Skip to content

‘A Noiva de Don Quixote’, o idea y desarrollo

mayo 17, 2017

noivaquixote

Espectáculo en lengua galllega

Función de escritura contemporánea y reciente estreno, presenta Eme2 A Noiva de Don Quixote, un texto de José Luis Esteban que dirige José Carlos García e interpreta Mercedes Castro, que revisita la figura de Aldonza/Dulcinea -casi como si fuera una suerte de doppelgänger después de la muerte del Quijote, como si se tratase de una mujer sujeta al mito y privada de su propia personalidad.

Un tiempo después de la muerte del Quijote, Aldonza Lorenzo, la prostituta, la mesonera, la mujer real detrás de esa Dulcinea idealizada; crítica con la imagen que de ella generaron el hidalgo, la historia y la tradición, reclama su propia y auténtica identidad, en un punto en el que se encuentra convertida por la opinión pública en Dulcinea, una mera figura literaria y una mujer a punto de perder su propio ser. Desde el mesón en que sirve -con clientes invisibles, entre los que se encuentra el propio Cervantes- Aldonza evalúa la mujer que es en contraposición con la imagen que El Quijote ha dejado de ella.

quijote2.jpg

Puede que la premisa de reescribir un personaje comprimario de una obra de ficción para darle vida más allá de la obra de la que sale no sea una idea nueva -ahí esta, por ejemplo, Afterplay, de Brian Friel, que revisa a dos personajes de Chéjov años después de los desenlaces de sus respectivas obras-; y es, como recurso dramático, una idea que podría dar mucho juego: todo el juego que el autor quiera proporcionar. En este sentido, la idea de resucitar, releer y dotar de nueva vida a Dulcinea/Aldonza más allá del Quijote y asqueada por una fama no buscada, podría ser un filón que, sin embargo, aquí José Luis Esteban no consigue armar más allá de la anécdota. Así, en un espectáculo de apenas 50 minutos de duración, el autor -una vez presentada la interesante premisa- prefiere perderse en asuntos filológicos -figuras retóricas, ideas vertidas por estudiosos de la obra de Cervantes y demás- que en construir un personaje nuevo con vida propia. Sabemos que Aldonza sabe que su nombre es una figura retórica -¿cómo podría una simple mesonera conocer este dato?- porque lo repite innumerables veces; pero, sin embargo, nunca conseguimos empatizar con el personaje que tenemos ante nosotros, porque nunca se produce una interiorización más allá de ciertos atisbos de feminismo que parecen apuntar que eso es lo que busca el personaje: su reconocimiento como mujer, la reivindicación su valor femenino en ese mundo ficcional de hombres en el que se mueve. Pero, como digo, parece que lo que más le importa a Esteban es subrayar el componente literario de Aldonza/Dulcinea desde una perspectiva meramente filológica; más aún que crear un personaje de ficción ‘nuevo’, o una Aldonza que verdaderamente crezca a través de irse más allá del Quijote. Surge de alguna manera un doble plano: intuyo que este texto de Esteban tiene mayor interés como ejercicio filológico -o incluso de literatura comparada- que como texto teatral en sí mismo, porque no hay ni gran acción ni gran evolución del personaje; e incluso me atrevo a afirmar que este texto tiene más interés como lectura que como espectáculo teatral, precisamente por la escasa acción que presenta. En este sentido, el meritorio ejercicio filológico al que juega Esteban -que quizá me interesaría leer…- pierde entidad como espectáculo dramático; más aún si consideramos que en un espectáculo de apenas 50 minutos -50 minutos vestido por una dirección, leído durará incluso menos…- hay lugar para repeticiones de ciertos conceptos literarios sobre los que el texto incide una y otra vez, como si generar un personaje con un conflicto real no pareciese lo realmente interesante. Es sin duda un camino, pero otros autores que han jugado al mismo ejercicio ya han demostrado que la anécdota da para más y que se puede crear un drama con entidad propia a través de la ‘resurrección’ de algunos personajes de ficción concebidos con anterioridad.

quijote1.jpg

Así las cosas, José Carlos García intenta vestir un montaje sin demasiada acción aportando alguna imagen de hermosa estética -en este sentido el polvo está muy bien empleado como elemento generador de climas- potenciando el componente gestual de un personaje que coloca casi al borde del clown -hay mucha pausa, mucho silencio, mucha mirada; y aún así el espectáculo apenas supera los 50 minutos…- seguramente para potenciar la empatía del público mediante la vertiente más cómica; con la complicidad de una Mercedes Castro que -pese a algunos despistes notorios con el idioma, en ciertas conjugaciones- se entrega al máximo para insuflar vida a una función que acaba descansando en ese poder comunicativo que la actriz despliega bien, una vez que observamos que no hay grandes giros argumentales para sustentarla. Castro aparece entregada, volcada, dando todo lo mejor de sí -que es mucho-; y hasta llegamos a pensar que es merecedora de enfrentar un texto de mayor calado en el que mostrar su talento. Hay que aplaudir y valorar positivamente tanto el trabajo de la actriz en un texto que no le deja las cosas fáciles, por la falta de recorrido del personaje; como el intento del director por ‘vestir’ y dotar de algo de interés un texto que -insisto- me parece más apto para su lectura que para subir a las tablas. La tarea no era fácil; y sin embargo ellos consiguen que mantengamos la atención… cosa que no era sencilla.quijote3.jpg

A fin de cuentas, A Noiva de Don Quixote se antoja como un experimento que se queda más en una idea que no resulta novedosa -y que ha dado mejor resultado en otros casos-, aquí convertida casi en un ejercicio de filología por encima de en un texto para las tablas: puede que incluso una idea sin demasiado desarrollo dramático y, en definitiva, algo que con toda seguridad ganará si se lee. Un texto montado con honestidad y esfuerzo en un pequeño espectáculo que no llega a la hora de duración. Sin que nada llegue a fallar, tampoco vuela más alto de la cuenta, creo que por esa voluntad casi hermenéutica del propio texto: claro que su breve duración juega también a favor.

H. A.

Nota: 2.5/5

A Noiva de Don Quixote”, de José Luis Esteban. Con: Mercedes Castro. Dirección: José Carlos García. EME2.

Fórum Metropolitano, 29 de Abril de 2017

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: