desde luego que, como digo, la visión –generalizada y panorámica- que lanza la autora sobre la generación de la que se ocupa –que es la suya y la de los suyos- es poco compasiva, y nos muestra sin titubeos una cierta crisis de valores que, hasta cierto punto, puede ser real. Es la generación más libre y con más acceso a información, pero tal vez también sea la generación más sola, más deprimida, más necesitada de cariño y contacto. Una generación atada al postureo, a vender vidas en redes sociales y a querer socializar a cualquier precio, a toda costa. Una generación leída, preparada, pero que no duda por ejemplo en valerse de citas de dudoso peso para parecer más instruida. Un Resulta imposible saber con certeza –por más que podamos sospechar la respuesta- cuánto hay de realidad, de experiencias que han tocado a la autora o a los suyos en las pequeñas historias que nos cuentan los personajes que pueblan la función: sospecho que más que suficiente. Con todo, hay algo de rabia en la visión que muestra Delcán, como si nos enseñase sólo las partes más bajas para querer gritar al exterior si realmente ese es el lugar que debe ocupar su generación en el mundo. Puede parecer a primera vista que banaliza el contenido; pero intuyo que el mensaje es precisamente el contrario: aquello que no nos enseña es en lo que esa gente se debería convertir; lo que podría salvar a la generación condenada por el exceso.

Es cierto que la función se estructura en pequeñas píldoras –que incluyen desde una pequeña intervención de Julia de Castro hasta la proyección de un cortometraje, pasando por monólogos, diálogos, y largos fragmentos de techno– parece por momentos un cajón de sastre en el que todo tiene cabida; y la puesta en escena –que dirige la autora- tiene una cierta pátina de improvisada suciedad que, sin embargo –pude comprobarlo cotejando mi representación con alguien que la había visto en su estreno en Alcalá- es perfectamente meditada. En este sentido nos engaña con facilidad, con lo cual la dirección está bien planteada –porque busca precisamente esa atmósfera-. Tiene, para bien y para mal, todos los elementos de lo que podríamos llamar el teatro contemporáneo 2.0. -aquí hay proyecciones, otros lenguajes integrados en el teatro (como el cinematográfico), danza como forma de expresión del cuerpo, tecnología 2.0, micrófonos sin una función dramatúrgica siempre clara…-; y tal vez se le pueda reprochar la poca definición de los personajes que pueblan la obra: en su afán por dar una visión panorámica, las historias se diluyen, nunca llegamos a saber todo lo que nos gustaría de los personajes y lo que se queda en la mente es, precisamente, un marco global. Durante buena parte de la representación –que está actualmente en torno a 90 minutos- Olivia – personaje- se hace a un lado, sentada entre el público y erigida en demiurgo de lo que le sucede al resto: se reserva sin embargo para el final un extenso monólogo que no solo es el mejor momento del montaje; sino que también de las mejores cosas que le he visto hacer a Olivia Delcán –actriz- sobre un escenario. Daniel Jumillas hace las veces de DJ, Carlos Gorbe y Marina Esteve se encargan de la que tal vez sea la escena mejor definida del montaje –queda curiosidad por verla a ella en un trabajo que permita dilucidar si, efectivamente, tiene todo el potencial que se intuye-, el rol de Kimberly Tell nunca termina de despegar del todo, Pablo Quijano se maneja con habilidad en los momentos más histriónicos y Guillermo Benet completa sin problemas el conjunto. Todos, en algún u otro momento, se entregan al frenesí de la danza –hay secciones de música excesivamente estiradas, imagino que conscientemente-, mientras la tragedia acecha.

aboutlastnight2.jpg

Sin que posiblemente ni Delcán ni su equipo hayan inventado nada nuevo, hay que reconocer que el espacio le sienta al espectáculo como un guante, que nunca se tiene la sensación de estar ante algo pretencioso y que la experiencia resulta entretenida y se ve con interés. ¿Que tal vez las historias podrían tener mayor definición y no escapan de ciertos tópicos? Seguramente. ¿Que hay instantes en los que podemos sentirnos voyeurs de algo creado por y para amigos? Sin duda alguna. Y, sin embargo, en una cartelera madrileña en la que cada vez se masifica más la oferta, #aboutlastnight ha sabido encontrar su recoveco. Además, juega bien con la puesta en escena, consigue crear la falsa ilusión de improvisada y emplea cuantos medios tiene a su alcance en materia de encontrar una personalidad propia. Muchas veces lo logra. No será un pelotazo, pero es distinta, honesta y casi nunca pretenciosa. No son pocas virtudes para un primer texto; que tal vez deba mirarse más como experiencia global que como texto mismo.

H. A.

Nota: 3/5

#Aboutlastnight, de Olivia Delcán. Con: Olivia Delcán, Daniel Jumillas, Carlos Gorbe, Marina Esteve, Kimberly Tell, Pablo Quijano y Guillermo Benet. Participación especial: Julia de Castro. Dirección: Olivia Delcán. BELLA BATALLA.

Café Berlín, 7 de octubre de 2019

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: