Skip to content

‘La Cantante Calva’, o como nueva

mayo 27, 2017

calvacartel

Es una apuesta como mínimo compleja la de ofrecer La Cantante Calva –cumbre y casi fundadora del llamado teatro del absurdo- con un reparto lleno de caras conocidas; en una propuesta muy cuidada que arrastrará sin duda al teatro a un buen número de espectadores llevados por la curiosidad de la televisión, que sin embargo probablemente no sepan con el tipo de teatro que se van a encontrar y podrán llegar a sentirse algo desconcertados. Y, sin embargo, este montaje de Luis Luque, tiene el acierto de leer la obra desde el hoy, huyendo de los preconcepciones del pasado: para Luque ya no se trata de desencriptar nada; sino simplemente de dejarse llevar por el humor que provoca Ionesco desde sus juegos lingüísticos, dejando que la comedia surja desde ahí, desde el texto mismo. Es el primero de los muchos aciertos de este montaje que demuestra que se puede hacer teatro del absurdo con el fin principal de lograr que el público se divierta. Que no es poca cosa.

67 años después del estreno de la obra de Ionesco puede que haya que jugar con esa falta de factor sorpresa que descoloque como lo hizo las primeras veces. El absurdo como concepto está ya asumido e integrado. Hay muchos montajes fallidos de obras de Ionesco, precisamente porque no parecen ser capaces de pasar de ahí, de ese concepto inicial de la obra, pretendiendo crear un impacto en el público que hoy debe ya buscarse de otra manera. Parece, sin embargo, que a Luis Luque no le asusta la obra, y no se plantea ese interrogante argumental como un escollo que hay que salvar. Este montaje –en una versión y traducción de Natalia Menéndez, que debe aún pulir algunos términos mal traducidos (“el techo está arriba y *el piso está abajo” es una expresión incorrecta en español de España)- se apoya en primera instancia en poner en primer término el humor que fluye desde el propio texto, encontrando el equilibrio justo para que esas largas conversaciones aparentemente sin sentido acaben resultando hilarantes por lo rocambolescas que pueden llegar a resultar. Sin más vueltas: eso es el absurdo hoy; y ese humor absurdo existe en diversos formatos. No será fácil –hay que saber encontrar el tono y el ritmo para servir las diferentes réplicas de modo en que funcionen lo mejor posible-, pero una vez que se han encontrado las claves, no hace falta idear mucho más, ni complicar más las cosas.

calva1.jpg

Luque posee un equipo actoral entonado, y la suficiente inteligencia como para saber convertir el texto de Ionesco en una partitura de corte casi sinfónico, en la que no todo se sirve a ritmo atolondrado –y, es más, casi diría que aquellas conversaciones más pausadas son las que acaban resultando más simpáticas- y los distintos climas están bien equilibrados. A fin de cuentas, todo puede leerse casi como si un virus se introdujese progresivamente en los cuerpos de los personajes, hasta auparles hacia una enajenación transitoria de la que finalmente pueden salir, sólo para volver a comenzar. No hay en esta Cantante Calva un gusto sistemático por el frenesí: estos personajes no están locos ni desquiciados; sencillamente son como pequeños muertos en vida que luchan para enfrentarse al tedio, a la rutina que les ahoga o a lo que no alcanzan a entender… y esa confusión les acaba llevando a ese momento de locura transitoria como única vía de escape. Es un enfoque que desde luego permite explorar el aspecto más social de la obra de Ionesco, a la vez que resalta que aquí la comedia surge no ya del texto y sus equívocos, sino más bien del drama de incomunicación al que, de un modo u otro, todos los personajes se ven arrastrados.

Comienza la pieza con los personajes congelados, repitiendo mecánicamente un listening en inglés –no olvidemos que el punto de partida que lanzó a Ionesco a escribir esta obra fue precisamente una gramática inglesa-, para dar paso después a la casa de los Smith, en colorista y detallista escenografía de Mónica Boromello: un espacio que se pretende realista; pero al que algunos detalles, sobre todo de perspectivas –y la acertadísima iluminación de Felipe Ramos, con momentos cercanos a lo onírico- sitúan al borde del surrealismo. En ese espacio sitúa Luque a sus personajes, fomentando el carácter cómico de los textos por sí mismos, pero salpicando la acción de algunas concesiones a lo que podríamos llamar la ‘comedia televisiva americana ochentera’ –bailes, coreografías o algunos parlamentos dichos en un tono que nos puede sacar del resto del espectáculo-. Son concesiones que seguramente sean un guiño a cierto público; pero que sinceramente siento que no se necesitan en un espectáculo que ha logrado todo lo más difícil en torno a la obra de Ionesco: potenciar el carácter cómico de los diálogos, balancear los tonos y hacer que la comedia surja por sí misma. Creo que no hacía falta adornar nada, y que la propuesta hubiese sido el éxito que es sin unas concesiones fáciles que no eran necesarias. En cualquier caso, el trabajo que ha hecho Luis Luque para levantar esta obra de manera que suene y se sienta actual, como nueva, es verdaderamente encomiable. Muy hermoso el vestuario de Almudena Rodríguez Huertas.

calva2

El casting es un acierto, porque se ha reunido un reparto de caras televisivas; pero todos se muestran como los actores sólidos y versátiles que son. Las dos largas conversaciones de pareja que abren la pieza seguramente sean los momentos más logrados de la propuesta; por el gran equilibrio de balance que existe entre ambas. Si la del matrimonio Martin es un derroche de hilaridad absurda por la seriedad con la que la acometen unos entonadísimos Fernando Tejero y Carmen Ruiz –la escena es un bombón, cierto; pero hay que dar con intérpretes que la hagan brillar a estos extremos: las carcajadas invaden el teatro-, sí quisiera señalar la manera en la que Adriana Ozores y Joaquín Climent abren la función con el diálogo del matrimonio Smith, enfocado desde un punto quizá más frío y más mecánico que sin embargo entra muy bien a nivel cómico con el público –y esta escena es mucho más complicada y desagradecida que aquella-. Los cuatro están en su punto –acaso a Fernando Tejero le falte un punto extra de proyección vocal en algunos momentos- y en este equilibrio entre ambas escenas radica gran parte del éxito de un montaje que ha sabido cuidar el tono y el carácter de cada momento. Puede que las escenas conjuntas del final –más enfocadas hacia el disparate- resulten menos redondas de ver, y pese a todo Javier Pereira defiende con aplomo el personaje del Capitán de Bomberos –que es el más ingrato y aquí está enfocado tal vez demasiado pasado de revoluciones- y Helena Lanza demuestra una vez más su talento innato para la comedia saca oro de cada una de las oportunidades de lucimiento que le ofrece esta visión de la criada Mary, en la que este montaje se ha fijado especialmente regalando a la actriz momentos de verdadero brillo personal.

calva3

Pasada una cierta sensación de desconcierto inicial en parte del público –se palpa- lo cierto es que se acaba imponiendo la carcajada: es señal inequívoca de que la masa ha entrado en el juego; y esto se debe en gran parte al talento de Luis Luque para haber sabido hacerle un lavado de cara a esta obra, enfocando el absurdo desde hoy y para hoy, confiando en el texto y sin perder de vista que esto es, a fin de cuentas, una comedia de humor inteligente. Y, salvando ciertas concesiones estéticas a la galería, la verdad es que el resultado es digno de aplaudir: La Cantante Calva suena aquí como nueva.

H. A.

Nota: 4/5

 

“La Cantante Calva”, de Eugène Ionesco. Con: Adriana Ozores, Joaquín Climent, Fernando Tejero, Carmen Ruiz, Javier Pereira y Helena Lanza. Dirección: Luis Luque. PENTACIÓN ESPECTÁCULOS / TEATRO ESPAÑOL

Teatro Español, 14 de Mayo de 2017

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: