Saltar al contenido

‘El Idiota’, o lo trágico de Dostoievski

marzo 26, 2019

elidiota

Después del razonable éxito de su ambiciosa versión de Los Hermanos Karamazov, Gerardo Vera insiste en revisitar Dostoievski y apuesta por una versión de El Idiota – una de las más celebradas novelas del autor ruso- en el año que se cumple el 150 aniversario de su publicación. No es de extrañar que si Vera y José Luis Collado –que vuelve a encargarse aquí de la versión- salieron más o menos victoriosos de una gesta en principio imposible como era contar Karamazov –entonces en tres horas y media- el resultado de este acercamiento a El Idiota –novela igualmente intensa, pero tal vez menos compleja en número de personajes y tramas- también sea acertado. Esta vez, en apenas dos horas, Vera y Collado consiguen contar la historia con claridad, sin grandes elipsis ni grandes cortes, prescindiendo de lo superfluo y ciñéndose a lo esencial; que aquí vienen a ser a fin de cuentas el retrato de una época y la perversión de las relaciones humanas. Todo ello está en este montaje sobrio pero vistoso al tiempo; que tal vez tienda en demasía al melodrama y se precipite en su tramo final sin mucha necesidad –como si se hubiese hecho un esfuerzo para que la cosa dure dos horas justas-. Puede que tal vez el reparto sea algo irregular; pero las ganas de gustar y conseguirlo están ahí, y, desde luego, la historia se entiende perfectamente: teniendo en cuenta el material del que se partía, no son pocas virtudes.

Abandonado y recluido en un sanatorio desde niño, aquejado de una extraña enfermedad –hoy sabemos que epilepsia, la misma que aquejaba al autor- el príncipe Mishkin viaja a San Petersburgo para reunirse con Yepanchina, la esposa del General Yepanchin y supuesta pariente suya. La llegada de Mishkin –que no tiene maldad quizá por qué ha vivido ajeno al mundo hasta ahora- a la vida burguesa de San Petersburgo y a la casa del General provocará un cataclismo sin vuelta atrás, que terminará por arrasarlo todo a su paso. La bondad e ingenuidad del protagonista causan escarnio en toda una pléyade de personajes más o menos pervertidos por su propia hipocresía y las convenciones sociales, esa capacidad innata de hacer el bien – culminada en su obsesión por salvar del abismo a Nastasia, cortesana caída en desgracia, deseada y manoseada por unos y otros que, en su contradicción, ejerce en Mishkin una fascinación casi tan incontrolable como la que él ejerce sobre ella- acabará por poner patas arriba tanto la rutina como la naturaleza de todos los que pueblan esta obra. Mishkin acabará fascinando –y poniendo contra las cuerdas- al rudo Ragozhin –con el que tiene un pacto de amistad sellado en un vagón de tren que podría romperse cuando hayan de enfrentarse por la misma mujer-, a los Generales Yepanchines, a la hija de estos, Aglaya –pretendida a su vez por Gavrila y que se empeñará en comprender al incomprendido Mishkin-, e incluso a la caída Nastasia, que tal vez pueda afrontar ahora que otra vida es posible. El resultado es un verdadero cóctel molotov emocional –en la línea de este tipo de literatura- del que casi nadie podrá salir indemne.

elidiota4

Seguramente lo más interesante de El Idiota –puede que por encima del conflicto dramático en sí mismo- sea el retrato social que hace Dostoievski de la época y los convencionalismos sociales; así como el contraste entre el retrato de Mishkin y el de todos aquellos que le rodean –unos y otros, todos más o menos sucios-. Podemos decir que la atmósfera es un personaje más; y que Dostoievski deja retazos de fino humor esparcidos aquí y allá entre el tremebundo drama que nos quiere contar. Sin embargo, la versión de José Luis Collado –que ha podado personajes, recortado situaciones y aligerado tiempos y espacios; pero consigue contar lo esencial de la trama con claridad en las dos horas que dura la función- parece apostar decididamente por separarse de lo atmosférico, del retratar una época y una atmósfera. para centrarse en el drama de los personajes, en sus pulsiones amorosas con todo lo que ello conlleva. A favor, hay que señalar que la versión de Collado es de líneas claras, ha sabido bien qué contar y de qué prescindir para que la esencia del conflicto se entienda, y no se afana en querer terminar pronto; salvo quizá en ese tramo final en el que se cuenta qué pasó con cada personaje en apenas cinco minutos, como si el tiempo se agotase. En contra, haberse centrado en contar el drama de El Idiota, reduciendo la esencia a algo que se antoja por momentos demasiado melodramático y renunciando a hacer un retrato social que sí está en la novela, incluso a través de un humor que aquí ni está ni se espera: Collado se ha centrado en lo dramático –es un camino y como tal funciona porque llega a puerto-, pero se diría que, de algún modo, sólo se está contando una parte de todo lo que encierra el original. La parte más pasional, por lo tanto la parte más lánguida y oscura; con lo que la novela posee un equilibrio de tonos que aquí cae inevitablemente balanceado hacia el drama. Puede que dar mayor peso al retrato de la sociedad –y al impacto real que provoca Mishkin en esa sociedad que ahora habita- hubiese ayudado más a capturar la esencia del relato original, aún a riesgo de convertir la adaptación en algo que se prolongase en exceso. Pero, hay que insistir, la historia se entiende y lo esencial de la trama está ahí.

eldiota1

Con pocos elementos escenográficos –proyecciones, paneles móviles, videoescena…- Vera se las apaña bien para crear todos los emplazamientos en los que transcurre la acción. De hecho, podríamos decir que la puesta en escena crea, de algún modo, una falsa sensación de grandiosidad, porque está bien vestida por las luces de Cornejo y por la videoescena –a veces superflua- de Álvaro Luna; pero la idea original es la de obtener mucho resultado con pocos elementos, en una puesta en escena básicamente funcional. Tampoco renuncia el director a emplear todo el espacio de la platea, integrándola en la acción sin tener que romper por ello la cuarta pared, ni a una cierta mirada hacia la contemporaneidad en esta puesta en escena clásica y preciosista desde el espacio sonoro atemporal que plantea Alberto Granados. Muy vistoso el vestuario de Alejandro Andújar, sobre todo el de los personajes nobles femeninos. El resultado es una puesta eficaz, que sabe cómo optimizar los recursos de que dispone, que apuesta por un enfoque clásico sin renunciar a ciertos toques contemporáneos y que consigue ser vistosa… ¿Demasiado clásica tal vez en su concepción para los cánones a los que estamos acostumbrados ahora mismo? Puede, pero válida para contar la historia y para complacer tanto al tipo de público que frecuenta ahora el María Guerrero como a aquellos que, prefiriendo tal vez un enfoque más rompedor, tengamos que reconocer la sobria elegancia de la propuesta.

elidiota2

El reparto es irregular, a veces por cuestiones de enfoque de dirección y otras por tema de casting mismo. Es difícil dilucidar qué le falta al Mishkin de Fernando Gil para que todo pivote en torno a él, cosa que no sucede: quizá el enfoque sea demasiado torturado, y se eche en falta un punto más de ingenuidad, de esa bondad que realmente le impide al príncipe captar todo lo que tiene a su alrededor: el Mishkin de Gil se acerca más al héroe trágico, con todo lo que eso significa. Es un enfoque que funciona, pero algo de la esencia del personaje se queda por el camino. Corramos un tupido velo sobre el tratamiento de la epilepsia –esto sí, cuestión de dirección-, más que discutible. La Nastasia de Marta Poveda despliega toda su habitual intensidad en este personaje de caída en desgracia; y, nuevamente, podrá causar impacto, pero se echa de menos mayor profundización psicológica en los aspectos más íntimos del personaje. Bien el Ragozhin de Jorge Kent en su cabalgata enfermiza hacia la obsesión incontrolable; pero quizá no estaría de más subir su ira un par de peldañitos más en según qué momentos, para subrayar el peligro que entraña el personaje cuando está fuera de sí. Al margen de que haya que hacer casi un dogma de fe para asimilar las calabazas que se come el personaje, por figura, tono y lo bien que dibuja el viaje emocional que enfrenta puede que la más completa del elenco sea la Aglaya noble y elegante de Vicky Luengo, que pasa en apenas dos horas de jovencita prepotente y altisonante a comprensiva desengañada y leona luchadora con todas las de perder: todo está en su sitio y ella se luce… Un acierto pleno y el mejor trabajo de cuantos le he visto hasta la fecha. La Yepanchina de Yolanda Ulloa es todo un rayo de luz, y tal vez sea el personaje que mejor muestre el equilibrio entre costumbrismo y drama que ha de encerrar esta obra. Todos los demás están en su sitio en un amplio reparto que incluye al solemne Yepanchin de Ricardo Joven, el chispeante correveidile Kolia de Fernando Sainz de la Maza –que, además, sale a bien de esa escena inicial en la que ha de poner al público en antecedentes, y ya saben que estas papeletas nunca son sencillas-, la furia controlada que destila el Gavrila de Alejandro Chaparro o el lujo que es tener a todo un valor seguro como Abel Vitón en Afanasi, un papel breve pero importante en el devenir de la trama. En líneas generales – ajustando aquí y allá- el grueso del reparto funciona.

eldiota3

Desde luego que este acercamiento a El Idiota acierta al ofrecer un espectáculo de formato elegante que cuenta con claridad la trama del original. Mayor riesgo en el tono –para tratar la parte más cómica, más descriptiva y ponerla en equilibrio con el inmenso drama que aquí es protagonista- y algunos ajustes en el enfoque de personajes tal vez hubiesen redondeado un trabajo que tiene, pese a todo, bastantes virtudes; como la de haber contado una historia de esta extensión yendo al meollo de la cuestión.

H. A.

Nota: 3.5 / 5

 

“El Idiota”, de Fiódor Dostoievski. Versión: José Luis Collado. Con: Fernando Gil, Marta Poveda, Jorge Kent, Vicky Luengo, Yolanda Ulloa, Ricardo Joven, Fernando Sainz de la Maza, Alejandro Chaparro y Abel Vitón. Dirección: Gerardo Vera. CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL.

Teatro María Guerrero, 19 de Marzo de 2019  

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: