Skip to content

‘Potencialmente Haydée’, o lo que el lenguaje esconde

junio 9, 2017

haydeecartel

Siempre que quiero faltarle el respeto al mundo, escribo las palabras mal” (Potencialmente Haydée, Patricio Ruiz).

Encontrar en medio de la saturada y siempre competitiva oferta teatral madrileña un nuevo espacio como La Encina Teatro -situada en la calle Ercilla y que ofrecerá una programación basada en lo que podríamos llamar el circuito latinoamericano off- es siempre una buena noticia; porque no cabe duda de que ofrece una particularidad, un plus que hace que lo tenga todo para ganarse un lugar en el mercado. Recupera ahora Potencialmente Haydée, un monólogo argentino-uruguayo de Patricio Ruiz, interpretado por Federica Presa, que viene avalado por años de éxito y que hizo aquí temporada después de un fugaz paso por El Umbral de la Primavera. Un texto críptico se adentra en la neurosis secreta de una mujer con una vida infeliz, expresada aquí a través de una enfermiza obsesión con la perfección y el correcto uso del lenguaje.

Una cocina. Cae el sol. Haydée, cansada de dar el pecho a su hijo, aguarda algo a solas, entre los maullidos de un gato y un pestilente olor que no alcanza a comprender de dónde procede y que cada vez lo va impregnando todo más y más. Este momento suyo, personal, íntimo, empuja a la mujer a hacer memoria y pasear -como en una especie de flujo de conciencia- por sus recuerdos, por un pasado que ayuda a explicar su presente, por experiencias aparente mínimas -detalles de familia, de escuela, de la vida en su pueblo cuando era joven, de una vida actual atada a un hombre que va y viene y al que siempre espera con desesperanza… una vida que, a fin de cuentas, se antoja constreñida y rutinaria…- que sin embargo la han marcado irremediablemente. Y, sobre todo, por un gusto extremo y cercano a la obsesión por una perfección que ni ella ni quienes la rodean son capaces de alcanzar. En este instante de soledad y obsesionada porque se siente observada, Haydée asistirá a una especie de epifanía personal que podría ser, de algún modo, un viaje en equilibrio entre lo que es, lo que hubiese querido ser y lo que espera ser tal vez mañana -aunque casi con toda seguridad sabe que no podrá alcanzarlo-. Un viaje hacia el corazón más íntimo del personaje, hacia una reconstrucción del yo establecida a través del uso del lenguaje. Porque Haydée conoce perfectamente el valor exacto de las palabras a la hora de construir sentidos y significados, se maneja bien en él y observa los vacíos de las personas a partir de sus carencias para expresarse, para no poder poner en palabras aquello que quieren decir, o simplemente para no encontrar las palabras exactas. Pero ¿qué esconde realmente esta mujer tras esta obsesión por el uso del lenguaje como herramienta creativa de verdad y realidad? ¿qué hay en realidad para que esos nervios salten con esa facilidad? Nunca llegaremos a saberlo, pero sí podemos intuir dolor, insatisfacción, vacío existencial… y tal vez una incapacidad para expresar correctamente un mundo que no alcanza a comprender del todo: un mundo que quizá haya sido injusto con ella. Y es que, cuando en esa especie de epifanía reveladora final, Haydée opta por quemar en el microondas los juguetes de plástico que simbolizaron a personajes del relato en escenas anteriores, de algún modo es como si la mujer por fin decidiese desprenderse -si quiera metafóricamente…- de aquello que marca su vida… aunque obviamente no pueda escapar.

haydee1

En apenas 45 minutos que dura el espectáculo, Patricio Ruiz construye un texto absolutamente críptico, en el que el espectador no puede sino intuir la verdadera problemática del personaje protagonista. Pero, al mismo tiempo, se alcanza un doble juego de gran interés que pone en jaque al espectador: por una parte, por lo complejo que resulta establecer un género para este monólogo -porque caben la comedia, la ironía, lo ácido, la amargura; e incluso algo que nos sugiere que tal vez esa Haydée a la que vemos hablar esté en un punto de locura que le haya hecho perder toda noción de realidad… o no-; y por otra por ese interesantísimo juego semántico y filológico que se establece en un texto estudiado hasta el más mínimo detalle, que presenta un nivel de lectura que deja a un lado lo críptico del mensaje; arrastrando de inmediato al espectador que decida guiarse por este estado a un juego de significados, significantes y construcciones lingüísticas de semántica que son de interés por sí solas -más allá del mensaje de la trama-.

El texto de Patricio Ruiz tiene, en el gusto por las palabras y la forma semántica y sintáctica del texto, ecos claros de algunos de los grandes maestros del teatro argentino contemporáneo -resulta imposible no traer a la mente Las Plantas, de Pablo Messiez, por poner un ejemplo claro-. A fin de cuentas, uno de los mayores hallazgos del texto de Ruiz es el equilibrio que logra entre la belleza del lenguaje, su sentido y su significación. Y todo esto sin perder nunca de vista que este texto tiene todo un recorrido subterráneo nunca aclarado que podría esconder todo un mundo a través del lenguaje. Tal vez al texto -aún reconociendo su carácter de incógnita en sí mismo- le falte un último estallido, un cierre que haga que la experiencia remate en lo alto de la neurosis de Haydée, y no en un punto más inconcreto como aquí sucede; pero este detalle en absoluto invalida la calidad ni el interés de esta propuesta.

haydee2

El propio autor firma la puesta en escena: encerrando a Haydée en un espacio mínimo, sucinto, conciso; que sirve por una parte para acotar el mundo del personaje -quién sabe si también para sugerir la cárcel en la que se siente- y, sobre todo, para permitir que el público se centre en el uso del lenguaje y el trabajo de la actriz, verdaderos ejes vertebradores de esta propuesta.

Pero por encima de todo, este texto a caballo entre el absurdo y lo macabro, viene servido por una interpretación ciclónica de Federica Presa, que se entrega a un desafiante viaje que hace que pase de la intimidad infantil, al tedio de la rutina combatido con falsa ironía y una curva creciente que avanza imparable hacia lo que se sospecha que pueda ser una neurosis. El derroche expresivo que realiza Presa en los apenas 45 minutos que dura el espectáculo -y, en este caso, la breve duración, lejos de ser una ayuda es todo un reto- es fascinante, mostrando a una actriz versátil y entregada a la causa; que arroja aún más incógnitas sobre el personaje -potenciando la delgada línea roja entre locura y cordura- de las que el texto mismo ya da de por sí. En la Haydée de Presa hay el aullido amargado de la mujer resignada que ya ha vivido mucho, y a la que el mundo ha forrado a hostias; servido a medio camino con la ironía casi pre-alcohólica de quien toma la decisión de reírse de su propia desgracia como única salida. Hay ecos de grandes actrices patrias y extranjeras -en la lejanía resuenan Cecilia Roth o Estefanía de los Santos, por citar dos ejemplos claros que se me vinieron a la mente mientras admiraba su trabajo- metidos en una coctelera y batidos para crear en Presa a una actriz poderosa, comunicativa y de marcada personalidad propia. Un trabajo admirable.

haydee3

Así pues, Potencialmente Haydée es un texto que no esconde su complejidad, que no aporta respuestas; pero que al mismo tiempo ofrece tantos niveles de lectura como cada espectador pueda o quiera rascar. Un texto al servicio de explotar todas las capacidades expresivas de una actriz formidable y una propuesta sin duda estimulante; que seguramente aún se redondearía -dado su justísimo metraje- de aportar un cierre más compacto o más en lo alto. Pero, sin lugar a dudas, es un trabajo que hay que conocer.

H. A.

Nota: 3.75/5

Potencialmente Haydée”, de Patricio Ruiz. Con: Federica Presa. Dirección: Patricio Ruiz.

La Encina Teatro, 2 de Junio de 2017

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: