Saltar al contenido

‘Un Poyo Rojo’, o dos machos contra las cuerdas

julio 21, 2019

poyorojocartel

Para abrir la 35ª edición de la Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia – centrada en esta oportunidad en el nuevo circo, el teatro documento y la construcción de la identidad como grandes núcleos temáticos- llegó, procedente de Argentina, Un Poyo Rojo, espectáculo ya legendario que ha cautivado a audiencias de todas clases en algunos de los más importantes festivales de teatro del mundo desde su estreno en 2010, convirtiéndose casi en un clásico del teatro contemporáneo y llegando en su momento a constituirse como auténtico fenómeno viral. Ahora, regresa en gira –por primera vez en Galicia- con su reparto original: Nicolás Poggi –que regresa al espectáculo tras larga ausencia- y Luciano Rosso. Así pues, estamos ante un clásico del teatro físico que regresa, ahora y aquí, a su esencia más primitiva.

poyorojo3.jpg

Dos hombres, una radio y un vestuario masculino. Nos encontramos en la esfera de lo íntimo; pero al mismo tiempo la esfera en la que se debe construir una identidad esperable: la de lo masculino, la del macho; porque en el mundo del vestuario se espera, efectivamente, un desparrame de masculinidad. Así, sin palabras, pronto se establece entre los dos hombres una doble lucha: primero, por imponerse como un ente más masculino que el de su contrincante; pero al mismo tiempo por escapar de lo que realmente son, poder negar la evidencia, y por acomodarse en lo que la sociedad espera de ellos, un prototipo del macho que tal vez no se corresponda con su manera de sentir. Así, esta –falsa- pelea de gallos que pronto se establece entre ambos, puede verse como una lucha entre el régimen de lo prefijado y lo establecido y el deseo de ser y construirse como aquello que verdaderamente sienten que son… ¿Cuál es entonces la única salida posible? ¿Renunciar o reconocerse? ¿Qué ocurre cuando el ejercicio y la testosterona se llevan a un extremo que nos pone contra las cuerdas? Dos seres que se huyen y se rehuyen; pero que, en el fondo, están condenados a encontrarse en todos los aspectos.

poyorojo2

Un Poyo Rojo es una propuesta de gesto, que no tiene otro texto que el que sale de esa radio que acompaña a los intérpretes –radio que emite en directo, por lo tanto emite frecuencias distintas cada noche, en cada función, generando un nuevo fondo sobre el que los intérpretes deben trabajar sobre la marcha- y que aborda, desde el humor, tanto la esencia de los espectáculos de gags como una trama que claramente se adentra en el mundo de la identidad de género. Así, encadenando gags, la propuesta –creada por los propios intérpretes y dirigida por Hermés Gaido– se vale del dominio absoluto no sólo de lo gestual, sino también de lo corporal que tienen ambos intérpretes para crear una función divertida, desenfadada; que tiene un claro componente de denuncia social por más que esté soterrado en esta comedia que es la verdadera esencia del espectáculo. El mundo del deporte y el ejercicio planteados aquí como metáfora de lo masculino; y a la vez como un generador de testosterona que hace que los personajes tengan que valerse del deporte tanto para desprenderse de lo que niegan como para reconocerlo. Así, la pieza –que, a fin de cuentas, es de fuerte contenido coreográfico incluso en su voluntad cómica- usa a menudo el aspecto de la tensión sexual latente y palpable que se establece entre los dos personajes para emplearlo como elemento expresivo que acentúe o destense el deseo, en una de las decisiones mejor explotadas de la propuesta.

poyorojo5.jpg

Desde luego que Un Poyo Rojo tiene momentos simpáticos; pero, ante todo, resulta una virguería técnica, por el dominio expresivo y gestual del que hacen gala Nicolás Poggi y Luciano Rosso, que llevan sus cuerpos al borde del paroxismo en favor de la narrativa y la comedia. Ya no el gesto, que es la gran baza de la función –ambos intérpretes, pero especialmente Rosso, manejan una expresión minuciosa (véase, por ejemplo, el manejo de los ojos) que mueve de inmediato a la hilaridad-, sino la movilidad de todo el cuerpo, muchas veces doblado sobre sí mismo para alcanzar figuras o posturas difíciles de imaginar. En este aspecto, Un Poyo Rojo triunfa y convence en el aspecto más técnico – difícil de superar-; por más que la dramaturgia –que introduce, por ejemplo, el hallazgo de la radio en directo, para que la función mantenga una frescura constante- alterne momentos de comicidad muy obvia y conseguida ante los que es imposible no rendirse, con otros que quizá ralenticen en demasía el ritmo, quizá por insistir en darle al espectáculo una duración concreta a la que no tendríamos por qué haber llegado. No se puede negar que Un Poyo Rojo se ve muy bien, tanto en su voluntad de simpática parodia –las carcajadas son constantes, y hay momentos para el recuerdo- como en su aspecto de ejercicio técnico y gestual llevado a cabo de forma impecable; pero tengo la sensación de que el espectáculo mejoraría recordando algunos segmentos concretos.

poyorojo1

El público sonrió con gusto y demostró estar disfrutando en una propuesta que descolla fundamentalmente por su ejecución y por algunos gags que llevan inevitablemente a la risa. Ya al final del espectáculo, entre aclamaciones, Luciano Rosso ofreció como bis su ya legedario playback de “El Pollito Pío”, un clásico de Youtube que pudimos ver y aplaudir en directo y que ha de contarse como uno de los mejores momentos del espectáculo, por más que se trate de un bis: fue recibido con alborozo y entre aclamaciones de entusiasmo. El espectáculo dura aproximadamente 70 minutos y, con todo lo que se disfruta, hubiese sido tal vez más directo y rotundo de haber durado no más de 50. Del mismo modo, creo que este tipo de propuestas –de gesto y que requieren toda la atención posible al detalle- lucirán más en espacios más íntimos acotados que en la inmensidad del castillo de Ribadavia. El trabajo de Poggi y Rosso es impecable, desde todo punto de vista; y el público se entregó a fondo a esta propuesta divertida e impecable en su ejecución.

H. A.

Nota: 3.5 / 5

 

“Un Poyo Rojo”, creación de Nicolás Poggi y Luciano Rosso. Con: Nicolás Poggi y Luciano Rosso. Dirección: Hermes Gaido. UN POYO ROJO / T4.

XXXV Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia (Auditorio do Castelo), 19 de julio de 2019

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: