Saltar al contenido

‘E.V.A.’ o el autoconocimiento para cicatrizar heridas

marzo 15, 2018

evacartel

Para celebrar sus bodas de plata, la compañía catalana T de Teatre –que, en los últimos tiempos ha dado espectáculos tan distintos como Delicadas, Aventura o Premios y Castigos- presentó en El Pavón Teatro Kamikaze E.V.A., una comedia dramática de historias cruzadas, escrita a seis manos por Marc Artigat, Cristina Genebat y Julio Manrique – que se encarga también de la dirección- y que, en primera instancia, reflexiona sobre el paso del tiempo, la amistad, el poso que pueden dejar las amistades en las personas y cómo pueden evolucionar las amistades que, en principio, se suponía que iban a ser para toda la vida, a veces en el peor de los sentidos. Y es que, además de ser el nombre de uno de los personajes que aparecen en la función, E. V. A. es un acrónimo que se refiere a la ‘escala visual analógica del dolor’ –una línea de diez puntos que mide cómo experimenta el dolor cada uno de nosotros-. El dolor, la ansiedad, aquello que nos tragamos y llevamos dentro y cómo aprender a gestionarlo son algunos de los temas principales que se abordan en E.V.A.,una historia poblada por mujeres aparentemente normales que, sin embargo, esconden cuestiones personales importantes pendientes de administrar.

eva1

La función empieza con Ágata, una de las actrices de T de Teatre, regresando agobiada a la residencia de la que se acaba de fugar su madre: un contratiempo que ahora mismo le viene fatal; porque está a pocos días de estrenar una función en Madrid, y debe cantar por primera vez en escena, algo que le produce pavor… Para ella actuar es lo primero. Con el devenir de los acontecimientos, vamos presenciando pequeñas escenas entrecortadas en las que aparecen Clara – una madre soltera preocupada por la marcha de casa de su hija de 25 años, que hace algún tipo de extraña terapia de autoconocimiento con Toshiro, una suerte de maestro zen japonés-, Paloma – una especialista en tratamiento y autogestión del dolor que trabaja como anestesista- o Lola –agente inmobiliaria marcada por su propia inseguridad-. A través de secuencias fragmentarias iremos conociendo retazos de las vidas de estas mujeres –también de la vida de Eva, la hija de Clara, a medio camino entre canguro y camarera- en historias que nos alternativamente de Barcelona a Estocolmo. Son pequeñas historias de incomunicación, de encuentros, reencuentros y desencuentros, como si el hilo del destino manejase las vidas de los personajes para provocar que ciertas cosas pasasen. Durante la primera hora de función parece que estamos ante una comedia ligera con algún chiste bien traído, sin que tengamos demasiado claro cómo encajar el puzzle que se nos presenta – un puzzle con demasiadas piezas-. Hay que dejar que la función avance y respire; porque una vez que se nos desvela el meollo de la cuestión – todas las mujeres han sido compañeras de clase que llevan años sin verse por algo que ocurrió en el pasado, y ahora va a suceder algo improbable que haga que coincidan, de nuevo en una situación límite- la función deja algunas escenas de honda carga dramática, servidas sobre todo en un par de poderosos monólogos que merecen mucho la pena. Artigal, Genebat y Manrique dan mucha información; y pretenden y consiguen que toda esa información acabe encajando: todo lo que vemos es por algo y cada dato conectará con otro que ayude a armar toda la secuencia. Tal vez por esto el montaje – que sobrepasa las dos horas de duración- resulte excesivamente extenso; sobre todo en una primera mitad que, aunque entretenida, tarda bastante en arrancar.

eva2.jpg

Pero, casi contra todos los pronósticos, la función termina abordando un tema que se ha visto mucho últimamente en teatro – mejor no decir cuál para evitar el spoiler- pero enfocado desde un nuevo punto de vista: cómo repercuten en los adultos que somos las experiencias traumáticas que tenemos de niños; y qué saben los demás de nuestro bagaje con dichas experiencias. E.V.A. toca asuntos como el dolor, la culpa y la necesidad de soltar lastre y seguir adelante con nuestras vidas, sea a través del perdón o de la venganza. Ante los ojos de los espectadores, lo que parecía una simpática comedia sin mayor trascendencia acaba teniendo una profundidad insospechada cuando Clara –por momentos envuelta en una pesadilla de la que no puede salir, como si algo la atormentase- deba afrontar lo que bien podría ser la luz al final del túnel; una situación que, casi sin pretenderlo, acabará salpicando directamente a su hija Eva, a Paloma; y al resto de las amigas del grupo. Una situación que obligará a que todos los personajes se hagan preguntas, decidan cómo quieren seguir con sus vidas; y tal vez también suelten lastre, cicatrizando viejas heridas para poder continuar… Una nueva oportunidad a través del conocimiento propio y ajeno.

eva5

Sorprende sobremanera que algo que en principio iba a ser una comedia ligera acabe encontrando el calado que finalmente encuentra; y es por ello por lo que, hasta cierto punto, la duración – a todas luces excesiva para lo que hay que contar- le juegue una mala pasada a la función. Siento que no se necesitan tantos datos ni tantas escenas, por más que se quiera hacer una historia de vidas entrelazadas; pero incluso diría que no es necesario que todo conecte como lo hace, que todo se explique y que la historia no deje ni un cabo al azar –sobre todo porque algunas de las historias menores aparecen un poco metidas con calzador-: el desenlace y el mensaje son suficientemente potentes como para que el propio espectador se hubiese podido hacer preguntas sobre la historia y los personajes; y, precisamente, acortar la duración de la función para centrarse en el conflicto dramático – incluso perdiendo parte de lo cómico- ayudaría a redondear una idea que acaba resultando interesante por la fuerza del mensaje que plantea. Toda la última sección de la función –más o menos desde que la pesadilla de Clara frente al armario se entrelaza con la llamada telefónica de Eva, en la que por fin entendemos algo tan fundamental como la dimensión que tiene la hija para la madre (y por qué Eva se convierte en uno de los personajes centrales), hasta el final- tiene un punch narrativo que justifica por sí solo la visión del espectáculo; y los monólogos de Clara por teléfono con Eva y Paloma están estupendamente escritos. Así pues, E.V.A. es una función innecesariamente extensa, que, aunque se toma su tiempo, acaba volando alto.

eva 4

El montaje que dirige Julio Manrique se basa en recursos audiovisuales y en una sencilla pero útil estructura de Alejandro Andújar que hace aparecer y desaparecer según qué elementos, segmenta acertadamente los lugares de acción y aporta la suficiente agilidad a una puesta en escena que transita por diferentes tiempos y espacios. El juego escénico móvil es lo suficientemente vistoso; y el montaje se sigue con interés en el tiempo que tarda en arrancar en parte gracias a lo vistosa que resulta la idea escénica. Todos los actores están en su sitio, si bien hay que señalar que estamos ante una función fundamentalmente de mujeres; en la que los roles femeninos tienen en general mayor recorrido que los masculinos. Puede que la palma se la lleven Carme Plá (Clara) y Marta Pérez (Paloma); porque después de todo son los dos personajes en torno a los que pivota la acción y esconden mucho más de lo que sus costumbristas interpretaciones nos permiten ver a primera vista: es cuando se nos muestra todo el arco de personajes – a cada una se le regala un monólogo de honda emoción- cuando vemos la construcción de los personajes en todo su esplendor. También Carolina Morro (Eva) hace crecer a su personaje –en un principio cargante- desde la niñata marisabidilla hasta la mujer superada por la situación, en un rol central pero relativamente breve al que sin embargo la actriz sabe sacar el jugo indicado. Ágata Roca (Ágata) y Rosa Gámiz (Lola) aportan al conjunto las oportunas dosis de comedia ácida, como lo que podríamos llamar dentro del grupo “las vecinas que todos tenemos pero no querríamos tener”, personajes reconocibles que gestionan su propia ansiedad encarándola hacia los demás. Entre los hombres, tiene más oportunidad de lucimiento el Yoshiro – el maestro iniciático de Clara- que interpreta Albert Ribalta con adecuada vis cómica, que los dos personajes de los que se encarga Jordi Rico. Ahora bien, es de ley reconocer que estamos ante un equipo cohesionado, que se nota que desprende complicidad y sabe bien cómo colocar según qué frases de comedia, ayudando a engrandecer un texto que, durante buena parte del inicio, resulta menor en apariencia; como también es digna de mención el paso de la vertiente más cómica a la más dramática del texto, y la buena gestión de las emociones por parte de los actores.

eva3

E.V.A. es, a fin de cuentas, una comedia dramática que acaba tocando temas muy serios, muy bien montada e interpretada, que se disfruta sobre todo cuando muestra toda su profundidad; aunque seguramente un buen recorte del texto en la sección inicial ayudaría a que los espectadores pudiésemos entrar más rápidamente en la dinámica. Pero, asumiendo que el meollo del asunto tarda en arrancar, incluso lo que plantea tiene bastante interés. Para terminar esta reseña, solo cabe felicitar a las T de Teatre por ese cuarto de siglo en activo, que no se cumple todos los días.

H. A.

Nota: 3.5 / 5

E. V. A.”, de Marc Artigau, Cristina Genebat y Julio Manrique. Con: Rosa Gámiz, Carolina Morro, Marta Pérez, Carme Pla, Albert Ribalta, Jordi Rico y Ágata Roca. Actores en vídeo: Mamen Duch y Carme Fortuny,. Dirección: Julio Manrique. T DE TEATRE / FESTIVAL GREC 2017 / TEATRE ROMEA / INSTITUT CATALÁ DE LES EMPRESES CULTURALS DEL DEPARTAMENT DE CULTURA DE LA GENERALITAT DE CATALUNYA.

El Pavón Teatro Kamikaze, 6 de Marzo de 2018

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: