Skip to content

‘La Vida es Sueño [vv.105-106]]’, o medias tintas

mayo 22, 2017

vidaessueño

Seguramente sea La Vida es Sueño una de las más complejas piezas del teatro español de todos los tiempos; y por ello es también una de las más apreciadas y representadas. Sin necesidad de irnos demasiado atrás en el tiempo, podemos señalar diversos acercamientos muy diferentes entre sí, pero muy exitosos en sus enfoques, algunos incluso ya considerados clásicos, tales como las producciones de Calixto Bieito (1997), Juan Carlos Pérez de la Fuente (2008) o Helena Pimenta (2014), por citar sólo los ejemplos más recientes. Presenta ahora Carles Alfaro lo que en apariencia es una relectura de la obra de Calderón de la Barca -primero se tituló ¿…Qué delito cometí contra vosotros naciendo? Pero luego modificó su título al quizás más comercial La Vida es Sueño [vv.105-106] (que son, claro, los archifamosos versos que daban a esta propuesta en origen)-; una practica que el director valenciano ya ha acometido con éxito en memorables espectáculos como MacbethLadyMacbeth -sobre la inmortal tragedia de Shakespeare- o Éramos Tres Hermanas (Variaciones sobre Chéjov) -que revisaba la obra del autor ruso-. Sin embargo, mientras que en aquellas había una particularidad en el enfoque y en la lectura de las obras -frecuentemente alterando o ampliando el punto de vista desde el que se narraban-, esta vez Alfaro no ha terminado de dar con esa clave, en un espectáculo que se puede definir como una mera reducción de La Vida es Sueño a cuatro personajes -a saber: Segismundo, el Rey Basilio, Rosaura y Clotaldo-, eliminando a todos los demás y dejando referencias a las tramas de estos cuando sea necesario.

vidaessueño2

Sabiendo que Alfaro es un hombre de teatro con la suficiente habilidad como para operar este tipo de adaptaciones; lo primero que cabe decir es que no entiendo muy bien qué puede aportar este tipo de reducción al original: eliminar, por ejemplo, ya no el personaje de Clarín; sino toda la trama de Astolfo y Estrella -sólo sugerida por boca de Rosaura- acabará provocando cierta lógica confusión en el espectador que no conozca bien el original -no olvidemos que esta trama es ya de por sí intrincada como para añadir más problemas…-; y la mera sensación de pérdida de versos para aquellos que sí conozcan la obra. Dado que no hay modificaciones importantes en la manera de narrar más allá de los cortes establecidos en el texto -básicamente por cuestión de que faltan actores, y por tanto faltan personajes…- no se entiende muy bien qué aporta al original o a la tradición de la obra la dramaturgia que firman el propio Alfaro y Eva Alarte, que acaba quedando en una mera reducción. Como veremos más adelante, la apuesta estética sí podría llegar a tener cierto interés; pero sigo sin comprender bien el tipo de operación que se ha realizado sobre el texto, que no es otra cosa que dejar la obra a medias. Si a esto le sumamos que quien más quien menos habrá visto alguna versión ‘íntegra’ previa, vuelve a surgir la duda de qué puede aportar esta versión del texto a otras anteriores, más allá de una cierta sensación de poda y confusión: insisto, este tipo de ejercicios le habían salido bien a Alfaro otras veces, así que no sé qué habrá podido pasar aquí; pero se queda uno con la sensación de estar viendo un Calderón a medias, con medias tintas. Doy por hecho que la idea no era sencillamente poder montar La Vida es Sueño con sólo cuatro actores, pero el acercamiento a fin de cuentas no queda mucho más allá de eso. El resultado además es tedioso -porque recortar no implica brevedad: la cosa supera la hora y media- y, lo digo una vez más, confuso para quienes no se muevan en esta obra como peces en el agua.

vidaessueño1

Así las cosas, más allá de lo confuso de la versión del texto, hay que centrarse en la puesta en escena de Alfaro; que encierra a Segismundo en un gran cubo cerrado -escenografía de Alfaro y Felype de Lima- que es su cárcel -miren, otro cubo, que, como idea, llama directamente al de Refugio: hay muchos cubos esta temporada…- y establece una diferenciación entre el mundo interior -la mazmorra- y el mundo exterior. Las transiciones entre ambos mundos se resuelven mediante juegos de iluminación -uno de los hallazgos de la propuesta: esas luces marca de la casa de Alfaro-, en los que los tonos oscuros del vestuario de todos los personajes -diseños de Felype de Lima, en los que puede que el pintoresco figurín del Rey Basilio, vistoso pero que poco tiene que ver con el resto de los trajes y hasta diría que con el espíritu de esta obra, llame la atención de manera especial- contrasta adecuadamente. Puede, sin embargo, que en una sala de estas dimensiones se quede uno con la sensación de excesiva oscuridad. Sin renunciar a ciertos momentos estéticos, Alfaro ha dejado el peso de la obra en los -pocos- versos de Calderón que se han salvado de la poda. Únicamente se puede reprochar a la propuesta que el juego espacio cerrado verus espacio abierto impone una amplificación que, al menos en mi función, sonó claramente descompensada creando un molesto efecto de reverberación y ruidos excesivos -y, en este aspecto, el problema no es tanto la necesidad de amplificar, sino que la amplificación esté mal aplicada-. Al margen de esto, se podría entender esta puesta minimalista como una apuesta decisiva por realzar el texto de Calderón… así las cosas, surge la misma pregunta ¿por qué recortar tanto texto?

En general, la labor actoral es más que correcta; aunque tengo la sensación de que falta dirección de actores -no es la primera vez que una propuesta reciente de Alfaro me deja esta impresión-, puede que algo abandonados a su suerte en el espacio. Y los cuatro luchan este espectáculo como jabatos, unos con mejores resultados que otros. Creo que sólo un maestro experimentado en el verso como Vicente Fuentes podría salir a bien de tener que abordar largos monólogos ataviado de esa guisa -¿es el Rey Basilio, el Mago Merlín, Nosferatu o un remiendo de Gandalf?- y hacer que aún así nos estemos fijando en la versificación: mis respetos, porque el reto era cualquier cosa menos fácil. Rebeca Valls y Enric Benavent hacen verdaderos esfuerzos por imprimir algo de tensión dramática al discurso, y casi siempre lo consiguen -sobre todo ella, la más entonada del cuarteto a nivel de construcción de personaje-. Y, en fin, el Segismundo de Alejandro Saá resulta como mínimo desconcertante, básicamente porque emplea la misma entonación y los mismos tics que usó para construir su Tartufo en la reciente producción del Centro Dramático Gallego, que casualmente también dirigía Alfaro: y el enfoque que puede funcionar para un Tartufo, difícilmente funcionará para Segismundo -el acercamiento de Saá parece apostar aquí por una caracterización pícara y burlona, con entonaciones como mínimo extrañas para un personaje de marcado aliento trágico-.

vidaessueño3

Puede que la mayor decepción de esta propuesta radique no sólo en esa sensación de que esta extraña revisión del texto no aporta nada nuevo de interés al original; sino sobre todo en la certeza de que otras veces Carles Alfaro ha dado de pleno en la diana con este tipo de revisiones: en esta, sin embargo, faltan ideas y verdadera ambición; por más que la puesta en escena tenga el acierto estético al que nos tiene acostumbrados Alfaro y el esfuerzo de un elenco de profesionales perfectamente válidos. Pero no es suficiente, ni mucho menos: como ejercicio de revisión de La Vida es Sueño, sigo sin ver la verdadera necesidad de levantar esta versión recortada de esta obra que se ha montado -completa- tanto y tan bien. El caso es que es el segundo montaje fallido que veo de Carles Alfaro en lo que va de temporada.

H. A.

Nota: 2/5

La Vida es Sueño [[vv. 105-106]]”, adaptación de Carles Alfaro y Eva Alarte sobre la obra de Calderón de la Barca. Con: Alejandro Saá, Rebeca Valls, Vicente Fuentes y Enric Benavent. Dirección: Carles Alfaro. MOMA TEATRE / TEATROS DEL CANAL / DIPUTACIÓN DE VALENCIA.

Teatros del Canal (Sala Verde), 12 de Mayo de 2017

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: