Saltar al contenido

‘Algún Día Todo Esto Será Tuyo’, o negocios de familia

septiembre 26, 2018

canibalcartel.jpg

Cierra Club Caníbal su llamada Trilogía Ibérica –tras las memorables Desde Aquí Veo Sucia la Plaza y Herederos del Ocaso- con Algún Día Todo Esto Será Tuyo, una suerte de sátira sobre el apogeo y caída –o viceversa- de Ramón Areces, segundo presidente de El Corte Inglés, que literalmente, con un pie en la tumba, manda buscar a una de sus antiguas empleadas para que le ayude a definir su esencia para una entrevista que ha de conceder. Este es el punto de partida de una historia que retrocede tanto a los inicios del icónico comercio –fundado por César Rodríguez, a la sazón tío de Areces- sino a la vida de varias generaciones de la familia, a través de las cuales vemos el nacimiento del negocio con César Rodríguez a la cabeza –a caballo entre Cuba y España- y la posterior expansión que emprendió su sobrino Areces, de la misma manera que observamos cómo el gigante le come todo el terreno – en principio casi accidentalmente- a la marca previa que tenía todas las de triunfar: Galerías Preciados, que había fundado un primo de César Rodríguez.

La biografía –siempre anacrónica, incluso en la vida real- de Areces, contada casi desde un punto de vista ácido e irónico, casi como una suerte de culebrón de negocios de familia permite no solo asistir a los tejes y manejes familiares; sino también trazar una radiografía crítica y bufa de esa España cañí de varias generaciones –caben la emigración, la Dictadura franquista e incluso la Transición Española-, como acostumbra Club Caníbal, a la manera de un esperpento contemporáneo –vuelve a haber ecos claros de Berlanga o García Sánchez- que nos recuerda el camino que hemos tenido que seguir para llegar a lo que somos hoy. Así pues, del mismo modo que Club Caníbal ponía patas arriba el mundo de lo rural en Desde Aquí Veo Sucia la Plaza ahora les toca el turno a las clases más altas; pero las de aquellos nuevos ricos que lo consiguieron todo con el sudor de su frente; y por lo tanto, bajo esa apariencia de altos empresarios mantienen esa pátina de lo que fueron en el pasado: es ahí, en ese contraste del que ni Rodríguez ni Areces pueden escapar, donde reside el mayor atractivo de la propuesta, tanto a nivel de crítica –porque aquí nos estamos riendo del retrato, tan reconocible de tiburón, de nuevo rico- como a nivel humorístico, porque la narrativa bidireccional permite constantemente jugar con el pasado más pobre, el pasado más rico y el presente decrépito – por unas cosas o por otras- de todos los personajes, armando así una sátira de primer orden, como ocurría en los espectáculos anteriores de la compañía. La sátira aquí es la de un conjunto de hombres que, para levantar un emporio familiar, han tenido que degradarse, sin darse cuenta, hasta renunciar a su propia naturaleza; de la misma manera que el concepto de Corte Inglés puede degradar al país entero como emporio de consumo. Una guerra de leones, al fin y al cabo – no hay que olvidar que el espectáculo toma su título de la icónica escena en la que Mufasa presenta a su heredero, Simba, todo el territorio que le corresponderá cuando sea rey en El Rey León: el paralelismo Simba-Mufasa/Areces-Rodríguez es claro, y es otra seña de identidad de hasta dónde llega la sátira en este montaje-.

canibal1.jpg

Aun con el sello humorístico infalible de Club Caníbal –y momentos de irresistible comicidad- seguramente sea esta la pieza menos redonda de la trilogía, tal vez por esa falta de factor sorpresa que nos atacaba sin compasión en las entregas anteriores. Podemos señalar, por ejemplo, que, aun atendiendo a un estrato social más alto – el de los empresarios que han medrado desde abajo- Algún Día Todo Esto Será Tuyo recuerda en no pocas ocasiones al espíritu de Desde Aquí…, con toda su ocurrencia cómica; pero sin esa sorpresa inicial. Señalado esto – que seguramente sea lo que más juega en contra del espectáculo- hay que decir que la propuesta se disfruta en su aliento cómico, cuenta con una estructura de sketches que mantiene el espíritu de la compañía y encontramos momentos verdaderamente hilarantes –el retrato de las dependientas, las megafonías, e incluso el retrato de Franco y Carmen Polo (el momento de la llamada telefónica es sensacional)- y los toques de esperpento contemporáneo en los que se apoya el montaje están equilibrados con audacia. Seguramente sorprenda a los que tengan con este montaje su primera experiencia con la compañía; pero a los seguidores de esta compañía seguramente nos falte esta vez un plus que redondee un espectáculo cómico y agradable de ver.

canibal2

Una vez más, podemos decir que Chiqui Carabante –encargado de dramaturgia y dirección- no teme ni a desbarrar en el código esperpéntico con todas sus consecuencias en busca de una comicidad que las más de las veces llega ni a dibujar a sus personajes en unas líneas corrosivas –muchas veces próximas a la caricatura- en favor de ese esperpento marca de la casa que tan bien les funciona. Cuenta para ello con actores que dominan el código, saben a lo que se enfrentan y transitan bien en esa frontera entre el esperpento y el clown en la que se mueve la propuesta. El peso de la propuesta recae esta vez sobre Vito Sanz -decididamente mejor en lo físico y gestual, con una caricatura grotesca muy bien ejecutada; que a nivel de texto, con el que tuvo algún que otro desliz, al menos en la función que presencié. En torno a su Ramón Areces, Font García y Juan Vinuesa divierten y se divierten dando vida a toda una pléyade de personajes que les permiten dar rienda suelta a una vis cómica de la que sabemos que van sobrados, para deleite del respetable. Ataviada en un traje de dependienta, Laura Nadal se encarga por su parte de toda la banda sonora de la pieza, que incluye no solamente música, sino también toda una serie de efectos que crean el espacio sonoro.

canibal3

Así pues, Algún Día Todo Esto Será Tuyo cierra la trilogía de una compañía que, en apenas tres años, ha conseguido algo más difícil que el reconocimiento que ya tiene: crear un sello, madurarlo; y cincelar una forma tan particular como perfectamente reconocible de hacer humor satírico; y es un humor ligado con claridad a la gran tradición satírica del pasado que puede mirarse a la cara con ella sin palidecer. Puede que a muchos ya no nos coja por sorpresa; pero lo que tampoco podemos negar es que este espectáculo ofrece justamente lo que se espera de él, y eso siempre es algo que se agradece.

H. A.

Nota: 3.25 / 5

“Algún Día Todo Esto Será Tuyo”, dramaturgia y dirección: Chiqui Carabante. Con: Vito Sanz, Font García. Juan Vinuesa y Laura Nadal. CLUB CANÍBAL.

Teatro de la Abadía, 14 de Septiembre de 2018

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: