Saltar al contenido

‘Juntos’, o a vueltas con eso de la normalidad

septiembre 22, 2019

juntoscartel

Con el estreno de Juntos –texto del todavía joven autor italiano, pero muy ligado a la escena francesa Fabio Marra (1984-)- estamos ante uno de esos ejemplos de lo que podríamos llamar un teatro comercial, fácil, amable y hasta familiar que, sin embargo, en esta ocasión no rehúsa darle a ese público algo un poco menos blanco de lo habitual. Una historia sobre los estragos que puede causar en una familia la presencia de un hijo con discapacidad, su aceptación –o no- y sus consecuencias. Desde luego que podríamos pensar que estamos ante una función en apariencia compleja; y, sin embargo, el autor ha optado por lo que podríamos denominar como ‘comedia de caricia’, que plantea un tema profundo sin meterse en aguas pantanosas: es, desde luego, un camino posible para darle a un cierto tipo de público –aquel que quiere ir al teatro a pasar un rato distendido, sin más- algo que va un paso más allá de lo básico, aunque tampoco haga sangre en según qué cosas. Súmenle a esto un elenco de caras sobradamente conocidas –y mucho más que solventes- y la mano de Juan Carlos Rubio –experimentado en este tipo de piezas- y tendrán lo que Juntos es: una comedia blanca, familiar, que parte de un tema complejo para limitarse a exponerlo y dar una visión que se corresponde con el género que estamos abordando. Y, ante todo, un producto digno y que tiene claro a qué público va dirigido.

Isabel, ama de casa en la tercera edad, vive en su pequeño piso del extrarradio madrileño con su hijo Miguel, de unos 40 años y con una discapacidad intelectual nunca del todo aclarada –volveré sobre esto más adelante-. La buena mujer se afana en sacar hijo y casa adelante, y de algún modo vive en una burbuja en la que se emperra en negar lo que le pasa a Miguel, dándole la razón en todo y tejiendo una red de mentiras poco aconsejable a su alrededor. Será la llegada de Sandra, su otra hija, convertida en alta ejecutiva tras muchos años de ausencia y a punto de casarse, lo que dinamite la ya de por sí inestable armonía de esa casa. Porque a Sandra se le ha olvidado contarle a su prometido que tiene un hermano que no es normal; y pretende ocultarlo en su inminente boda. Los distintos puntos de vista entre madre e hija podrían provocar que todo salte por los aires: la relación familiar, la red de mentiras en la que vive Miguel –ignorante de algunos asuntos importantes que debe procesar lo antes posible- y esa realidad de que, efectivamente, puede que al joven le pase algo y haya que afrontarlo. Y, en torno a esta trama, esa pregunta recurrente en las ficciones que toman la discapacidad como motor central: ¿qué es lo normal?

juntos1

No me negarán que el mundo de las familias disfuncionales con hijo discapacitado es un filón incuestionable en el mundo de la ficción teatral. En los últimos tiempos en España hemos visto Como si Pasara un Tren –con la que, por cierto, esta pieza que ahora nos ocupa comparte no pocas similitudes de partida-, He Nacido Para Verte Sonreír o las más duras Nuestro Hermano y Las Neurosis Sexuales de Nuestros Padres –esta última sin duda ofrece el retrato más certero e implacable de la degradación de la unidad familiar ante una discapacidad intelectual grave-. Cada una enfocando el asunto desde un prisma distinto, unas más duras y otras más blancas. Ahora podemos sumar Juntos a ese grupo.

 Desde luego que Marra expone en la pieza un asunto que tal vez no sea lo esperable de un teatro eminentemente comercial – y esto ya es un punto a favor-; pero sin pasarse de rosca. Quiero decir, escoge contar una historia bonita, entrañable, y que tal vez eluda la parte más oscura de este tipo de historias, desde luego conscientemente para dirigirse a un tipo de espectador muy concreto; que va a recibir aquí más de lo que acostumbra con la etiqueta ‘comercial’. Juntos transita entre la comedia costumbrista –con ese retrato de madre por momentos sainetero, trufado por las simpáticas ocurrencias del hijo- hasta una comedia dramática fácil, que apela a la emoción directa del espectador. Es honesta en estructura y formas; y si no va más allá del tópico en el debate sobre el concepto de normalidad –como tampoco profundiza en las crisis que el personaje de Miguel puede y debe tener- es precisamente porque Marra sabe hasta dónde quiere llegar con el tema, para que nadie se asuste más de la cuenta. Es un camino que, insisto, dará aun así varios pasos más allá en el tipo de producto al que este tipo de público está acostumbrado. Dura lo que debe, va bien de ritmo y tiene las dosis justas de tensión y comedia para llegar a todos los públicos. ¿Qué el tema de la discapacidad puede abordarse desde un lugar mucho menos complaciente y más oscuro? Seguramente; pero estaríamos ante otro tipo de producto. A Juntos –asumiendo lo que es y lo que busca- sólo puede reprochársele un giro de folletín que nos deja bastante perplejos y sirve para justificar la asimilación del personaje de Sandra sobre lo que le ocurre a su hermano como para elevar la imagen de esa madre coraje que ha dado la vida por la de su hijo. Salvo por este momento –que, de entrada, no deja claro el tipo de discapacidad de Miguel- hay que reconocer que la comedia –dramática- fluye bien, y se ve con comodidad. Además, hay que agradecer que, aunque no haga sangre,  no caiga en caricaturas buenrollistas ni lugares comunes baratos en torno al mundo de la discapacidad: no lo hace.

juntos2

Viendo la función –ofrecida con los mejores mimbres- tuve la sensación de que tal vez Juan Carlos Rubio relaje un poco el tono del original conscientemente, inclinándose por la comedia, para convertirla en un material más amable y accesible de lo que en realidad es: revisen algunas otras versiones en Youtube y verán que algo de eso hay. Es comprensible, porque Rubio ha optado por el género de la comedia amable: el que llega a todos los públicos, el que tantas alegrías le ha dado y el que tan bien le sale. No ha escatimado para ello en medios, con una escenografía giratoria de Curt Allen Wilmer que da bastante juego, y un cuarteto actoral que le tiene cogido el pulso a la función. En este sentido, Kiti Mánver –Isabel, esa madre coraje- se las sabe todas, va sobrada y le tiene bien cogido el pulso tanto al costumbrismo del comienzo como a las partes más dramáticas, en las que planta cara con fuste a la hija o se desespera por no poder gestionar la situación. Mánver –habitual colaboradora de Rubio, y hábil en el tono híbrido que la función exige- se lleva de calle una función en la que Gorka Otxoa hace justo lo que le han pedido: construir un discapacitado amable, simpático y que conecte con el público: se agradece que no haya caído en la parodia; y si el personaje podría tener más claroscuros ya estaríamos yendo a una cuestión de enfoque. Entre el terceto protagonista, a María Castro le cae en suerte el que seguramente sea el personaje menos agradecido por pura definición de escritura: lo asume con el aplomo y la solidez suficientes y sabe plantarle bien cara a Mánver, lo que no es poca cosa. Un par de escenas le bastan a Inés Sánchez para llamar nuestra atención en un papel con poco recorrido: tiene un momento cómico glorioso frente a Castro, que sería un pecado no mencionar.

juntos3

A fin de cuentas, en Juntos tenemos un ejemplo honesto de teatro comercial bien hecho –que la etiqueta ‘comercial’ no suene a despectiva en esta ocasión-, ese teatro de caricia que ofrece un producto cómodo a un público que llena el teatro, aplaude gustoso y disfruta. ¿Qué el tema daba para más? Sin duda; pero al mismo tiempo debemos encajar la función como el entretenimiento que es. Desde luego, está bien defendida por un equipo sólido y bregado en este tipo de viajes; y Rubio vuelve a acertar. El público, insisto, se lo pasa en grande.

H. A.

Nota: 3/5

 

“Juntos”, de Fabio Marra. Con: Kiti Mánver, María Castro, Gorka Otxoa e Inés Sánchez. Dirección: Juan Carlos Rubio. XABIER AGUIRRE / TXALO PRODUCCIONES.

Teatro Amaya, 14 de septiembre de 2019

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: