Saltar al contenido

‘Donde el Bosque se Espesa’, o ¿mejor saber o callar?

octubre 4, 2019

dondeelbosqueseespesacartel.jpg

La nueva propuesta de Micomicón Teatro –la emblemática compañía de Laila Ripoll y Mariano Llorente- tras el éxito rotundo que fue El Triángulo Azul insiste en la línea del teatro de la memoria y se ocupa de nuevo de toda una pléyade de personas españolas que, o bien desaparecieron sin dejar rastro o bien fueron torturadas en campos de concentración. Si en El Triángulo Azul el eje central era Mauthausen, ahora Donde el Bosque se Espesa –a punto de cumplir dos años de éxito en cartel- revisa el conflicto bosnio, a partir de una turbia historia de autodescubrimiento de una familia española. Para ello, dos horas y media de función y distintas técnicas y estilos que conviven –no siempre en consonancia- en una pieza que no aburre; pero que acaba resultando excesiva y quizás demasiado explicativa a la hora de exponer una historia en la que no quedan flecos –y, por tanto, poco tiene que pensar el espectador más allá de asistir a la historia-.

bosque4

Al morir su madre, Antonia e Isabel reciben una caja llena de recuerdos que podrían cuestionar no solo el origen de su progenitora –y quién sabe si los suyos propios-. Mientras Isabel se hace a un lado y no quiere saber nada, Antonia –a punto de quedarse ciega- y su hija Ana comienzan un viaje iniciático hacia la verdad, dejando en casa a Zoran –padre y esposo que se desvive por ellas-. A partir de las pistas que ha dejado la caja, madre e hija inician un recorrido por diversos lugares que irá desvelando más y más oscuros secretos que no solo afectan a la madre y abuela muerta; sino tal vez a sus propias vidas. Sin poder parar, madre e hija rematarán en Bosnia donde descubrirán que el horror tal vez no solo se encuentre en las fosas. Mientras la historia avanza, una misteriosa taberna en la que esperan los muertos se alza ante los ojos del espectador… Y, ante la verdad ¿es mejor saber o no saber? Más allá del horror, el fatum trágico sacudirá las vidas de Antonia y Ana con la fuerza de una tragedia griega contemporánea. Vivos y muertos, olvido y memoria, conviven en un viaje sin retorno que, no olvidemos, han iniciado ellas.

bosque1.jpg

De la misma manera que sucedía en El Triángulo Azul –con la que esta pieza mantiene no pocas similitudes- Laila Ripoll y Mariano Llorente se adentran con Donde el Bosque se Espesa en una suerte de teatro de la memoria; que trata de explicar el horror de las guerras, y dignificar las figuras de los muchos que cayeron injustamente, las víctimas colaterales de un –otro- conflicto de ‘todos contra todos’. Si en aquella se hacía más hincapié en lo histórico; aquí podemos hablar de una road-play pensada a modo de thriller en la que el espectador va descubriendo los datos casi al mismo tiempo que los personajes; y, como sucedía en El Triángulo Azul, Donde el Bosque se Espesa añade a la historia música y elementos de cabaret –con un espíritu por momentos brechtiano- esta vez con esa taberna llena de muertos –nuestra maestra de ceremonias es, de hecho, una muerta que festeja el horror con cierta sorna- que nos recuerda que la muerte acecha y recorre toda la pieza. Es desde luego estimable que Ripoll y Llorente hayan construido un relato sobre un asunto complejo que se sigue bien y tiene bastante buen pulso; por más que su duración sea a todas luces excesiva. Y es que creo que Ripoll y Llorente se afanan en explicar todas las cosas sin demasiada necesidad, como queriendo impedir que el público saque conclusiones por sí mismo. Algunos ejemplos: más allá de la cantidad de datos históricos que se aportan –algunos para despistar como en todo buen thriller; pero muchos de ellos para completar el puzzle-, en el momento en que estalla la revelación más terrible, hay un largo flashback para que los personajes entiendan las motivaciones de un personaje para hacer lo que hizo: creo que no se necesita toda esta sección; porque el público ya lo ha entendido y es el público quien debe juzgar a un personaje al que, aquí, los propios autores se encargan de poner la soga al cuello. Así, de algún modo, la obra resulta a veces redundante, siendo ese su punto más flaco: 140 minutos de función para contar una historia que debería haberse podido contar en apenas 95, omitiendo explicaciones innecesarias e incluso quitando peso a algunas subtramas –entiendo el recurso de la taberna; pero se me hace demasiado recurrente-. Así y todo, hay que reconocer que –pese a lo complejo del contenido, la historia está bien contada, tiene sentido del teatro y se sigue con facilidad-. Se agradece que Llorente y Ripoll hayan preferido hacer espectáculo antes que un mero ejercicio documental. Podrá no ser nada nuevo bajo el sol –es con claridad la hermana pequeña de El Triángulo Azul; pero, además, viendo cómo se desenvuelve la trama, es inevitable pensar en la influencia de Incendios: el conflicto bélico es otro, pero donde allí había una carta aquí hay una caja con recuerdos, donde allí viajaban dos hermanos aquí lo hacen una madre y una hija y, en ambos casos, las consecuencias que deben soportar quienes inician el viaje son tremendas…- pero, más allá de su afán por explicar todo, es una propuesta encomiable.

bosque2.jpg

Es Laila Ripoll la encargada de dirigir la puesta en escena. Nueve actores se reparten la friolera de 19 personajes en una función que, además, transcurre en varios tiempos y tiempos, mezclando presentes, pasados, muertos, vivos, realidad y ficción. La puesta en escena acierta al condensar en escueta pero útil escenografía de Antonio Martín Burgos todos los espacios gracias a la iluminación de Luis Perdiguero, bien utilizada con fines expresivos; y no pierde un segundo en los cambios que se requiere. Virtud. En otro orden de cosas, por lo que se refiere a las interpretaciones escogidas, puede que los distintos estilos actorales –de corte más realista para los vivos, y de corte más expresionista y simbolista para los muertos; una explosión expresionista de corte casi brechtiano para los personajes de la taberna- resulte un tanto desconcertante en el resultado, por más que se entienda el juego que se plantea: no siempre funciona del todo.

En el entregado elenco, destacan Arantxa Aranguren (Antonia) y Carolina Herrera (Ana), porque sostienen dos roles largos y fundamentales con mucho más que mera solvencia. Por su parte, Nieves Soria –como la muerta de la taberna, un rol de bastante peso- todavía debe afianzar el texto, y quizás relajar algo el tono –se le pide un código más expresionista-. El papel de Juanjo Cucalón –el esposo y padre- crece decisivamente conforme avanza la función; y es ahí cuando el actor –bien comedido en la administración del acento de su personaje- encuentra momentos de lucimiento. El resto del elenco –María Álvarez, Puchi Lagarde, Antonio Sarrió, Carlos Alfaro y Néstor Ballesteros– tiene una presencia constante, desdoblándose en multitud de personajes de menor desarrollo pero ocasionalmente importantes en la trama, con buen nivel medio, siempre mejor cuando se encargan de roles de corte más realista.

bosque3.jpg

Desde luego Donde el Bosque se Espesa es una propuesta compleja y ambiciosa, que quiere abarcar un conflicto muy grande sin caer en lo meramente documental, ofreciendo una trama interesante. Puede que se exceda en las explicaciones –y, desde luego, con seguridad, se excede en la duración- y que los diferentes estilos interpretativos cortocircuiten en algunos momentos; pero sale a bien de modo más que suficiente del reto de contar una historia compleja en fondo y formas. Sólidos actores para una propuesta con puntos fuertes y puntos más flacos casi a partes iguales.

 H. A.

Nota: 3/5

“Donde el Bosque se Espesa”, de Laila Ripoll y Mariano Llorente. Con: Arantxa Aranguren, Carolina Herrera, Juanjo Cucalón, Nieves Soria, María Álvarez, Antonio Sarrió, Carlos Alfaro y Néstor Ballesteros. Dirección: Laila Ripoll. MICOMICÓN TEATRO.

Teatro Rosalía Castro, 28 de septiembre de 2019

 

 

 

 

 

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: