Saltar al contenido

‘Los Bancos Regalan Sandwicheras y Chorizos’, o ¿divertida gamberrada o sesuda disección sociopolítica?

julio 24, 2019

cartelsandwicheras

En apenas tres años, la compañía Jose y sus Hermanas –formada básicamente por egresados de l’Institut del Teatre de Barcelona- se ha puesto en el punto de mira de todos con su primer espectáculo Los Bancos Regalan Sandwicheras y Chorizos, una propuesta colectiva coordinada por Silvia Ferrando que arrancó en el off catalán y se ha convertido en un fenómeno multipremiado que parece ser la nueva esperanza del llamado teatro joven. Y no nos confundamos, si Los Bancos… tiene algunas virtudes –en su voluntad de jugar y experimentar y en la frescura y naturalidad de las interpretaciones- también hay que decir que su formato no es nada que no se haya visto antes; con lo cual encuentro el furor generado un punto excesivo. ¿Entretenida? Puede. ¿La última esperanza del teatro político en España? Desde luego que no.

sandwicheras1

Los propios actores, desde ellos mismos –ya saben, esta es una de esas piezas en las que parece que no se actúa y todo transmite un buen rollo por momentos excesivo (¿impostado tal vez?) que busca (y consigue) la complicidad inmediata del espectador; pero donde debe estar todo el discurso medido al milímetro- nos cuentan cómo estudiaban cada día en el Institut del Teatre – sito en la Plaza Margarita Xirgú: primera casualidad- y cómo, de algún modo, el edificio les define. A continuación, se nos habla de la génesis de este trabajo en el que una profesora –Silvia Ferrando– les propone investigar sobre qué saben los jóvenes acerca del franquismo y la Dictadura. La investigación avanza y se llega entonces a la conclusión de que en la fosa común que habría justo bajo el castillo de Ribadavia podrían estar enterrados o bien los restos de Francisco Franco o incluso los de Federico García Lorca –aupado aquí como mártir y el más grande autor de las letras españolas…-. A partir de aquí –y sobre la premisa de cómo cambiaría la historia si los restos enterrados en esa fosa fuesen los de Franco o los de Lorca- se inician una serie de capítulos que sirven para revisar tanto los años de Dictadura como los años posteriores – Transición y Democracia-. Nadie se cura de un cáncer de 40 años como el que vivió España; pero, a la sazón de lo que se nos cuenta en esta función, tampoco parece que los años posteriores a la muerte de Franco hayan sido ni estén siendo mucho más halagüeños; por más que aquí la denuncia esté plagada de buen rollo. Durante 80 minutos, los jóvenes emplean lo que podríamos llamar una especie de teatro de viñetas para armar un espectáculo fragmentario y variado, con tintes irreverentes y hasta cabareteros –la sombra del distanciamiento brechtiano es aquí alargada…-  que alterna momentos frescos y simpáticos con caídas de tensión; y que no escapa de ciertos tópicos del teatro moderno que ya empiezan a estar pasados de moda –sí, hay una estética pretendidamente pobre; y, por supuesto, desnudos seguidos de cuerpos rociados de pintura sin un sentido dramático claro (¿hasta cuándo seguiremos pensando que esto es moderno?)-.

sandwicheras2

Ecos de performance, de posdrama, de teatro político, de teatro juvenil y hasta de música y danza, con especial hincapié en el mundo del cabaret moderno. Todo cabe en esta función, que dialoga a su vez con lo tecnológico, desde el vídeo en directo hasta las proyecciones de texto o el vídeo pregrabado. También la banda sonora es bastante random –caben desde ritmos tradicionales y regionales hasta El Arrebato, las canciones populares de García Lorca, Enrique Iglesias, coplas, reguetón,“La Roja Baila”, Chenoa, o aquel inenarrable hit de Santa Justa Klan que responde al título de “A Toda Mecha” (tal vez no se acuerden, casi mejor…)-. ¿Deja este espectáculo cierta sensación de cajón de sastre, de gazpacho hecho con un poco de todo? Sin duda y, sin embargo, hay algo de atractiva curiosidad en esa desordenada extrañeza que nos produce.

sandwicheras7

Desde luego que Los Bancos Regalan Sandwicheras y Chorizos funciona mejor si nos lo tomamos cono lo que es –un divertimento tan irreverente como inofensivo- que nos lo planteamos como ese algo crítico, sesudo y que ha venido a cambiar el teatro contemporáneo reciente que intentan vender algunas voces: no busquemos aquí una minuciosa radiografía sociopolítica de la realidad española. El elenco tiene energía, y se vale de esa irreverencia para disparar dardos a diestro y siniestro en un tono que siempre busca más la empatía del respetable que una verdadera denuncia. En este sentido se agradece ver cómo la función se inclina más al territorio de lo juguetón que a un cabreo del quince a la hora de abordar serios asuntos históricos –política social política territorial, que se abordan de forma tangencial, sin llegar nunca a profundizar en ellos; porque la voluntad de jugar que emana del espectáculo se impone por encima de todo.

sandwicheras3

Dentro de esta particular estructura fragmentaria, hay que decir que el espectáculo tiene ocurrencias mejores y ocurrencias menos felices –tal vez sienta que todas las escenas se prolongan en demasía- y la narrativa cae en algunos tópicos extendidos –se nos vuelve a decir que García Lorca es la gloria literaria de España en su tiempo; pero, como tantas otras veces, ni se considera la figura de Valle-Inclán, por ejemplo-. Hay instantes bien traídos por tono y ritmo –sobre todo los que apuestan por potenciar la fuerza expresiva de la imagen, e incluso la danza, aquí bastante bien integrada en el conjunto-; pero otros están muy vistos – ese concurso en el que el respetable debe decidir si según qué frases se han dicho en Dictadura o Democracia, para demostrarnos que la Democracia está más manchada de lo que parece…- o algunos chascarrillos que rozan lo sonrojante peligrosamente –el lenguaje inclusivo usado hasta la saciedad casi como una parodia, un par de chistes fáciles que la gente ríe con gusto; o esa chica que pedalea hasta la saciedad mientras tararea “Cuéntame” para referirse a la Transición-. Puede que, de hecho, los mejores momentos del espectáculo vengan provocados por ese aire de familiar frescura que alcanza todo el elenco que, efectivamente, consigue caernos simpático. Porque, efectivamente, Franquismo, Transición y Democracia son hilos conductores de un espectáculo en el que se acaba imponiendo la voluntad del joven reparto de hablar y contar de y sobre ellos, por más que miren al pasado.

sandwicheras6

Si tenemos que analizar este espectáculo desde la etiqueta de ‘teatro joven’ lo cierto es que no resiste comparación con otras iniciativas recientes –La Tristura o El Conde de Torrefiel, sin ir más lejos, ofrecen espectáculos con un acabado más profundo-; y quizá el mayor hándicap que presente Los Bancos Regalan Sandwicheras y Chorizos sea una constante irregularidad que alterna momentos frescos y curiosos con otros que caen más en tópicos y son mucho menos imaginativos. Aquí, la frescura de la juventud da una de cal y otra de arena; en un espectáculo que, repito, ha de verse como un divertimento – porque el análisis social podría ser, desde luego, más minucioso-. Sorprende de hecho que un espectáculo que aborda cuestiones políticas desde un lugar tan tangencial pueda llegar a ofender a alguien –alguna ampolla ha levantado la cosa- cuando parece bastante claro que la voluntad de jugar está por encima de todo: ni ofenden a nadie ni mucho menos lo pretenden porque este tipo de espectáculo, insisto, ya no debería ser nada nuevo bajo el sol. Si esto triunfa es mirado como la gamberrada consciente que es.

sandwicheras4

Teniendo en cuenta que la estética del espectáculo tiende a apostar por el feísmo –salvo por un puñado de momentos en los que la cosa se pone más seria y más estética, que casualmente son los mejores-, cabe reconocer que todos los intérpretes derrochan frescura, transmiten alegría de vivir y parecen perfectamente preparados para asumir diversas técnicas teatrales. En escena Francesc Cuéllar, Alejandro Curiel, Marta Díez, Carme González, Carolina Manero, Gemma Polo y Glòria Ribera son el mayor atractivo de la propuesta, por la energía que transmiten, por esa conjunción que llegan a alcanzar con el público y por lo buenos comunicadores que son. Desde luego, consiguen meterse al público en el bolsillo –y no sin razón-; pero me gustaría verles en un tipo de teatro que les permita construir personajes más sólidos – no olvidemos que estos también son personajes, digan lo que digan-, porque todos parecen bien preparados para ello. Desde luego, el buen trabajo del Institut del Teatre a la hora de formar a este estupendo elenco queda más que probado.

sandwicheras5

Parece que el público disfruta y, visto como divertimento y reconociendo los altibajos, el espectáculo tiene sus momentos curiosos y un elenco joven y enérgico dispuesto a todo por lograr el disfrute del respetable. Nada de eso se niega a ese espectáculo que funciona mejor como divertida gamberrada que como verdadero teatro político. Se deja ver, pero sorprende que se haya convertido en un boom –porque este tipo de teatro no se ha inventado ahora, ni mucho menos- y que alguien se pueda ofender por el enfoque político –bastante naif en líneas generales-. Sorprende quizá que un grupo tan válido de creadores jóvenes no hayan querido apostar por hacer algo verdaderamente novedoso y se aferren a técnicas que son válidas, pero ya deberían de estar más que asimiladas por todos a estas alturas. Un fresco divertimento con pinceladas de ingenio. Ni más ni menos. Una curiosidad. Quien todavía crea que con esto estamos ante el último grito de algo, sencillamente va poco al teatro. Por fortuna, el elenco es honesto y parecen salir a escena básicamente a divertirse: dejemos que nos diviertan y no pretendamos buscar más allá.

       H. A.

Nota: 2.5/5

 

“Los Bancos Regalan Sandwicheras y Chorizos”, creación colectiva a partir de textos de Silvia Ferrando, El Conde de Torrefiel, Federico García Lorca, Jean Anouilh y Séneca. Con: Francesc Cuéllar, Alejandro Curiel, Marta Díez, Carme González, Carolina Manero, Gemma Polo y Glòria Ribera. Dirección: Silvia Ferrando. JOSÉ Y SUS HERMANAS.

XXXV Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia (Auditorio do Castelo), 22 de julio de 2019

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: