Saltar al contenido

‘Nekrassov’, o dignificar el vodevil

febrero 11, 2019

nekrassov

Regresa a la cartelera madrileña el director británico Dan Jemmet con una inesperada pieza de Jean-Paul Sartre: Nekrassov, un vodevil escrito en 1955 que permanecía inédito en España. El autor francés se vale de todos los recursos de la alta comedia para cuestionar el universo de la posverdad informativa por medio de una trama que aúna falsas identidades, thriller político y todos los elementos de una feroz y corrosiva sátira que pone de vuelta la manipulación de la informativa y el sistema capitalista en tiempos de la Guerra Fría. Dan Jemmett, sin perder de vista el componente político de la pieza, se sirve de ella como lo que es en primera instancia: un gran juguete cómico, un alocado vodevil que el director sirve en una puesta en escena impecable con un grupo de actores muy inspirados. Un espectáculo al que quizá sólo le sobre un punto de metraje –135 minutos-; pese a que es, ante todo, un gran divertimento.

nekrassov5

El estafador Georges de Valera debe huir a toda costa de la policía que le persigue. Asume para ello la falsa identidad de Nekrassov, un ministro soviético que ha desertado recientemente. El periódico Soir de París pronto verá en el falso Nekrassov la herramienta perfecta para dinamitar el régimen comunista con las declaraciones que el ministro pueda aportar… Sensacionalistas, falsas, tanto da: lo importante es tener dardos que tirar al enemigo. Así, todo el personal del periódico –director, redactores…- intentará apropiarse de la gallina de los huevos de oro mientras Georges de Valera intenta sacar provecho de propios y extraños; al mismo tiempo que debe escapar de la policía y evitar que se descubra su falsa identidad… Pero en el momento en que el estafador se da cuenta de que se ha convertido en una mera herramienta del sistema deberá decidir cómo escapar de ser un mero instrumento, salvarse del calabozo con la policía pisándole los talones… y hasta una inesperada trama amorosa, otro frente abierto que De Valera tendrá que gestionar.

nekrassov1

Pieza absolutamente inesperada en el catálogo teatral de Sartre – porque, al menos en apariencia, se aleja de su teatro más sesudo- Nekrassov tiene todos los elementos propios de las comedias vodevilescas de puerta, las farsas alocadas y las sátiras y, como tal cuenta con muchos de los elementos clásicos de este tipo de género tanto por acción y relaciones como por estructura. Como material, puede que no sea nada nuevo bajo el sol; pero sin embargo va muy bien en los tiempos que corren para recordarnos que hoy, en tiempos de redes sociales, un bulo – o las tan traídas fake news– pueden propagarse como la peste. Quizá ese sea el mayor acierto de recuperar esta obra en la actualidad: se puede leer como una obra eminentemente política –y entonces vemos una cosa mucho más compleja- o como una obra sobre la corrupción del sistema informativo –y entonces tenemos algo mucho más ligero, y hasta de actualidad-. Será cada espectador quien decida hasta dónde llegar con esta obra. Podrá parecer que la obra –incluso tal y como se presenta ahora mismo- da demasiadas vueltas sobre sí misma; y que haya escenas susceptibles de recortarse –toda la parte inicial, que sirve para presentar personajes y sus relaciones; o incluso los muchos encuentros furtivos de De Valera con Vèronique- y, sin embargo, la adaptación del texto que presenta Brenda Escobedo deja en 2 horas y 15 minutos una función cuyo texto original podría superar generosamente las cinco horas, de donde se deduce que la poda ha sido implacable: aun así, creo que la función no debería exceder los 90 minutos, más que suficiente para una obra de estas características.

nekrassov3.jpg

Así y todo, Dan Jemmett –que tantos espectáculos brillantes ha presentado en Madrid- sabe encontrarle el punto a este material y acierta de pleno al pensar en Nekrassov como si fuera un juego e idear un espectáculo hilarante, chispeante, ritmo implacable; que lleva a su máxima expresión las leyes del género del vodevil. Siete actores en estado de gracia, muy dotados para la comedia de gesto, repartiéndose una quincena de personajes, constantemente entrando y saliendo, cambiándose a velocidad de crucero, sobre una escenografía esencial que favorece el ritmo frenético y casi coreográfico de la pieza. Al fondo, un ventanal hacia París preside el espacio entarimado, en el que también reinan un tocadiscos –música muy bien puesta para las no pocas transiciones, ejecutadas con la limpieza milimétrica que desprende todo el montaje- y los elementos esenciales para armar los espacios por los que transita la acción –habitaciones, redacción del periódico etc…-. El variopinto vestuario de Vanessa Actif –prolijo en mostachos, postizos y demás- termina de redondear un juego que el británico maneja a placer. Por ritmo, por la impecable ejecución y por esa sensación de haber querido levantar una comedia festiva – que al mismo tiempo deja a la vista el gran trabajo actoral para que todo encaje como un mecanismo de relojería; el espectáculo se disfruta y divierte –creo que esta obra sólo resistiría montada así: como un juguete extremo- porque, como espectadores, podemos asistir a una función teatralmente impecable –no perdamos de vista que este tipo de comedias tan aparentemente blancas son mucho más difíciles de ejecutar de lo que parece- al tiempo que comprendemos el componente de crítica política que contiene el texto. Hay equilibrio entre ambas vertientes, y en encontrar ese equilibrio está una clave del éxito; por más que sienta que el material todavía se puede –y se debe- recortar más.

nekrassov2.jpg

El septeto actoral se presta impecable a este juego alocado que no les permite un instante de respiro. Cada actor está en su sitio, nadie falla. Inspiradísimo el De Valera / Nekrassov de Ernesto Arias, volcado en un código muy diferente a cualquier cosa que le haya visto hacer con anterioridad, divertidísimo en esa pose de dandy trasnochado que ha de camelarse a propios y extraños; y termina camelándose también al público, mostrando una vez más su extraordinaria versatilidad. El resto del reparto se reparte varios roles de distinta extensión; pero, como digo, nadie da puntada sin hilo. José Luis Alcobendas, en el que seguramente sea su mejor trabajo de los últimos tiempos, da un recital interpretativo, especialmente cuando interpreta al apocado redactor Sibilot, entregado a la farsa. El director de periódico corrupto y sin escrúpulo alguno que se marca David Luque parece salido de tantos nombres del periodismo de hoy en día –y con alguno en concreto hasta compartí mi función…-, bien flanqueado por el director del Comité de Prensa – cuyo único interés es salvar su propio pellejo- que interpreta una transmutada Palmira Ferrer. Carmen Bécares se mueve con comodidad en el prototipo de la mujer que pierde la cabeza por el galán, tambaleando sus planes; mientras que la alocada pareja policial formada por Miguel Cubero y Clemente García ofrece momentos verdaderamente hilarantes, en la mejor tradición de Clouseau y Gadget. Es, en definitiva, una función que exige del reparto una compenetración y una precisión extraordinarias; y desde luego que Jemmett ha encontrado un reparto volcado con la propuesta que se entrega al divertimento y sabe cómo divertir.

nekrassov4

Siendo como es una pieza teatral menor de Sartre, está bien que se haya estrenado en España para satisfacer nuestra curiosidad. Afortunadamente, se sirve en un montaje ingenioso, divertido y que cuenta con un reparto de altos vuelos. Las dos horas y cuarto de función quizá se hagan un poco excesivas – por más que se haya recortado el original a menos de la mitad-; pero rara vez se ve en los escenarios un vodevil de esta complejidad técnica y actoral, tan bien ejecutado. Sólo por eso ya merece la pena: este tipo de espectáculos dignifican este género tan difícil.  

H. A.

Nota: 3.5 / 5

“Nekrassov”, de Jean-Paul Sartre. Con: Ernesto Arias, José Luis Alcobendas, David Luque, Palmira Ferrer, Carmen Bécares, Miguel Cubero y Clemente García. Dirección: Dan Jemmett. Traducción: Miguel Ángel Asturias. Adaptación: Brenda Escobedo. TEATRO DE LA ABADÍA.

Teatro de la Abadía, 3 de Febrero de 2019

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: