Saltar al contenido

‘Es mi Hombre’, o quitarle el polvo al cuplé

septiembre 25, 2017

ESMIHOMBRECARTEL.png

Cualquier proyecto que se distinga por tener un sello de identidad propio ya se merece como mínimo un respeto. Es Mi Hombre -la propuesta que presentan las Livianas Provincianas en horario de sábado por la noche en El Umbral de la Primavera- da, en primera instancia, una especie de vuelta de tuerca al concepto -cada vez más olvidado- de café-concierto. Pero, además, va más allá al volver a traer a primera línea de la cartelera un género como es el cuplé sicalíptico -el cuplé picante, picarón; un clásico en España durante la primera mitad del siglo XX, con unas músicas y unas letras que combatían la tristeza de una España deprimida y azotada por los coletazos de la guerra y que a día de hoy han pasado, de alguna manera, de generación en generación- en un formato que se apoya en las formas tradicionales; sin dejar por ello de aportar un toque actual, fresco y directo. Casi como si se riesen de forma amable de unos tópicos de esa tradición que, seguramente, hoy sólo puedan verse desde ahí: desde la risa que en ningún momento nos hace perder de vista el papel histórico que han tenido todas estas canciones en su contexto y en su tiempo.

Ya desde antes de entrar al ambigú del Umbral de la Primavera -porque la función, con mucho de site-specific, transcurre en un ambigú, a modo de café, tal y como hubiese pasado en aquellos tiempos- nos reciben la Berta y la Reme, dos costureras que tienen su taller en el número 17 de la Plazuela del Tribulete -sí, como en el celebérrimo cuplé- y que ejercen de modistillas de día y cupletistas de noche. Para ganarse la vida, nos ofrecen individualmente sus servicios de costura antes de que tomemos asiento, lo mismo para un roto que para un descosido.

LIVIANAS1

Una vez que nos situamos, descubrimos que Es mi Hombre no es tanto un espectáculo de cuplé, sino el último grito desesperado de la Berta y la Reme para vendernos sus servicios, casi a modo de teletienda. Desde ajustes en ropa hasta trajes de novia, trajes de baño o incluso un pulverizador marca de la casa. Es el punto de arranque para entrar en confianza con estas dos mujeres que, apoyadas en una sencilla pero eficaz dramaturgia de Sergio Adillo Rufo que sirve para hilar los temas, van desgranando todo un ramillete de éxitos del repertorio cupletístico -aparecen por supuesto “Es mi Hombre” o “La Chica del 17”; pero también “La Regadera”, “El Pulverizador”, “La Vaselina”, “Ven y ven”y toda una serie de clásicos que no pasan por alto ni los “Cuplés de las Viudas” de La Corte de Faraón -zarzuela con mucho de revista-. En un ambiente de complicidad con el público, con el que no dudan en interactuar, la Berta y la Reme van dibujando retazos del papel de la mujer en aquel tiempo, ya sea a través de sus propias historias o a través de las voces de los pueblos que habitaban antes de llegar al Madrid castizo del que se han escapado ahora para venir a parar a este ambigú. Así pues, Es mi Hombre tiene el acierto pleno de ir más allá de un mero concierto, al haber cincelado tanto una trama -sencilla, pero directa y eficaz- y, sobre todo, crear unos personajes con personalidad propia, que permiten desde luego esa complicidad con el público que es base de la propuesta. Siempre se queda algún título fuera de programa -la escena de los bañadores pierde por ejemplo la oportunidad de traer a colación cierto hit del género-; pero lo cierto es que se ha levantado un espectáculo cercano a los 90 minutos que, con mínimos elementos, consigue mantener una teatralidad verdaderamente ejemplar.

LIVIANAS2

La puesta en escena que firma Carlos Tuñón asume bien esa voluntad de experiencia y de site-specific que parece ser la clave de la propuesta. Juega bien con cada rincón del espacio -y, en ese sentido, puede que ver este espectáculo en otro emplazamiento obligue a cambiar muchas cosas- e integra al espectador no sólo en el espacio -que comparte con las actrices y el pianista sin ninguna clase de barrera de por medio- sino también en el devenir de la trama. Así, el público es constantemente interpelado e invitado -pero no obligado- a participar; y esa capacidad de respuesta del respetable ayudará a crear un clima -que posiblemente sea variable en cada función- capital en el devenir de la representación. En cualquier caso, este componente de complicidad mutua es una de las bases de ese género de café-concierto revistero; y en ese sentido la idea de Tuñón para este montaje en el que unos y otros se entremezclan es, claramente, la de recuperar el espíritu del género; si acaso mirándolo desde el ahora y el aquí. Tanto por el ambiente íntimo que se crea como por la complicidad inmediata del público, ese objetivo queda perfectamente logrado: uno podrá pensar que la propuesta es sencilla en apariencia; pero pocas cosas más complicadas hay en teatro que conseguir un ambiente distendido entre los intérpretes y el público, como el que se consigue aquí.

Queda por comentar el trabajo de las dos actrices, Irene Domínguez y Paloma García-Consuegra. Lo primero que hay que destacar es que nos encontramos ante intérpretes completas; que no son ni actrices que cantan ni cantantes que actúan, sino profesionales perfectamente preparadas tanto para una vertiente como para la otra, ambas en perfecto equilibrio. Resulta infrecuente encontrar intérpretes tan jóvenes pero de una formación integral tan sólida, porque el canto es de calidad como lo es su capacidad expresiva en escena. A todo esto hay que sumar la vertiente de la improvisación -constante en este espectáculo- que muestra en Domínguez y García-Consuegra a dos actrices resolutivas, y con todos los recursos necesarios para sacarse de la chistera ante cualquier imprevisto. Como las buenas cupleteras, estas dos actrices desconocen el concepto de vergüenza a la hora de enfrentarse en el cara a cara y en el tú a tú con el espectador; y haber afrontado este espectáculo -en apariencia tan sencillo, pero a la vez tan complicado por ese carácter de inmediatez que implica- con garantías demuestra que ya están preparadas para cualquier cosa. Acompaña al piano Juando Martínez Montiel desde una posición que no siempre facilita la comunicación visual con las actrices, pero sin que haya descuadres especialmente notorios en el tempo. Quizá, eso sí, por una cuestión historicista convendría contar con un tipo de piano más apto a este repertorio -pero a la vez comprendo que el carácter ‘portátil’ de la propuesta obliga a utilizar asimismo un instrumento portátil-.

livianas5

Pero son muchas, en suma, las virtudes que acumula Es mi Hombre. Porque es distendida y establece bien ese contacto con el público, porque cuenta con unas intérpretes capacitadas para este tipo de reto; pero sobre todo porque recupera un tipo de teatro cada vez menos recurrente -el del café-teatro- y un género olvidado, infrecuente y difícil -algunos todavía no olvidamos ciertos patinazos recientes en cuestiones de estilo del Teatro de la Zarzuela con el género de la revista…- con unas garantías que no siempre se dan. Resulta interesante encontrar a un equipo joven pero ya sobradamente preparado recuperando este tradicional género, mirándolo además desde hoy, con una visión amable y entrañable que no por ello hace perder de vista la verdadera naturaleza del género. Recomendable para amantes del género, para curiosos, y para los que quieran ver una apuesta distinta.

H. A.

Nota: 3.75 / 5

Es mi Hombre”, de Livianas Provincianas. Sobre una dramaturgia de Sergio Adillo. Con: Irene Domínguez y Paloma García-Consuegra. Piano: Juando Martínez Montiel. Dirección: Carlos Tuñón. LIVIANAS PROVINCIANAS.

El Umbral de la Primavera (Ambigú), 16 de Septiembre de 2017

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: