Skip to content

‘Anna Karenina’, o qué contar y cómo contarlo

junio 12, 2017

kareninacartel.jpg

Convertir en teatro cualquier obra cumbre de la literatura universal es siempre una hazaña llena de escollos que hay que saber salvar. Se han visto algunas operaciones triunfales, pero la cosa no siempre da el resultado esperado, muchas veces con el original mismo como primer muro infranqueable. Adaptar al teatro una novela de la enjundia y del calibre de Anna Karenina es un reto siempre complicado. Pero, como todo, se puede lograr. No en vano, hace un par de años se presentó una notable versión teatral de otra obra literaria rusa de peso, como era Los Hermanos Karamázov -mastodóntica obra de Dostojevski- con mejores resultados que los que uno podría esperar a la vista del libro. Ahora bien, abarcar la inmensidad de la novela de Tolstoi en apenas 100 minutos es una tarea imposible, salvo que se tenga muy claro qué se quiere contar y cómo va a contarse. Y la presente versión teatral cuenta con algunas ideas interesantes, algún momento estético; pero viene lastrada por una versión -curiosamente firmada por Armin Petras, hombre de teatro- que no ha sabido equilibrar ni el qué ni el cómo. El resultado es un acercamiento confuso a la historia que, en su afán por reducirla a esos 100 minutos -recordemos que Karamázov excedía con amplitud las tres horas, aún renunciando a contar gran parte de la historia…- se deja en el tintero algún aspecto esencial, cabalga al galope a través de la compleja novela y tiene agujeros argumentales que despistarán no sólo a quien no conozca la obra original, sino incluso a quienes sí la conozcan. Pero es que en apenas 100 minutos, es imposible contarlo todo.

karenina2

La versión del texto que firma Armin Petras va directa al meollo de la cuestión en primera instancia: es conveniente tener claras las relaciones previas entre personajes -muchas- para no perderse, porque se comentan de pasada y a velocidad vertiginosa. Asumiendo esto, y asumiendo que hay partes de la novela que directamente desaparecen, lo cierto es que la versión del texto toma el triángulo amoroso Karenin-Anna-Vronski como motor de la acción; exponiendo la gran mayoría de las tramas colindantes de pasada, casi como algo que complete a la historia principal. Aún así, en un primer la cosa funciona razonablemente -si asumimos todo lo que no va a aparecer de la obra, que es bastante-; pero llegado un momento, como si se acabase el tiempo establecido de metraje, los secundarios desaparecen sin dejar rastro -muchas veces dejando sus tramas completamente abiertas- y la historia se encamina hacia su final. Lo dicho: creo que la poda ha sido excesiva, y que la sensación final es de cierta confusión. Dado que la idea inicial no es del todo mala, creo que si se hubiese planteado una versión más extensa -hablo de extenderla el doble, o más…- tal vez se podría contar la historia sin provocar esta sensación de confusión. Porque, como digo, hay algunas ideas: no está mal la idea de una versión que aúne diálogo y narración -esto es, muchas veces los personajes se refieren narrativamente a los estados internos de los personajes-, porque lo que pasa por dentro es fundamental en esta obra, y la prosa resulta de altos vuelos. Puede que se abuse del recurso de las voces en off para unir escenas, pero a la vez es un recurso interesante para navegar en los sentimientos de los personajes -aunque demasiado explotado-. Pero volvemos sobre la misma idea: a esta versión del texto de Tolstoi le falta mucho -pero que mucho- metraje para abarcar siquiera lo esencial de la obra: tal y como está ahora, apenas es un acercamiento demasiado superficial a una trama que, por supuesto, es mucho más que el triángulo amoroso principal; y Anna Karenina es mucho más que una historia de (des)amor.

karenina1

Francesco Carril -el celebrado protagonista de Furiosa Escandinavia– se pone aquí en el rol de director -había dirigido hace un par de años con bastante éxito Mejor Historia que la Nuestra, de Lucía Carballal, que no alcancé a ver-. En esta ocasión, sobre una versión del texto que es ya de por sí compleja, renuncia a lo fácil y opta por traer la historia al hoy -personalmente intuyo que funcionaría mejor en su época, porque estamos ante una historia muy sujeta a unas convenciones sociales que no se leen de la misma manera en la actualidad, por más que aquí la versión pase por la problemática social (algo importantísimo en esta obra) poco menos que de puntillas…- y contar la trama desde un espacio prácticamente vacío -en escena, apenas una mesa que los actores van moviendo-, con los intérpretes dispuestos en sillas en los laterales, esperando su turno y realizando los cambios de vestuario casi a la vista. Esta opción del espacio vacío salva sobremanera la cantidad de espacios en los que transita la acción; pero hubiese requerido de una versión del texto más sólida para funcionar: porque si el seguimiento de la acción ya es de por sí complicado, más lo es aún desde el espacio vacío. Hay alguna idea audaz y hasta teatralmente interesante -esa fiesta en la que estalla la pulsión erótica entre los protagonistas, a ritmo de “Una Furtiva Lagrima” es un momento tan bizarro como sugerente, y funciona francamente bien, como lo es la temperatura que alcanza el monólogo final de Anna-, pero tengo la impresión de que, con la versión del texto sobre la mesa, esta idea de espacio vacío termina de complicar las cosas más que ayuda a seguir la trama. Tampoco creo que este escenario sea el que más ayude a que esta propuesta luzca en todo su esplendor -ganará seguramente en distancias y espacios más íntimos-.

Por otro lado, la idea de espacio vacío exige un mimo extremo en las actuaciones, un potenciar las relaciones turbulentas entre los personajes en una historia que es puro fuego. Y en lo actoral a esta versión le falta en muchas ocasiones esa indispensable pasión -una pasión que, de existir como sería deseable, seguramente hubiese dejado el espacio vacío en una mera anécdota. Resulta extraño que en una dirección de un actor intenso y pasional como es Carril se echen en falta, precisamente, intensidad y pasión. De entre los siete intérpretes de un reparto muy desigual -es otro de los problemas de la propuesta: hay de todo, pero no todos están a la misma altura- se puede decir que, en general, las mujeres están más inspiradas que un reparto masculino más frío y descafeinado. Hay que destacar la entereza de Mamen Camacho en el rol protagonista, con algunos momentos acertadamente pasionales y un final muy inspirado, o lo bien resuelta que está la Dolly de una Andrea Trepat que defiende como una jabata lo poco que tiene -lástima que el personaje se diluya de pronto…-: habrá que verla en algo que permita reafirmar las buenas intenciones que aquí se intuyen -me perdí Intemperie…-. Y, en fin, el gran equilibrio que encuentran Gracia Hernández en Kitty -le sospecho un potencial brutal y me gustaría verla en otras cosas- y Diego Toucedo en Levin, seguramente el personaje mejor construido de toda la función: en ellos dos sí sale a relucir una química como pareja que hace que sus escenas se pongan en primer término; una química que en el resto de las parejas casi nunca se palpa. El resto del reparto, a bastante distancia, a veces no muy adecuados a los roles que les tocan en suerte -y esto debe ser una cuestión de casting o dirección, porque hablamos de intérpretes bastante sólidos-.

karenina3

A fin de cuentas, esta versión es un intento con alguna idea interesante; pero fallido en su conjunto, porque parte de una versión del texto que no abarca lo suficiente -y eso es un obstáculo insalvable-. Hay ideas, hay alguna interpretación interesante; pero faltan la pasión desenfrenada clave para contar esta obra y un reparto más homogéneo. Pero es que el reto, ya de partida, era cualquier cosa menos fácil…

H. A.

Nota: 2/5

Anna Karenina”. Versión de Armin Petras sobre la novela de Leon Tolstoi. Con: Mamen Camacho, Georbis Martínez, Andrea Trepat, Sergio Moral, Diego Toucedo, Gracia Hernández y Mateo Franco. Dirección: Francesco Carril. GOETHE INSTITUT / XPER TEATRO / HACERÍA / PROJECT-A

El Pavón Teatro Kamikaze, 4 de Junio de 2017

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: