Skip to content

‘Casa O’Rei’, o almas que se queman al calor de la cocina

junio 30, 2018

casaoreicartel.jpg

Espectáculo en lengua gallega

Cierra Ibuprofeno Teatro lo que denominan como Trilogía Gastronómica –tras Raclette y O Furancho– con Casa O’Rei, un ambicioso texto que escribe y dirige Santiago Cortegoso, en el que deconstruye y reimagina El Rey Lear de un modo muy particular, tomándolo como punto de partida para armar un drama con tintes de farsa que, con el paso de las escenas, acaba adquiriendo entidad propia –desvinculándose cada vez más y más del clásico- y que nos muestra los límites de la codicia de una familia en torno a un negocio familiar: la casa de comidas que, durante años, ha regentado el padre.

rei5

Gravemente enfermo, Manolo Rei, propietario de Casa O’Rei, un mesón que dirige desde hace años, reúne a los suyos en torno a un cocido que puede ser el último que prepare. Se sabe al final de sus días y, antes de partir a Houston para darse un tratamiento que tal vez pueda salvarle, reparte el negocio familiar entre sus tres hijas Maribel, Rita y Cordelia para que continúen con la tradición y mantengan el negocio a flote tal y como él ha hecho todo este tiempo. Mientras Maribel y Rita parecen satisfechas con sus nuevos cometidos; el deseo de la pequeña Cordelia –ahora jefa de cocina- de dar una vuelta de tuerca al negocio y renovar los platos y los ingredientes apostando por la nouvelle cuisine provoca el escándalo del padre, que la aparta de inmediato del negocio familiar y la expulsa de la casa ante el beneplácito de sus dos hermanas, comprometidas a seguir con el esquema tradicional marcado por el padre. Poco puede imaginar Manolo Rei que a su regreso de Estados Unidos encontrará el negocio patas arriba, por una serie de prácticas culinarias y empresariales que las herederas y sus esposos habrán puesto en marcha con un único objetivo: obtener el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo. El moribundo empresario tendrá que luchar entonces por devolver las aguas a su cauce, sin tener en cuenta que las relaciones internas ya arden como las ollas a presión del mesón y que las consecuencias de deshacer lo hecho pueden ser irreparables.

rei1

El texto de Cortegoso es original porque toma como punto de partida el clásico de Shakespeare – un padre, una herencia y tres hijas, una de ellas injustamente repudiada- pero consigue una historia nueva, que se mueve a medio camino entre la comedia enxebre y retranqueira netamente gallega – en el comienzo hay mucho espacio para el humor, e incluso para la risa a la hora de presentar los perfiles de los personajes- que enfrenta a la tradición con el progreso, no sólo en la esfera de lo culinario – lo clásico contra los nuevos sabores- sino también en la esfera de lo personal –la cerrazón y la apertura de miras-. Progresivamente, sin embargo, el autor se va adentrando en una poética muy particular, que se apoya a menudo en lo simbólico para mostrarnos la cara más oscura de todos los personajes: la ambición empresarial desmedida de Maribel –y la lacra de casarse con un alcohólico y aprovechado como es Cosque, un personaje de nueva creación a medio camino entre marido ambicioso y bufón que comenta los hechos externos-, los complejos de Rita por sentirse siempre a la sombra –y su matrimonio a la deriva con Albino, un pinche de cocina con otras miras-, e incluso el sutil silencio de Cordelia ante su oportunidad de huir de ese nido de víboras que tal vez acabe por condenarla para siempre-. Conforme avanza la historia, nos adentramos siempre desde la sutilidad en una lucha sin cuartel en la que todos los personajes muestran su peor cara; incluso el patriarca, que no puede evitar la catástrofe porque es incapaz de ver más allá de lo que tiene delante. La simbología que usa Cortegoso – a raíz de los muchos alimentos que se citan, o de diversas peceras que encierran peces, o incluso una billa que pierde agua sin cesar, quizá como metáfora del ahogamiento que golpea a todos los que habitan esa casa- le ayuda como digo a construir un universo interesante; e incluso se puede decir que mira siempre la tragedia desde un absurdo que nunca pierde de vista ni la acidez ni la comedia irónica, como si fuese consciente del ridículo fatum trágico que desencadena los acontecimientos. Desde ahí, Cortegoso toma motivos y elementos de Lear – pero no sigue la historia con fidelidad ni lo pretende, e introduce sus propias variaciones siempre que lo considera oportuno, de manera que Casa O’Rei dista cada vez más de ser una versión libre de Shakespeare- para contar una historia que mira con acidez e ironía los límites de la codicia de las personas enfrentadas al mundo globalizado.

rei2

Desde luego que la idea de Cortegoso es valiente, arriesgada y original en su separación progresiva de Shakespeare. Tanto el tono de comedia ácida como el valor simbólico de los elementos y el desarrollo mismo de la trama me parece que tienen la suficiente audacia como para mantener el interés. Incluso hay alguna escena más o menos releída de Lear – la que enfrenta a Cosque y Rei de noche y al aire libre; que bien podría ser una recolocación de la de Lear bajo la tormenta con el bufón- muy oportuna y bien traída. Ahora bien, siento que al texto – que en esta versión dura 1 hora 50 minutos- no le vendría mal una cierta poda; porque con todos los elementos interesantes que posee, tal vez el equilibrio entre las diferentes tramas no siempre se consigue: hay varios personajes que desaparecen durante demasiado tiempo –aunque todos tengan su momento- y algunas situaciones tienden a repetirse, de manera que la sección central tiende a decaer de ritmo e interés mientras que el inicio y el desenlace ganan enteros. Dentro del particular tono de farsa dramática que maneja el todo, encuentro la última escena –que, de algún modo, tiñe de grotesca la gran tragedia familiar- especialmente acertada. La idea es muy buena y los materiales interesantes; pero la función seguramente ganaría si durase 85 minutos en lugar de 110, para agilizar la trama.

rei5.jpg

Partiendo de la idea de que creo que se abusa en demasía del uso de fundidos a negro entre escenas –en mi opinión sin demasiada necesidad real; y desde luego que con la consiguiente pérdida de ritmo- la puesta en escena que dirige el propio autor tiene el acierto de manejar como escenografía – Pablo Giráldez Pastor- apenas dos o tres estructuras móviles –desplazadas por los propios actores- para crear todos los espacios en los que transcurre la trama: sirve tanto como solución como a la hora de instalar la trama en un código que, partiendo de elementos escénicos realistas; busca teñir ese realismo con tintes de absurdo, para no perder nunca de vista ciertos elementos de distanciamiento para con la tragedia, que pueden ser la risa o mediante imágenes que puedan resultar grotescas o discordantes con la –la imagen de Rita congelada en el tiempo sentada en la pota esperando su turno es un ejemplo claro-: el contraste – en el que, como digo, se mueve toda la pieza- resulta desde luego tan atrevido como con momentos verdaderamente logrados. Menos convincente puede que sea la decisión de retirar a los actores fuera del espacio escénico propiamente dicho –pero siempre a la vista del público- en aquellas escenas de las que no forman parte; o una escena de sexo y violencia que está bastante mal resuelta – solucionar según qué cosas con un fundido siempre es una opción discutible-.

rei3

De entre el elenco, hay que destacar la rotunda interpretación que de Manolo Rei hace un inspiradísimo Miguel Borines, en cuyo exceso bien medido y necesario reside el equilibrio entre el despotismo del hombre que cree que como patriarca tiene pleno derecho a todo, y el alunado que se resiste a creer que el final de su mandato está cerca ahora que depende del resto para sobrevivir. Hay en su encarnación – de un realismo tan descarnado y grande que por momentos puede llegar a resultar un punto bufo, creo que de manera buscada- buen equilibrio entre lo primitivo del hombre del rural y la épica de lo trágico; y, en cualquier caso, roba la atención en cada aparición. Las tres hijas hacen interpretaciones de contraste: desde la Maribel de Victoria Teijeiro – que, de acuerdo al particular estilo escogido por la propuesta, enfatiza ciertos rasgos despóticos del personaje con un punto ocasional de impostación buscada que nos recalca siempre cuáles son sus verdaderas intenciones-, a la Rita de Marián Bañobre, que se aleja oportunamente de la épica y se mantiene en segundo plano hasta su estallido final, en el que de pronto todo cambia –siento que el texto no termina de perfilar bien el recorrido emocional del personaje- o la sutil Cordelia de Teté García, bien plantada en una presencia casi etérea, frágil y silenciosa. Mucho partido le saca Víctor Mosqueira a las pocas escenas que le dejan a Cosque –ese personaje de doble función problemática, que igual es marido castrador que bufón borrachín-: le bastan para que le luzca – tanto su monólogo final como su escena con Rei son para enmarcar-. En fin, Xosé Manuel Esperante cumple bien como Albino – pinche de cocina y esposo de Rita- en un personaje con una función dramática muy clara; pero al que, como en el caso del de su esposa, quizá le falte mayor arco y desarrollo para que entendamos sus motivos para hacer lo que hace.

rei4

Casa O’Rei es pues una idea audaz, que acierta al contar una tragedia desde un lugar de ácida ironía y al alejarse más y más cada vez del punto de partida para acabar teniendo vida propia; pero que tal vez se resienta por ciertas cuestiones de estructura y metraje de texto y ritmo de la puesta en escena. Pero, en cualquier caso, es interesante ver cómo algo que en un principio parece que va a ser una cosa – una mera versión libre de Lear– acaba convirtiéndose en algo que va más allá: tiene momentos muy sugerentes, un retrato rotundo del personaje principal, y algunas escenas muy logradas. Teniendo en cuenta el riesgo que asume la propuesta, no es poca cosa.

H. A.

Nota: 3.25 / 5

Casa O’Rei”, de Santiago Cortegoso. Con: Miguel Borines, Victoria Teijeiro, Marián Bañobre, Teté García, Víctor Mosqueira y Xosé Manuel Esperante. Dirección: Santiago Cortegoso. IBUPROFENO TEATRO.

Salón Teatro, 14 de Junio de 2018

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: