Saltar al contenido

‘Le es Fácil Flotar’, o ¿quién mató a Bob Esponja?

junio 18, 2019

bobcartel

Como un proyecto nacido al amparo del Nuevo Teatro Fronterizo, la compañía NueveNovenos presentó en el ambigú del Pavón Teatro Kamikaze Le es Fácil Flotar, nuevo texto de Eva Redondo –de quien ya nos interesó la pasada temporada Cuidado con el Perro- que construye una especie de alocada sátira cabaretesca y musical para criticar la implacable contaminación del planeta sumido en un sistema potencialmente capitalista, en este caso invadido por sustancias como el plástico y el PVC. Y, para conectar el relato desde la sátira, dos hilos conductores: la figura de Bob Esponja y el llamado Séptimo Continente o Isla de Basura –una vasta extensión de terreno formada por millones de partículas de plástico-. La unión de ambos conceptos sirve para armar una trama delirante, en la que Redondo se sirve de una comedia crítica para tratar de concienciar al público acerca de la importancia de tener un planeta saludable; por más que –o al menos así se desprende de su escritura- parezca que el tema de la ecología, el cambio climático o la biodiversidad sean asuntos que la sociedad ve casi como un tema de prensa sensacionalista aunque la destrucción del planeta esté a la vuelta de la esquina.

“Vive en una piña debajo del mar / su cuerpo absorbe y sin estallar / el mejor amigo que podrías desear / y como a un pez le es fácil flotar”. ¿Les suena? Sí, él es la estrella de esta obra. En un país invadido por el plástico, el mismísimo Bob Esponja –el dibujo animado- ha muerto. Parece ser que ha explotado tras ingerir millones de partículas de plástico, en un momento en que además la serie está en su máximo auge. Se abre una investigación para esclarecer los hechos –al fin y al cabo es la estrella de una serie televisiva- en la que todos sus compañeros de reparto podrían ser acusados de tener algo que ver… Al mismo tiempo, el creador de la serie -Stephen Hillenburg, en un punto ya avanzado de la ELA que acabaría con su vida- se plantea qué hacer: ¿se puede continuar sin Bob? ¿qué futuro tiene el negocio? Al mismo tiempo, las playas se llenan de curiosos, de ese turisteo que viene a velar a la estrella y que es asolado por los vendedores de merchandising. Bob Esponja ha muerto y eso es una desgracia nacional: ha muerto la estrella, y hay millones de dólares en juego. Que se pare el mundo. El cómo ha muerto, el por qué; parece accesorio para esta sociedad en la que vivimos. La burbuja plástica no nos importa cuando nuestros ídolos se van.

flotar1.jpg

En una hora de función, y con un humor a veces bufo, otras irónico y algunas directamente grotesco, Redondo plantea una especie cabaret músico-hablado de sketches encadenados que arman la historia y nos llevan a esa reflexión: lo grave –la catástrofe plástica que asola al planeta- es una anécdota; y lo que magnifica esa sociedad de consumo en la que vivimos es justo la verdadera anécdota. Bob Esponja ha muerto y eso conmociona a la sociedad –¿cómo no recordar ¿Quién Engañó a Roger Rabbit? cuando observamos esta hipotética sociedad que imagina Redondo, que ha integrado a los dibujos animados en su rutina?-; una sociedad inconsciente de que a Bob Esponja le hemos matado entre todos, porque ha muerto a partir de la contaminación que hemos provocado nosotros. Nadie parece reparar en eso, y esa es la base de la crítica del texto de Redondo: convertimos la caída del mito en epifanía mundial, nos preocupamos por las pérdidas económicas pero no por cómo el planeta podría destruirnos a nosotros exactamente igual que le destruyó a él.

Así leído, todo esto puede parecer una ida de olla de impresión; y, sin embargo, Redondo y Dani Ramírez –que se ocupan conjuntamente de la dirección- arman un entretenido divertimento de cámara en el que a la investigación policial –con hilarantes momentos cuando los personajes de la serie son interrogados- se une una disparatada rueda de prensa, la desesperación por saber qué ocurrirá con la continuidad de la serie, la incertidumbre de Hillenburg ante su futuro –también por su implacable enfermedad- y hasta una metatrama que intenta esclarecer esto del Séptimo Continente. La sátira se vuelve corrosiva, y el delirio es tan que acaba arrastrándonos en su hilarante discurso –  que tal vez alcance su punto álgido cuando se entona el hit de la función: “Es un glotón, nada le sacia”, que resonó en mi cabeza durante días-. Sin duda que el variado y alocado discurso que plantea Redondo podrá descolocarnos, pero a la vez acaba cautivando por su extrañeza y sentido del humor: podemos pensar en ciertos ecos de distanciamiento brechtiano, y hasta en ese espíritu de cabaret también tan brechtiano, al que esta pieza tanto le debe. Tiene interés en la simpática extrañeza que puede llegar a provocarnos; dura la hora justa que debe durar –esto de las duraciones es tan importante…- y prefiere resultar simpática antes que aleccionar sobre el asunto que está criticando. Son virtudes.

flotar2.jpg

La intimidad del espacio ayuda –por ese aire cabaretístico que alcanza a veces- y la dirección –de Eva Redondo y Dani Ramírez– es sencilla pero eficaz. También el elenco – Miriam Correa, Ángel Perabá, Guillermo Serrano y la propia autora Eva Redondo, que no tuvo problema alguno en hacer la función, coreografías incluidas,  en avanzadísimo estado de gestación, menos de un mes antes de convertirse en feliz mamá: tiene mérito la cosa- responde con buen sentido de la comedia al particularísimo código al que juega la función, metiéndose al público en el bolsillo por su capacidad de gestionar la farsa. Especialmente memorables son las encarnaciones del reparto de Bob Esponja –desde la voz, pero no desde ninguna clase de disfraz- o los momentos coreográficos.

flotar3

Le Es Fácil Flotar –una de tantas funciones que llegué a ver el último día…- es un simpático divertimento que tiene originalidad en planteamiento y desarrollo. Hay una voluntad crítica clara; tan clara que Puede llegar a desconcertar; pero acaba llamando la atención. Y, desde luego, que Eva Redondo encadene dos obras tan distintas como Cuidado con el Perro –turbia, oscura y desasosegante- y este Le Es Fácil Flotar – divertida en su desparramada ironía crítica- dice mucho de ella como autora: es, como mínimo, arriesgada y versátil.

H. A.

Nota: 3/5

 

“Le Es Fácil Flotar”, de Eva Redondo. Con: Miriam Correa, Eva Redondo, Ángel Perabá y Guillermo Serrano. Dirección: Eva Redondo y Dani Ramírez. NUEVE NOVENOS.

El Pavón Teatro Kamikaze (Ambigú), 9 de Junio de 2019

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: