Saltar al contenido

‘Sensible’, o pulsiones

octubre 26, 2017

sensiblecartel

El bailarín Chevi Muraday ha popularizado desde hace algún tiempo un género híbrido que aúna danza y teatro, música y palabra, para dar lugar a espectáculos ya tienen su sello propio y han conseguido fidelizar a un gran número de público. Return, En el Desierto o El Cínico son solo algunos ejemplos más o menos recientes. Ahora ha ido un paso más allá con Sensible, una función en la que Muraday comparte protagonismo con Kiti Mánver y que parte de la adaptación que Juan Carlos Rubio ha hecho a partir de 24 Horas en la Vida de una Mujer Sensible, la novela de Constance de Salm publicada en 1824, que explora las pulsiones eróticas de la pareja que forman una acaudalada mujer madura y su joven amante, enfrentados a un malentendido que llevará a la mujer a bordear el paroxismo en un estado cercano a la locura ante una situación -de clara dependencia emocional cercana a lo enfermizo- que no puede controlar cuando duda de la supuesta infidelidad de su enamorado al verle charlar con otra mujer a la salida de la ópera. Ante la duda razonable, Constance prefiere agarrarse a un clavo ardiendo; renuncia inconscientemente a solucionar el conflicto y se lanza sin remedio a un viaje sin retorno que devorará todo a su paso. Completa la trama un hombre perdidamente enamorado de la protagonista, que acabará siendo un vehículo de comunicación ante la ansiedad que sufre ella; y que se convierte entonces en una pieza fundamental en el desarrollo de un conflicto que camina inevitablemente hacia la destrucción de todos los que lo habitan.

Puede que a día de hoy este relato en concreto -con mucho de corte epistolar- haya perdido gran parte de su atractivo en favor de historias de corte semejante que abordan la temática de la destrucción a través de una suerte de amor tóxico, dependiente y tal vez también mal entendido -los hay más interesantes y del mismo corte temático en diversos géneros, digamos desde Las Amistades Peligrosas hasta La Voz Humana, por poner dos de los ejemplos más claros-. El relato de Constance de Salm -inevitablemente hijo de su época y que difícilmente puede entenderse sin ese contexto histórico- plantea el interés de transitar el el alma de los personajes, casi a través de una especie de flujo de conciencia que se deja escuchar a modo de correspondencia; pero a su vez no escapa de ciertos giros propios del folletín -y ojo: entiéndase folletín con todo el respeto hacia el género, sin ninguna connotación despectiva- que puede que le reste algo de interés como historia. Un interés que otros ejemplos similares sí poseen sobre todo por el dibujo de trama y personajes. Así las cosas, se puede decir que Veinticuatro Horas en la Vida de una Mujer Sensible puede verse como un tipo de literatura feminista que, a día de hoy, seguramente tenga un interés que pasa más por ser filológico para los cada vez más manidos estudios de género que real. En este sentido, con seguridad la selección del texto -pudiendo haber escogido otros superiores de corte semejante- reste algunos enteros al resultado final; aún reconociendo que, si bien el texto parece un obstáculo inicial, este obstáculo acaba salvándose gracias a un montaje bien planteado, cuidado en lo estético, sugerente en las imágenes y servido por dos intérpretes sólidos.

sensible1

A pesar de todo, Juan Carlos Rubio ha acertado al no alejarse demasiado del género en el que se está moviendo, y plantea su adaptación sin huir de ese género folletinesco -ni siquiera en ese nuevo final que nos plantea en su versión, tan previsible como adecuado a la real naturaleza del relato-. Rubio traslada la trama casi un siglo adelante y de Francia a Estados Unidos -todo parece indicar que la trama transcurre aquí en el primer cuarto del siglo XX- y la plantea como una pulsión mental casi enfermiza de Constance, que aborda sus cartas a veces como confesiones y otras veces como meros flujos de conciencia de pensamientos y hechos que nunca van a materializarse más allá de su conciencia. Así, todo el relato fluye como si se tratase de pulsiones: pulsiones eróticas, pulsiones amorosas; incluso pulsiones mentales que le dan al conjunto un ritmo muy adecuado al mundo de la danza. Este mundo de la pulsión -que tan bien casa con el mundo de la danza, puesto que la figura masculina muchas veces no es más que una proyección de la imaginación de la protagonista-, Juan Carlos Rubio ha sabido integrar y equilibrar una propuesta que, con claro peso de lo textual, ha sido capaz de darle un peso lo suficientemente sólido a la danza; sobre todo conforme avanza la propuesta. Juega además de forma bastante inteligente con una alternancia entre voz en directo y voces en off -un recurso que no siempre me parece pertinente en teatro; y que aquí sin embargo está bien integrado- para separar no sólo la distancia física, sino también la distancia mental que hay entre ambos personajes. Puede que la reescritura del final se cebe en el fatum trágico de los personajes protagonistas más de la cuenta; pero habida cuenta del material con el que se trabaja, creo honestamente que Rubio ha tomado la mejor opción posible: este texto no tendrá seguramente la profundidad de otros del mismo corte, sí; pero Rubio parece casi asumirlo con total franqueza y jugar con las reglas del género para que beneficien lo más posible al resultado final, con lo cual a la larga acaba por convertirse en un punto a favor para que la adaptación sirva a la idea del espectáculo.

sensible3

La distancia y todo lo que esa distancia física y comunicativa que se establece entre los dos personajes protagonistas acaba derivando en el mayor obstáculo hacia la feliz resolución de la trama. Seguramente es por ello que la mayor parte del tiempo la puesta en escena separa a actriz y bailarín en las dos mitades del escenario, presidido por un elemento central a medio camino entre una cama y un tálamo -como clara metáfora de ese amor que aquí solo destruye- cerrada por un cortinaje trasero. Los pocos momentos en que los personajes se unen en el espacio -por más que los dos estén presentes en escena casi todo el tiempo- constituyen las secuencias de danza; y en estas la estructura giratoria juega un papel definitivo para crear atmósferas y ambientes que nos devuelven a ese mundo de pulsión en el que se mueve toda la historia. Con pocos elementos -hábil idea escenográfica de Curt Allen Wilmer, bien iluminada por Juanjo Llorens-, Juan Carlos Rubio crea como digo imágenes atractivas, que hacen que el espectáculo se siga con interés por ese firme cuidado por la estética. Para redondear el buen resultado final, tal vez habría que buscar la manera de que algunos efectos con objetos -posiblemente de plástico- se puedan solucionar de alguna manera que no hagan que el impacto visual y sonoro sea mayor; porque tal y como están planteados ahora puede que pierdan algo de fuerza. Así y todo, hay que insistir en el provecho que saca Juan Carlos Rubio a muy pocos elementos para crear un espectáculo de un atractivo estético fuera de toda duda. No quisiera dejar de destacar lo bien que sirve la partitura de Julio Awad a la rítmica de pulsión que sugiere toda la propuesta.

sensible2

Que Chevi Muraday es uno de los mejores bailarines de nuestro país es algo que ya no sorprenderá a nadie; y su implicación en este tipo de propuestas están sobradamente probadas. Su personaje funciona sobre todo como proyección de los pensamientos de Constance, y en este sentido Muraday maneja de forma admirable la capacidad de expresar con su cuerpo algo que debe conducirnos directamente a un estado de ánimo. Pero puede que esta vez su rol quede reducido a un cierto segundo plano -incluso si, como ya he dicho, ambos intérpretes permanecen en escena los 70 minutos que dura la propuesta- en favor de una Kiti Mánver que maneja de manera formidable un material textual poco agradecido; porque sabe sin embargo hallarle el equilibrio justo entre la sinceridad que debe transmitir el personaje, sin renunciar a un cierto tono de poética muy propio de este tipo de relatos, en el que la actriz -que, desde Las Heridas del Viento, lleva años esperando una propuesta teatral a su altura que le permita descollar como demuestra que sabe- acierta de pleno: haber crecido un milímetro más bordearía lo impostado, pero Mánver -creo que consciente como el resto del equipo de la verdadera naturaleza del material que tienen entre manos- encuentra sin embargo el punto exacto para que el resultado funcione; cargando de manera brillante con gran parte del espectáculo sobre sus hombros. Este tipo de propuestas híbridas a menudo nos han permitido descubrir capacidades desconocidas para la danza en un buen número de actores y actrices; no es el caso de Mánver que, sobradamente curtida en la danza como ya ha demostrado en muchos espectáculos, no nos da otra sorpresa que la de encontrarla todavía desenvuelta y en plena forma. Gran parte del éxito de este espectáculo corresponde a tener a una actriz de este calibre al cargo, y créanme si les digo que lo que hace aquí no es sencillo.

En fin, Sensible parte de un texto de dudoso interés real en la actualidad para acabar configurando un espectáculo con bastantes virtudes -sobre todo de toma de decisiones, puesta en escena y elección de elenco-; que tiene además el acierto de no excederse más de la cuenta con la duración. De haber contado con un texto de mayor enjundia -sin salirnos de esta temática de atracción fatal, se me ocurren unos cuantos…- el resultado todavía hubiese podido crecer más.

H. A.

Nota: 3.5 /5

Sensible”, versión libre de Juan Carlos Rubio sobre la novela de Constance de Salm. Con: Kiti Mánver y Chevi Muraday. Dirección: Juan Carlos Rubio. CONCHA BUSTO PRODUCCIONES / JUAN CARLOS RUBIO PRODUCCIONES / AVANTI TEATRO / ROVIMA PRODUCCIONES / AVANTI TEATRO / GALDO MEDIA / MUCHO RUIDO RECORDS / LOS DEDAE / TXALO PRODUCCIONES

Teatros del Canal (Sala Verde), 4 de Octubre de 2017

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: