Saltar al contenido

‘Birdie’ o el regreso de los pájaros perdidos

marzo 13, 2018

birdie cartel

Espectáculo en inglés

birdie3

La recordada foto de José Palazón que sirve de punto de partida al espectáculo.

En apenas una década, la catalana Agrupación Señor Serrano se ha hecho un hueco en el panorama teatral mundial – hay que señalar que actúan y son más reconocidos en el extranjero que en España-por sus montajes en los que parten de un sello tan propio como inmediatamente reconocible – espectáculos que aúnan el cine en directo, las maquetas, la manipulación de objetos o la videocreación para trazar parábolas de la situación social actual ligándolas con referentes del cine y la televisión- para crear espectáculos de corte político, crítico y muchas veces satírico acerca de algunos de los grandes conflictos globales del mundo en el que vivimos. Multipremiados a nivel mundial, fue la Mostra Internacional de Ribadavia la que me los descubriese hace unos años con A House in Asia aquel memorable espectáculo que convertía el conflicto del 11S, la persecución, captura y muerte de Bin Laden en lo que bien podríamos llamar un spaguetti western de indios y vaqueros por el que transitaban referentes tan dispares como Jerónimo, Blade Runner, Brad Pitt o Take That-. Ahora han regresado a la programación de Teatros del Canal con Birdie, una función que -valiéndose de las mismas técnicas audiovisuales de su anterior espectáculo- aborda, a partir de una noticia real que estuvo en todos los periódicos en su momento, un paralelismo entre la migración de los vencejos y el mundo de la inmigración con el mundo del golf y el cine –esta vez, claro, Los Pájaros de Hitchcock- como hilos conductores; mediante una dramaturgia que, sin embargo, difiere considerablemente de la que empleaban en A House in Asia.

Birdie – que en inglés significa ‘pajarillo’, pero también hace referencia a una jugada de golf- parte de la inolvidable fotografía de José Palazón en la que se ve a unos inmigrantes saltando la valla de Melilla mientras una serie de personas juegan al golf aparentemente impasibles para preguntarse qué tienen en común esos inmigrantes que huyen con los pájaros que migran, y hasta qué punto ambas opciones pueden ser consideradas una especie de ‘invasión’ peligrosa e incontrolable – como en la película de Hitchcock- para un mundo globalizado que tal vez no repare en lo importante de según qué situaciones; quedándose más en la superficie de los hechos – como sucede a primera vista con la fotografía de José Palazón-. Para ello, el colectivo que lideran Álex Serrano, Pau Palacios y Ferrán Dordal arma una especie de gran metáfora que parte de un día en la vida de José Palazón, ese fotógrafo que hoy va a hacer su fotografía histórica, aunque él todavía no lo sepa. Para contextualizar los hechos, primero se nos muestran los titulares de muchos periódicos de ese primer mundo globalizado el 22 de Octubre de 2014, los periódicos que lee Palazón en su casa antes de irse a trabajar. Acto seguido, se nos muestra la fotografía en cuestión, diseccionada y explicada con todo lujo de detalles, y se nos advierte sobre cómo se debe mirar una fotografía de forma correcta, sobre las diferentes maneras posibles de observarla y cómo el cerebro puede llegar a seleccionar aquello que prefiere ver, tal vez sin cuestionarnos lo que hay detrás.

birdie1.jpg

Desde este punto, Señor Serrano comienza una suerte de parábola que toma elementos como la película Los Pájaros – de la que se proyectan varios fragmentos tanto de la película como de la génesis en la que el propio director explica que no hay un único mensaje claro que quisiera transmitir, alternados con fotografías periodísticas-, conceptos como el de éxodo animal – explicado aquí con manadas de animales en miniatura que pueblan el escenario y acaban despeñándose en agujeros negros- o la tragedia de la inmigración frente a una sociedad globalizada que le da la espalda. La alegoría es clara y hasta se podría decir que un punto reiterativa en exceso: del mismo modo que los vencejos migran cada año pero acaban volviendo al lugar de origen; los inmigrantes sin embargo no pueden volver y han de luchar por la supervivencia; ante la indolencia y las represiones policiales sobre las que el relato hace especial y oportuno hincapié. Son, así y todo, dos ejemplos tan paralelos como contradictorios para una misma cosa: allá donde el pájaro es libre de volar y huir; el inmigrante se ve forzado a volar  hacia lo incierto. La voz en off que nos cuenta toda la historia – esta vez en un tono mucho más decididamente crítico y menos irónico que en A House in Asia, de manera que tal vez la dramaturgia de esta pierda algo de la fuerza que tenía aquella- expone datos y habla de concienciación; pero rehuye plantear soluciones y afirma en un desenlace con poco camino a la esperanza que la (in)migración es algo que siempre estará ahí y no podremos modificar por nosotros mismos: ya sea la de los vencejos -pájaros, por supuesto, de origen africano- o la de aquellas personas forzadas a huir para optar por una hipotética oportunidad. Unos y otros son, a fin de cuentas, pájaros perdidos en el tiempo que, como en el célebre tango de Piazzolla, vuelven – o, mejor dicho, tratan de volver- desde el más allá.

birdie4.jpg

Como sucedía en A House in Asia –una propuesta ácida, crítica, desternillante en su ironía sobre tantas cosas y sorprendente en su acabado- Birdie se vale de una poderosa e improbable amalgama de elementos – el cine, el golf, los pájaros, el éxodo Bíblico, la denuncia social…- para hablar de un tema de máxima actualidad aportando un punto de vista crítico que haga que el espectador saque sus propias conclusiones. Pero aunque la idea de partida es atractiva y da mucho juego, lo cierto es que los resultados acaban siendo esta vez mucho menos redondos; porque – más allá de algunos golpes bien traídos- todas las referencias que usa Señor Serrano para armar el relato no terminan de casar del todo. Hay hallazgos; pero puede que el hecho de optar por un lenguaje mucho más serio – dejando de lado las más de las veces aquel gamberrismo que subyacía con tanta claridad en A House in Asia– haga que el mensaje –tan necesario como tal vez demasiado evidente en los paralelismos que la compañía plantea- pierda algo de fuerza; precisamente por estar expuesto desde un lugar demasiado claro. Tal vez por tratarse de un asunto más cercano y que nos afecta a todos, puede que Señor Serrano – teniendo buenas herramientas sobre la mesa- no haya querido ir mucho más allá: hay una visión crítica más clara; pero al mismo tiempo menos gamberra, de forma que el espectador observa el espectáculo desde un prisma mucho más claro, pero también algo menos interesante. Una y otra son desde luego dos dramaturgias radicalmente diversas –y, hasta cierto punto, esto debe verse como valor en una compañía que evita repetirse- y tal vez sea cada espectador el que deba decidir si prefiere ver algo de corte más gamberro o analogías narrativas más literales como ocurre aquí; personalmente me quedo con el primer caso, en incluso aquí en Birdie son los hallazgos más irónicos – menos recurrentes que en otros espectáculos de la compañía- los que mejor me funcionan.

birdie2.jpg

Así y todo, el aspecto técnico, visual y de realización del espectáculo tiene, en su complejidad, un acabado ciertamente impecable que justifica por sí solo la visión del espectáculo. Tal vez el que conozca el excepcional aparato técnico que emplea la Agrupación Señor Serrano en sus performances pueda creer que le va a faltar el factor sorpresa; pero sin embargo hay que decir que el espectáculo – en el que se dan cita, como digo, grabaciones proyectadas, filmaciones en directo, manipulación de objetos y un espectacular trabajo de montaje- hay que decir que el espectáculo es, una vez más, deslumbrante a nivel visual y en términos de ejecución. El complejo entramado – que va más allá del mero cine en directo y es una propuesta pensada para ver en una doble vertiente de creación en directo, realización y resultado, sin esconder nunca el efecto óptico y permitiendo por lo tanto que el espectador pueda decidir con qué quedarse en cada momento. El control en la superposición de las técnicas, el tempo y la continuidad que demuestran Álex Serrano, Pau Palacios y David Muñiz garantiza una experiencia visual de altos vuelos que, al mostrarse despojada de cualquier truco, deja a la vista la extrema dificultad de realización de lo que hacen. En este aspecto, además, hay que señalar que Birdie puede tener una mayor complejidad técnica que espectáculos anteriores de la compañía: uno de sus más escalofriantes momentos incluye un espectacular efecto estroboscópico que se acerca a las tres dimensiones y proyecta iluminación directamente sobre el público, generando una sensación que pocas veces antes he experimentado en un teatro. Pero por encima de todo, hay que reincidir en lo que ya se conoce de esta compañía: su capacidad para levantar un espectáculo basado en la técnica audiovisual en tiempo real y ante nuestras narices sin el menor titubeo: que esta vez la dramaturgia sea de menor calado no quita en absoluto ni para valorar el gran acabado del espectáculo ni para reconocer su atractivo incuestionable, ni lo bien que le sigue sentado esta técnica tan particular al teatro. Simone Misdochter pone voz a los textos que contiene el espectáculo.

birdie5

Birdie es una nueva muestra de esta suerte de ‘teatro 2.0’ sobre el que experimenta Señor Serrano – ya han demostrado que es un camino perfectamente válido- al tiempo que consolida a la compañía como maestros de una particular forma de hacer teatro sin fronteras. Nuevamente se habla de temas muy serios y espinosos evitando aleccionar a nadie –esto siempre es un punto de agradecer- y, aunque la dramaturgia tal vez sea esta vez más inconexa y menos redonda que otras veces también hay que valorar la voluntad de la compañía de reinventarse y regenerarse constantemente. A nivel de ejecución y resultados es impecable; a nivel de contenido será cada espectador quien decida con qué tipos de mensaje conecta más.

H. A.

Nota: 3.5 / 5

Birdie”, una creación de Álex Serrano, Pau Palacios y Ferrán Dordal. Con: Álex Serrano, Pau Palacios, David Muñiz y Simone Misdochter. Festival Grec 2016 Festival de Barcelona / Agrupación Señor Serrano / Fabrique de Théâtre — Service des Arts de la Scène de la Province de Hainaut / Festival TNT — Terrassa Noves Tendències / Monty Kultuurfaktorij / Festival Konfrontacje Teatralne.

Teatros del Canal, 3 de Marzo de 2018

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: