Saltar al contenido

‘Playoff’, o feminismo a golpe de balón

octubre 22, 2018

PLAYOFF CARTEL

Desde su estreno la pasada temporada en Conde Duque, Playoff –tragicomedia escrita por Marta Buchaca que transcurre antes y durante una final de fútbol7 femenino- se ha convertido en uno de los mayores éxitos de la programación de La Joven Compañía. Temporada en Madrid, reposición –siempre con entradas agotadas- y gira por todo el país, que se prolongará por largo tiempo. Corresponde esta reseña a la función que tuvo lugar dentro de la programación del Festival Internacional Outono de Teatro de Carballo – es obligado señalar que en la presente edición ha presentado en Galicia algunos de los espectáculos más reseñables de la cartelera española (poca broma, en apenas tres semanas El Tratamiento, Iphigenia en Vallecas, La Tristeza de los Ogros o Un Enemigo del Pueblo, entre otras, vivieron su estreno gallego en el contexto del Festival)- tras la cual, como acostumbra a ocurrir con las funciones de La Joven Compañía, se mantuvo un breve coloquio con el público.

La Joven Compañía se ha convertido en pocos años y por derecho propio en un proyecto personal, sólido y consolidado que acerca el teatro a adolescentes de toda España, da trabajo a un buen número de jóvenes profesionales formados y apuesta con frecuencia por dramaturgias españolas contemporáneas, frecuentemente de nueva creación. Playoff nace como una obra esencialmente femenina y feminista. Un reparto de siete actrices, un texto escrito por una importante dramaturga española contemporánea expresamente para la compañía y la voluntad de denunciar diversas trabas que viven las mujeres contemporáneas, constreñidas en un mundo esencialmente masculino heteropatriarcal y esforzándose día a día por existir, ser, elegir y decidir. No en vano, Marta Buchaca comienza enfrentando su texto a un falso tabú como puede ser el fútbol femenino – puesto que, a pesar de que existe, para muchos todavía sigue siendo el fútbol un deporte de y para hombres-, ambientando su trama en el seno de las Titanas, un equipo de fútbol7 femenino que se prepara para jugar una importante final de su pasión, a la vez que cada una de ellas trata de enfrentar y gestionar lo mejor que pueden y saben sus conflictos diarios. A las tensiones lógicas que surgen en un vestuario en el contexto del inminente partido hay que sumar los problemas individuales por un lado; y cómo esos problemas individuales pueden llegar a cortocircuitar al enfrentarse las unas con las otras.

PLAYOFF1.jpg

Después de todo, el fútbol – e incluso la final, el partido mismo- no es más que un mero telón de fondo, un contexto desde el que explorar las tensiones de los personajes, que aparecen tratadas de forma más o menos panorámica –de algún modo, toda la historia pivota en torno al personaje de Júlia (que, inconscientemente, termina provocando el mayor conflicto familiar, que arrastra con ella a su hermana Toni) aunque todas las jugadoras tienen el momento de exponer lo que les ocurre- y tratando asuntos que van más allá del hombre como elemento castrador. Es cierto que personajes como Mami o Capi luchan por construir su propia intimidad e identidad bajo la sombra de sus parejas –como madre con derecho a tener mayor papel que el de la mujer de la casa la primera; y como mujer que lucha por vencer sus inseguridades y hacerse respetar, cuando debe ocupar el puesto de mando que antes estaba a cargo de un hombre la segunda-; pero también aparecen cuestiones como la identidad sexual, la sexualidad o la aceptación personal a pesar de las trabas. En fin, las Titanas son –o pretenden ser- estereotipos del conjunto de problemáticas que enfrenta una mujer en el día a día; pero también abordan problemáticas universales.

PLAYOFF4.jpg

El texto de Buchaca – de la que me interesó mucho Las Niñas No Deberían Jugar al Fútbol (que, por cierto, nada tiene que ver con esta obra) y bastante menos Losers– está cargado de buenas intenciones; pero ha de esforzarse por vencer el problema de esa visión panorámica – abre varias tramas; pero no llega a profundizar del todo en ninguna- y no escapa de ciertos lugares comunes que creo que ya están más o menos superados en la sociedad moderna –quiero y debo señalarlo: presentar en 2018 un texto en el que los personajes aún crean que el VIH se puede contagiar por una cuchilla es algo ochentero, pero no olvidemos que, al estar dirigida a público adolescente podría estar perpetuando un cliché ya superado-. Tampoco el desenlace de la trama de Júlia y Toni resulta del todo convincente –no todo debería valer por el fútbol, hay ciertos límites personales que deberían estar por encima…-. Sin perder de vista que la función va esencialmente dirigida a un público adolescente – y de ahí tal vez que la autora haya preferido ofrecer una visión general que profundizar- sí hubiera sido deseable concentrar tramas para que ofreciesen un mayor calado, llegando tal vez así a un público más amplio. Se agradecen, así y todo, las intenciones.

PLAYOFF2

Del montaje que presenta La Joven Compañía hay que aplaudir el mimo estético que presenta. Tanto la escenografía de Silvia de Marta como la iluminación de Juanjo Llorens son perfectamente útiles y están bien aprovechadas para jugar a favor del ritmo. También el aspecto físico y coreográfico -Andoni Larrabeti- ayuda a armar un espectáculo visualmente atractivo. Tal vez la dirección escénica de José Luis Arellano –por cierto: puestos a hacer una función completamente femenina: ¿por qué no ponerla en manos de una directora, máxime cuando la propia Buchaca suele dirigir sus propios textos?- peque de un ritmo excesivamente acelerado durante toda la función – de acuerdo una vez más en que es un espectáculo dirigido a adolescentes y se busca a buen seguro mantener su atención; pero este exceso de aceleración impide muchas veces dibujar bien la curva emocional de los personajes: relajar pasajes ayudaría, creo, a calibrar la tensión dramática-.

El septeto actoral – que forman Helena Lanza, Neus Cortès, Ana Escriu, Cristina Bertol, Yolanda Fernández, Cris Gallego (debe revisar su nombre artístico) y Cristina Varona, en un buen trabajo de grupo, que deja sin embargo menos posibilidad de lucimiento individual, salvo quizá en el caso de Lanza, que se lleva y aprovecha los mejores momentos de la función como Júlia- defiende con convicción sus roles, en una función físicamente exigente que además obliga – por esta cuestión de dirección- a una descarga de energía emocional constante que agotaría a cualquier intérprete; y a pesar de todo se entregan a la función en cuerpo y alma y de principio a fin. Puede que dirigidas de otra manera el resultado diese más y mejor juego; pero la implicación del elenco en la propuesta no se puede negar.

PLAYOFF3

Desde luego, no se puede negar que está siendo un grandísimo éxito con el público adolescente –y llevar este público al teatro en masa siempre es una baza-; pero si ampliamos algo más el punto de vista no podemos negar que el texto tiene más buenas intenciones que verdaderos resultados y la dirección va más encaminada a epatar que a profundizar en la psicología de los personajes; por más que el elenco sea entregado y el espectáculo visualmente atractivo.

H. A.

Nota: 2.5 / 5

 

“Playoff”, de Marta Buchaca. Con: Helena Lanza, Neus Cortès, Ana Escriu, Cristina Bertol, Yolanda Fernández, Cris Gallego y Cristina Varona. Dirección: José Luis Arellano. LA JOVEN COMPAÑÍA.

XXVII Fiot Carballo, Auditorio del Pazo da Cultura, 12 de Octubre de 2018

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: