Saltar al contenido.

‘La Escena Número 12’, o el teatro como forma de exorcismo

diciembre 7, 2017

escena12cartel

Presenta la compañía Venezia Teatro en Nave73 La Escena Número 12, un texto escrito dirigido e interpretado por el cada vez más prolífico José Gómez-Friha -le hemos visto dirigiendo y versionando Los Desvaríos del Veraneo o Tartufo; e interpretando recientemente una de las versiones de Vania que se han visto en Madrid esta temporada- junto a Marta Matute y Eleazar Ortiz. Una función que explora, en primera instancia, el hecho de la creación teatral y el teatro dentro del teatro; pero que acierta sin embargo al ir un paso más allá sugiriendo -no mostrando- ciertas corrientes soterradas entre los personajes, de manera que la creación de la pieza que se está ensayando durante la función podría llegar a ser una especie de exorcismo para conjurar algunas cuentas pendientes entre unos personajes que seguramente valgan más por lo que callan que por lo que dicen.

A dos semanas de un estreno, un afamado director escénico y su asistente de dirección -al que le une una relación de años- se afanan en rematar los flecos que quedan para poder llegar a la noche de la premiere. Como en todo proceso de creación, surgen los nervios, los desencuentros, las desavenenencias y una cierta relación de dependencia entre el pupilo y el maestro que, pronto descubriremos, va mucho más allá de lo meramente teatral. Ambos tienen mucho pasado en común, y todo parece indicar que la obra a estrenarse podría tener peligrosos tintes autobiográficos de algo que se intuye grande e importante en la vida de ambos; pero que nunca llega a aclararse del todo -ni falta que hace-. Será la llegada imprevista de una de las actrices del reparto -insegura ante ciertas cuestiones de dirección- la que acabe de tensar la cuerda de un proceso en el que, además de la creación en sí misma -el pupilo que se debate entre seguir eternamente las enseñanzas del maestro o lanzarse a la creación propia, al lenguaje propio, a crear- y el proceso de crecimiento de una función durante el proceso de ensayos, subyacen cuestiones personales que, por momentos, hacen que el material coquetee de forma muy bien jugada con el terreno del thriller.

escena121.jpg

No es frecuente que una única persona se lance a escribir, dirigir e incluso interpretar su propio texto; y puede que ese ‘todo por el todo’ sea uno de los puntos más flacos de un espectáculo que, por lo demás, resulta interesante. En otras palabras: de entrada creo que el texto de La Escena Número 12 es muy superior a su puesta en escena. Como dramaturgo -ha firmado varias versiones de clásicos, no sé si este sea su primer texto- Gómez-Friha ha acertado de pleno al encontrar el equilibrio entre un texto que hable del teatro y de la creación teatral, trufándolo además de un thriller que arroja más preguntas que respuestas. Esto es un acierto: porque el texto interesará a quienes hayan formado parte de un proceso de ensayos semejante -casualidades del destino, esta función me pilló en medio de uno-; pero además generará expectativa ante lo que puede acabar como el Rosario de la Aurora. Porque, como digo, más allá del amor que los tres personajes muestran por el teatro, hay nexos indudables que solo llegamos a intuir, y que confluyen en una escena cargada de tensión que puede llevarnos a cualquier parte. De forma bastante inteligente, sin embargo, Góimez-Friha renuncia a sacarse de la chistera algún recurso de telenovela de sobremesa -podría haberlo hecho y, por un momento, parece que así será- para dejar que sea cada espectador quien complete lo que verdaderamente ocurre en esa compañía. La necesidad de levantar ese espectáculo va más allá del mero hecho teatral, y director y asistente parecen haber pagado un precio -nunca sabremos cuál- para llegar donde están. Les va la vida -literalmente- en ello; y tal vez por eso el espectador estará esperando una explosión que ni llega ni falta que hace; porque lo verdaderamente importante en esta función es la labor del teatro como arma para conjurar fantasmas, para vaciarse e incluso para saldar cuentas pendientes: no nos importa cuáles sean en esta ocasión. En la estructura del texto de Gómez-Friha se intuyen ecos mayorguianos -no en vano es Juan Mayorga quien firma las escuetas notas al programa-, y esto revela en Gómez-Friha a un autor lo suficientemente audaz como para darle una vuelta de tuerca a un tema tan revisado como el teatro dentro del teatro incluyendo un elemento extra -el thriller- que en este caso sienta muy bien. Sin apartarnos de Mayorga, resulta imposible viendo esta función -salvando las distancia en trama e intenciones, claro- no pensar en El Crítico: Si Supiera Cantar, Me Salvaría con la que esta pieza comparte algunos paralelismos claros: es un elogio, claro.

La puesta en escena -que firma el propio autor- se vale de pocos elementos -una sala de ensayos a medio armar-, pero sin embargo resulta más problemática porque, incluso en un espacio pequeño como Nave73 -con el que se juega por completo de forma bastante acertada- se dan situaciones complicadas -y creo que relativamente fáciles de resolver- en las que con relativa frecuencia uno de los tres personajes queda de espaldas al público por posición; caso especialmente preocupante en lo que respecta al director de la función, que pasa gran parte de la función sentado en su mesa de trabajo colocada en primer término del escenario -pero de espaldas al público-, de manera que gran parte del tiempo es imposible ver la expresión de Eleazar Ortiz. Ignoro hasta qué punto este juego pueda ser buscado -cuesta creer que nadie haya caído en este detalle-, pero creo que reubicar algunos elementos escénicos -desplazar la mesa a un lateral del escenario, por ejemplo- ayudaría a ganar angulo de visión al público y mejorar una propuesta en la que, a día de hoy, el texto está por encima de una puesta en escena que no soluciona del todo según qué cosas.

escena122

Los tres actores están en su lugar. El siempre sólido Eleazar Ortiz paga el pato de tener que decir gran parte de su texto de espaldas al público y esto impide poder valorar del todo su construcción del personaje; pero incluso a pesar de ello sigue siendo un intérprete lo suficientemente solvente. Sin negarle la honradez actoral, sí tengo la sensación de que el asistente que interpreta Gómez-Friha funciona mejor en química en las escenas que tiene con Marta Matute que en las que tiene con Eleazar Ortiz -y dada la relación estrecha y de años que une a los dos personajes masculinos es un detalle que no deja de llamarme la atención-: y, en fin, Marta Matute se maneja con destreza en un personaje que crece desde la inseguridad inicial, porque, de alguna manera, podríamos decir que su rol es el prototipo de la actriz que necesita el teatro para expresarse: Matute lo sabe bien y construye el crecimiento de un personaje que acaba llevándose los mejores momentos en unas escenas finales que permiten no solo valorar el crescrendo dramático de la actriz, sino también todo el dibujo de la curva del personaje, algo bastante más complejo de lo que pueda parecer en un principio.

En líneas generales, podríamos concluir que La Escena Número 12 es un texto que muestra un autor interesante, con una capacidad para dotar de interés materiales que ya se han revisado previamente en el teatro; pero que tal vez podría mejorarse respecto a algunas cuestiones de puesta en escena. Así y todo, el texto mantiene la atención y las interpretaciones son lo suficientemente sólidas como para garantizar un buen rato de teatro. Y, desde luego, tengo la sensación de que escribiendo sus propios textos, Gómez-Friha ha encontrado el camino que mejor juego le puede dar; porque convence más como autor que como director o como actor: y esto es un elogio, claro.

H. A.

Nota: 3.25 / 5

La Escena Número 12”, de José Gómez-Friha. Con: José Gómez-Friha, Marta Matute y Eleazar Ortiz. Dirección: José Gómez-Friha. VENEZIA TEATRO.

Nave 73, 20 de Noviembre de 2017

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: