Skip to content

‘A Galiña Azul’, o lo infantil desde el rigor y el respeto

julio 24, 2017

galina-azul-cartel

Espectáculo en lengua gallega

El género del teatro infantil -uno de los que más y mejor se exportan en la actualidad- es de los más complejos que existen. No sólo porque el público infantil seguramente sea el más implacable y sincero -o mantienes su atención o no la mantienes…-, sino porque además hay muchos ‘infantiles’ que se escudan en esa etiqueta para generar algo sólo dirigido a los niños, a lo que tal vez se le pueda exigir -erróneamente…- menor calidad o menor ambición a que una función para adultos: de esto último se han visto varios casos. De hecho, seguramente, el buen teatro infantil sea ese que hace justicia a la famosa etiqueta ‘para todos los públicos’: un teatro que llegue al público infantil; pero que tenga a su vez la calidad suficiente para atraer también al público adulto como producto teatral. Y es ahí donde hay que ubicar esta versión de A Galiña Azul -célebre cuento del añorado escritor y periodista Carlos Casares, autor homenajeado en las Letras Gallegas 2017-, a cargo de Tanxarina Títeres. Un espectáculo destinado a público infantil, pero con una factura lo suficientemente sólida y cuidada como para interesar a otros públicos, por su voluntad de ser ante todo buen teatro.

El cuento de Casares -la historia de un niño que tiene por mascota a una gallina azul que pone huevos de colores; perseguida y condenada por el alcalde del pueblo por el mero hecho de ser azul; y las argucias del chaval para zafar a su gallinita de la condena impuesta- aparece aquí contada con claridad, en un montaje que alterna muñecos de las más diversas índoles -el concepto del títere en una acepción muy extensa- con teatro de actores, consiguiendo un equilibrio que va muy a favor del resultado final.

En la versión, clara y concisa, que firma Cándido Pazó, conviven lo narrativo con el diálogo; y los tres intérpretes son alternativamente narradores/actores -que dialogan con las marionetas- o manipuladores. Teatralmente hay diversos juegos interesantes -tanto para los cambios de escenografía, varios (bonitos diseños con muchos elementos del día a día de Pablo Giráldez); como para los cambios de código de la narrativa al diálogo, resueltos aquí con un pequeño símbolo que denota la mano de un hombre de teatro como es Pazó-. Hay, además, bastante de retranca en el retrato de este pueblo entero que acaba apareciendo sobre el escenario, desde ese viejecito que vive entre el sueño y la realidad dormitando en su mecedora, hasta el tonto del pueblo que acaba sacando las castañas del fuego o un acertado retrato de la política corrupta, ya sea por medio de ese alcalde tirano o de esa pareja de policías que sueñan respectivamente con medrar o jubilarse; pero que bordean constantemente la más insolente incompetencia, indispensable para que se genere la comedia. E incluso hay en la versión de Pazó varios signos de crítica social a ese mundo de lo diferente que denuncia el cuento; con un guiño que liga ciertamente la trama al público adulto: el alcalde de la localidad -un corrupto- el que quiere expulsar a la gallina, mandarla fuera por diferente, tiene un parecido asombroso con Donald Trump; en un juego que es la prueba más tangible de que este espectáculo trasciende la etiqueta de ‘teatro familiar’, de forma completamente consciente.

galiña1.jpg

A lo largo de A Galiña Azul se observa, como digo, un gran mimo y cuidado por la manera de hacer las cosas. Puede que visualmente sea menos compleja que, por ejemplo, Trogloditas; pero hay una atención incuestionable por el detalle, por lo minucioso: tanto en la puesta en escena cuidada -por lo variado y funcional de la escenografía, por la cuidada iluminación- como en la variedad de muñecos que acompañan a los tres actores -de un atractivo y una simpatía inmediatos-, y en esa voluntad de hacer un teatro de títeres que trascienda con mucho el género del guiñol, por la variedad de las formas y técnicas de manipulación de los distintos muñecos -que dan mucha agilidad visual a la pieza- y por la voluntad de hacer teatro, un teatro que cuente cosas y que tenga cuidado con el texto, a pesar de ser infantil -o precisamente por ello-: aquí hay una dramaturgia sólida, tal vez para niños; pero que habla a los niños de tú a tú, de igual a igual y no como si fuesen tontos… -y no siempre se puede decir lo mismo de otros infantiles-; y que, por supuesto, habla también al público adulto. La función acaba, por cierto, con un tema que se vuelve tremendamente pegadizo; en el mejor sentido de la sencillez que impregna este tipo de músicas del teatro infantil.

galiña3

Algunas de las simpáticas marionetas que aparecen en la función

En este montaje los muñecos no se vuelven un elemento que obligue a esconder la naturaleza teatral ni actoral del espectáculo; sino que aportan, suman y conviven en perfecta armonía -casi se diría que al más auténtico estilo de una suerte de Barrio Sésamo en miniatura: es un elogio, claro- con los actores -sobre el escenario Miguel Borines, Andrés Giráldez y “Tatán”, tres intérpretes de dilatada experiencia no sólo en el mundo del títere, sino también en el mundo del texto, cosa que se nota sobremanera- que transitan por los diferentes planos narrativos con fluidez, y se mueven con soltura en las distintas técnicas de manejo de los muñecos. La sensación final es, desde luego, la de miniatura de orfebrería hecha con rigor y gusto.

Puede que no todos los pequeños que había en la sala entrasen al juego como nos gustaría -siempre es difícil poner un límite o una edad adecuada a partir de la que se pueda disfrutar del espectáculo-; pero sin embargo un buen número de ellos fueron bien cómplices con gusto y se lo pasaron pipa. Y, desde la óptica del adulto, se siente que estamos viendo un espectáculo riguroso, elegante, bien planteado y concienzudo de idea, realización y ejecución. Debería ser la tónica de los infantiles, pero cada vez es más difícil verlos de esta calidad.

galiña2

La función se encajó en la Mostra Internacional de Ribadavia con doble pertinencia: como homenaje a Carlos Casares dentro del marco de las Letras Gallegas 2017; y como recuerdo póstumo y emocionado al titiritero Miquel Gallardo, alma de la compañía Pèlmanec, premio del público el pasado año en la Mostra Internacional de Ribadavia 2016 con Don Juan: Memoria Amarga de Mí,  y que aparece en ‘Mis Funciones Memorables de 2016 con su versión de El Avaro -miren qué coincidencia: otro espectáculo infantil que, como ocurre con este, trascendía con mucho esa etiqueta- y fallecido desgraciadamente de forma prematura e inesperada el pasado Junio, mientras preparaba El Traidor un espectáculo de títeres para adultos que debía haberse estrenado este mismo día en la MIT Ribadavia. Estoy seguro de que a Gallardo -que tenía una forma plural de entender el mundo del  bastante cercana al espíritu de Tanxarina- le hubiese gustado este espectáculo, y con eso creo que está todo dicho.

Felicidades a Tanxarina por tratar el teatro infantil con este rigor y por atreverse a innovar en el mundo de los títeres, dándole al público infantil justo lo que merece: un producto de gran calidad.

No quisiera terminar este escrito sin sumarme al homenaje con mi recuerdo cariñoso a Miquel Gallardo, sin duda la más añorada presencia en las calles de Ribadavia en el transcurso de este Festival en el que, aún sin estar ya entre nosotros, estuvo bien presente en la memoria de quienes le conocimos y admiramos su trabajo: Descanse en Paz.

H. A.

Nota: 3/5

A Galiña Azul”, de Carlos Casares. Adaptación teatral y supervisión escénica: Cándido Pazó. Con: Miguel Borines, Andrés Giráldez y Eduardo R. Cunha “Tatán”. TANXARINA TÍTERES.

XXXIII Mostra Internacional de Teatro de Ribadavia (Auditorio Manuel María da Casa da Cultura), 22 de Julio de 2017

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Ququi Naveira Velasco. permalink
    julio 26, 2017 07:59

    Parabens, Hugo. Grazas pola critica. Acertada e trazada con rigor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: