Saltar al contenido

‘Kingdom’ o auge y caída del plátano macho

marzo 17, 2019

kingdomcartel

Desde que me encontrase casi de improviso con aquella virguería que era A House in Asia, allá por 2015, vengo siguiendo con interés la trayectoria de Agrupación Señor Serrano, compañía catalana multipremiada en el extranjero –y seguramente no todo lo presente ni considerada que debiera en España- que apuesta siempre por el diálogo de lenguajes –maquetas, personajes en miniatura, videocreación, imagen en directo, vídeo preparado…- para armar espectáculos que suelen abordar temáticas de máxima actualidad social, pasadas siempre por el filtro de una crítica corrosiva que convierte sus propuestas en comedias tan ácidas e irónicas como inesperadas. Así eran A House in Asia – donde el 11S y la caza y captura de Bin Laden se daban la mano con un inesperado spaghetti western de indios y vaqueros o el universo de los videojuegos- y Birdie –que hermanaba el drama de la inmigración ante la valla de Melilla nada menos que con la película Los Pájaros de Hitchcock-.

Ahora, con Kingdom, Señor Serrano pretende trazar una crítica al capitalismo voraz que todo lo corrompe y se lo traga, a través de líneas argumentales como la aparición, proliferación y caída del plátano como la fruta más barata y demandada del mercado, los viajes de exploradores, la masculinidad exacerbada –en este sentido la ligazón con la simbología del plátano se pasa de evidente- y la figura de King Kong, tanto como supuesto rey de la selva como como supuesto rey de las ventas cinematográficas. Para ello, la compañía catalana ha armado el que seguramente sea su espectáculo más ambicioso en lo formal –atreviéndose incluso a incorporar elementos nunca antes empleados, como los performers, el texto en directo durante todo el espectáculo o una banda sonora también constantemente en directo-.  Kingdom es, en pocas palabras, un espectáculo de factura impecable – eso no se le niega-que tal vez se quede algo corto de duración –dura una hora clavada- y en el que el discurso –otras veces tan ácido y ocurrente- se queda demasiado en la anécdota anticapitalista, encadenando gags –unos mejor traídos que otros…- que no terminan de profundizar en la crítica que el espectáculo pretende. Y todo ello, lástima, en el espectáculo que probablemente tenga mejor acabado formal de cuantos he visto de la compañía. Pero, esta vez, el continente se come al contenido con claridad.

kingdom1

Estética kitsch en los cinco performers que nos esperan en escena –curiosamente esta vez ni Álex Serrano ni Pau Palacios actúan en el espectáculo-. A modo de narrador inicial, Pablo Rosal incide, casi a modo de letanía, en la idea de que estamos bien a pesar de todo y de todos, porque somos unos seres decididamente marcados por el progreso, como una suerte de sociedad que –a pesar del capitalismo imperante, o quizá precisamente por él si nos ponemos un poco más irónicos- ha sabido andar hacia delante. La idea se repite una y otra vez, a veces enérgica, a veces pesimista, las más de las veces irónica, incluso en varios idiomas… Estamos bien. ¿Estamos bien? Es el punto de arranque de un espectáculo al que sigue un rap –a cargo de Wang Ping-Hsiang– liga la idea del plátano a la masculinidad y a lo prohibido, ya desde los tiempos del Génesis bíblico, incluyendo una delirante y simpática videocreación que constituye, en su conjunto, el que seguramente sea el momento más logrado y auténticamente serranesco del montaje. Empezamos bien, no cabe duda… Nos colocamos ante una premisa que se promete interesante, y enseguida hacen su aparición los montajes videográficos marca de la casa. Incluso los primeros momentos de Diego Anido transmutado en un explorador que busca, entre la niebla selvática, algo que dé sentido a su vida – nuevamente la videocreación, embalsamada esta vez con la figura de un actor en directo, da sus frutos y nos ofrece imágenes sugerentes- que se topará con el mismísimo King Kong nos promete, como mínimo, un divertimento feliz. Seguimos bien… A partir de aquí – con un elenco que completan el músico Nico Roig, y David Muñiz, encargado de la manipulación de buena parte del aparato tecnológico fundamental en esta propuesta-, se sucede una cantidad de elementos referenciales –imágenes, postales, referentes cinematográficos, montajes…- en torno a la figura del plátano –su auge y caída como fruta mercantilizada industrialmente como ninguna otra, su simbología fálica ligada al mundo de la masculinidad- se entrelazan con elementos que nos llevan a revisar las diferentes etapas del capitalismo industrial, fundamentalmente a través del transporte de plátanos para comerciar con ellos. El auge y la caída del plátano a todos los niveles –con algunos momentos descacharrantes-, como aquellos en los que los actores se integran en delirantes composiciones de vídeos de Youtube, otro momento logrado- se da la mano con diversas apariciones superpuestas del mito de King Kong, básicamente en el cine, seguramente como metáfora de la amenaza de la virilidad. Hasta aquí, bien pequeñas piezas que parecen el punto de partida para llevarnos a un todo que nos sorprenda y nos haga ver con claridad el alcance de la crítica que plantea la compañía… Pero no. Con cierto aire circular – con la idea de que, a pesar de todo lo que acabamos de ver, a pesar de que hemos visto caer un sistema ante nuestros ojos, estamos bien- el montaje acaba con la reafirmación – más irónica que nunca, si cabe- de que estamos bien. Para el epílogo, se guarda Señor Serrano algo a medio camino entre una pequeña rave y una haka –cómo no recordar, por ejemplo, los ecos de Mount Olympus, que planteó un delirio semejante a gran escala- con la que se cierra el espectáculo. Analogía clara y simbólica del machirulismo, el poder fálico, lo tribal e incluso metáfora del poder selvático masculino, todo ello un punto exacerbado para llevar conscientemente a la parodia. Bien. Pero, tal y como está presentada, se me sigue quedando como algo muy evidente. Y entonces… fin.

kingdom2

Y así transcurre la función. Una hora de reloj. La ejecución, insisto, es impecable pero sorprendentemente – y digo sorprendentemente porque hemos visto lo bien que lo pueden hacer varias veces- la reflexión y el desarrollo narrativo se nos quedan demasiado obvios y poco desarrollados, cosa que nunca antes le había pasado a Señor Serrano; al menos no en otros espectáculos que les hubiese visto. ¿Por qué esta vez Serrano y Palacios – curiosamente ausentes del escenario por esta vez- han decidido parar aquí, cuando parece que sólo nos habían presentado las fichas con las que jugar? ¿Cómo es posible que una compañía que ha demostrado tantas veces su inventiva para crear parodias críticas haya decidido quedarse esta vez aquí, poco menos que en la presentación del caso? Son preguntas que tal vez no tengan respuesta, pero que constituyen el punto más flaco de una propuesta por lo demás bien armada en lo formal, pero que se queda escasa en el desarrollo de la dramaturgia. ¿No daba para más el tema? Lo dudo. ¿No daba para más la inventiva de la compañía? Es imposible pensar algo así. Entonces ¿por qué no hay un giro, un desarrollo brillante como otras veces? Buena pregunta para la que, honestamente, no tengo respuesta.

kingdom3

No nos engañemos. Me gusta el lenguaje teatral de Señor Serrano, me interesan sus propuestas y me parece un camino interesante que el teatro debe tomar. Pero aquí, una vez admirado el despliegue técnico, y considerando que manejan más elementos y técnicas que otras veces, poco más nos queda. Es extraño –y, para ser honestos, mi función acabó con buena parte del público en pie, aunque yo me quedé bastante frío- que teniendo a su alcance más medios y más técnicas que otras veces –teniendo en cuenta que saben sobradamente cómo emplearlos- esta creación se haya quedado en algo que muestra más un despliegue de medios que un contenido interesante real. Y lo cierto es que todo cuanto aparece en escena está bien empleado –la música, con ecos tal vez de la estética de Metatarso, es pertinente; la figura del performer-speaker central está bien planteada, las imágenes dejan momentos ocurrentes aquí y allá, y el aparato técnico que tiene que cuadrar –y cuadra maravillosamente- la compañía está a la vista y fuera de toda duda. Y, sin embargo, es el contenido el que no consigue una profundidad ni una pertinencia que sí se alcanzaban otras veces. ¿Por qué? Difícil dilucidarlo. Tal vez no nos moleste ni nos defraude hasta límites insoportables; pero quien conozca el trabajo de Señor Serrano estará acostumbrado a volar mucho más alto de lo que se logra aquí; aún cuando podemos y debemos aplaudir su ambición formal y la capacidad de integrar nuevos elementos en su discurso. Pero ni la temática ni su desarrollo nos seducen como otras veces.

kingdom4

Bastante público y reacción bastante cálida para un espectáculo que interesa más por ver cómo evoluciona la manera de contar de Señor Serrano –que, claramente, ha evolucionado hacia un paso de gigante con este espectáculo- que por lo que nos cuenta esta vez… Así y todo, sabiendo que Señor Serrano dialoga ahora con más herramientas, siempre queda la curiosidad de ver cómo las podrán aplicar en el futuro a empresas narrativas de mayor calado que esta. Pueden, saben y lo harán: no me cabe duda.

H. A.

Nota: 2.25 / 5

“Kingdom”, de Agrupación Señor Serrano. Creación: Álex Serrano, Pau Palacios y Ferran Dordal. Con: Diego Anido, Pablo Rosal, Wang Ping-Hsiang, David Muñiz y Nico Roig. AGRUPACIÓN SEÑOR SERRANO / GREC 2018 Festival de Barcelona / Teatre Lliure (Barcelona) / Home Theatre (Manchester) /  Théâtre National Wallonie-Bruxelles / Grand Theatre (Groningen) /  La Triennale di Milano / Teatro dell’Arte / CSS Teatro Stabile di Innovazione del Friuli / Venezia Giulia / Teatro Stabile del Veneto / Teatro Nazionale, / Festival Romaeuropa / Teatros del Canal.

Teatros del Canal (Sala Verde), 9 de Marzo de 2019

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: