Saltar al contenido

‘Un Bar Bajo la Arena’, o el sueño de una noche en el café del teatro

octubre 17, 2018

barcartel

En conmemoración de los 40 años de fundación del Centro Dramático Nacional, se presenta en la Sala de la Princesa del Teatro María Guerrero Un Bar Bajo la Arena, texto de José Ramón Fernández que rememora los tiempos en los que la actual sala pequeña del teatro era la cafetería por la que pasaban actores, críticos, teatreros y demás curiosos tanto antes como durante y después de las funciones. Un desaparecido lugar de encuentro; evocado aquí como un espacio casi de ensueño en el que realidad y ficción se entrelazan, con mucho espacio para la nostalgia de tiempos pasados.

bar6

La antigua cafetería del Mari Guerri recibe a José María, uno de esos teatreros que se dejan caer por el espacio, posiblemente en busca de encontrarse con alguno de sus ídolos o simplemente dejarse empapar del ambiente. Blas, el barman, parece una suerte de extraño nexo entre el pasado y el presente; al mismo tiempo que el valleinclanesco Fuso Negro –el personaje de las Comedias Bárbaras– formula una suerte de encantamiento sobre un lugar que de pronto se convierte para José María en algo así como El Sueño de una Noche en el Teatro: por el espacio van desfilando personajes –reales y de ficción- que evocan tanto aquellas noches pasadas del bocadillo de queso con anchoas como fragmentos de algunas de las producciones más memorables de estos años del Centro Dramático Nacional. En el espacio del bar se darán cita de Adolfo Marsillach a Berta Riaza, de Nuria Espert a María Asquerino, los cómicos de la compañía de Tadeuz Kantor, el propio José Ramón Fernández evocando el recuerdo de Josep Maria Benet i Jornet, la legendaria periodista Rosana Torres en su etapa de juventud o los figurantes aupados como parte fundamental del espectáculo; al tiempo que se intercalan fragmentos de funciones como Hamlet, El Público, Doña Rosita la Soltera, Luces de Bohemia, Ninette y un Señor de Murcia, El Jardín de los Cerezos u otras representaciones históricas de la compañía.

bar1

Así, en este ambiente mágico – y casi fantasmagórico- en el que el tiempo parece detenerse, realidad, ficción, recuerdo, presente y pasado se entrelazan para armar un espectáculo bienintencionado – se busca sin duda dar una visión bastante complaciente y condescendiente del mundo del teatro (tan solo la evocación de la relación entre Nuria Espert y Víctor García es un instante algo turbio); e incluso del CDN como institución (se pasa de puntillas por la mención de una huelga de actores, y apenas es el único momento crítico que contiene el montaje: ni una mención, por ejemplo, a la falta de giras nacionales de la mayoría de las grandes producciones de la compañía…)-, que busca ante todo ser un baño de nostalgia y una celebración tanto de la magia del teatro en sí mismo como de la existencia del CDN. Siendo propuestas distintas, resulta imposible ver este espectáculo y no recordar aquel Confedrama (Oraciones de María Guerrero) que hace algunos años montase Ernesto Caballero en esta misma sala. Este Bar Bajo la Arena es, desde luego, más ambicioso que aquel en fondo y formas; pero ambos comparten esa voluntad de vista atrás y homenaje – aquel a la figura de la actriz, este a la figura del espacio-.

bar2

En este sentido, hay que decir que el texto que ha escrito Fernández – que supera la hora y media- se escucha con agrado – y lo harán seguramente más los espectadores más nostálgicos de aquellos tiempos pasados- y evita conscientemente convertirse en un festival de datos y más datos; para ir intercalando memoria, ficción teatral y pequeñas historias en dosis bien meditadas. Hay desde luego referencias demasiado personales del autor –el monólogo homenaje personal a Benet i Jornet es hermoso, pero apenas un puñado de espectadores lo captarán-; y quizá se haya perdido la ocasión de referenciar hechos más recientes – el montaje va dirigido de algún modo no solo a un target, sino a una generación bastante concreta-, y la falta de espíritu crítico se puede justificar entiendo el espectáculo como lo que es: un homenaje y una celebración. Y, a pesar de todo – el texto ni pasa de la anécdota/homenaje ni parece tener otra pretensión- hay que aplaudir que ni se hace largo ni llega a aburrir, por la estructura y, sobre todo, por el atractivo tanto de la puesta en escena como del entonado elenco.

bar3

La recreación del bar que arma la escenografía de Mónica Boromello no escatima en detalles y es un lujo en sí misma; demostrando una vez más las posibilidades que puede llegar a ofrecer un espacio tan aparentemente pequeño y encorsetado como es la Sala de la Princesa: lo que ha hecho Boromello es una verdadera virguería. También las luces de Tomás Muñoz ayudan a realzar ese cierto ambiente onírico que debe tener esta propuesta que transita de forma constante entre realidad, ficción, presente y recuerdo. Aprovechando las posibilidades de la sala y todo su espacio, Caballero imprime ritmo a su dirección escénica, encadenando unos momentos con otros sin dejar ni un solo instante de respiro; otra de las bazas de que el montaje se vea con tanto agrado.

También la inspiración del amplio e inspirado elenco es clave para llevar a buen puerto la propuesta. La práctica totalidad de los trece actores se desdoblan en numerosos roles, si bien tal vez los hilos conductores residan en el José María de Pepe Viyuela –que aporta al personaje ese punto de ingenuidad luminosa que va tan bien a la figura de ese espectador que todavía conserva la ilusión por todo cuanto le rodea, e incluso imprime un poso de cierta melancolía a su personaje (como la melancolía de aquel que se agarra al teatro puede que porque no le quede otra cosa…); y acaba regalando además toda una galería de movimientos físicos y gestuales que domina como pocos en el resto de los personajes que le tocan en suerte-, en el Blas de Janfri Topera – un barman para enmarcar, en todos los aspectos- y en el Fuso Negro de Julián Ortega, presencia fantasmagórica y de prodigiosa movilidad que firma aquí uno de sus más redondos trabajos recientes. Así y todo, todo el elenco encuentra momentos de lucimiento: Dani Moreno y Jorge Basanta como el dúo de Kantor –Basanta además sabrá gestionar muy bien la emoción en la nada fácil escena de homenaje del autor a Benet i Jornet, de la que hablaba algo más arriba-, Isabel Dimas, radiante en esa evocación de la Doña Rosita de Espert, Juan Carlos Talavera – óptimo Don Latino para el inesperado Max que también clava Viyuela-, la siempre rotunda y elegante Carmen Gutiérrez, particularmente atinada en la recreación de Rosana Torres, Ione Irazábal evocando el espíritu de aquellas primeras actrices de antaño, Francisco Pacheco y una luminosa Raquel Salamanca recreando al Pastor Bobo y Julieta (entonces Juan Echanove y Maruchi León) en El Público y Luis Flor y Maribel Vitar completando en múltiples cometidos un elenco tan extenso como sólido cual roca. A este inspirado elenco le corresponde sin duda buena parte del éxito de la propuesta.

bar5

En fin, hay que recibir Un Bar Bajo la Arena como el homenaje nostálgico que es: gustará mucho, seguro, a quienes hay formado parte –de un modo u otro- de aquel espacio y aquel tiempo; pero también interesará por su buena factura al público que guste de las cosas bien hechas; por más que a veces se le pueda pedir un tono menos complaciente.

H. A.

Nota: 3.25 / 5

“Un Bar Bajo la Arena”, de José Ramón Fernández. Con: Pepe Viyuela, Julián Ortega, Janfri Topera, Dani Moreno, Jorge Basanta, Isabel Dimas, Juan Carlos Talavera, Carmen Gutiérrez, Ione Irazábal, Francisco Pacheco, Raquel Salamanca, Luis Flor y Maribel Vitar. Dirección: Ernesto Caballero. CENTRO DRAMÁTICO NACIONAL.

Teatro María Guerrero (Sala de la Princesa), 9 de Octubre de 2018

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: