Skip to content

‘Noiteboa’, o una comedia de espíritu

diciembre 28, 2016

noiteboacartel

Espectáculo en lengua gallega

Es una casualidad muy oportuna el hecho de haber visto Noiteboa -último espectáculo de Redrum Teatro- en víspera de nochebuena. Una sencilla comedia de caricia -ya saben, esas comedias que no van tanto hacia la rotunda carcajada sino más bien hacia la sonrisa entrañable- que aborda desde un lugar amable el tema de la soledad en fiestas navideñas salpicándola de un entorno de crisis y revueltas sociales en la Compostela actual. Una obra de diálogos ágiles y sencillos que se ve con agrado y cumple su función; pero que seguramente tenga un plus especial cuando se ve en fechas tan cercanas a la realidad en la que transcurre.

Cena de nochebuena en casa de Mariví, una venerable ancianita de Santiago de Compostela. En una estancia prácticamente desamueblada, nuestra protagonista recibe a Arturo y Nico, padre e hijo que parecen tener algún tipo de relación con ella. Se promete una noche de concordia. Pero enseguida vemos que algo extraño ocurre: Nico -el hijo- amenaza con irse y pide dinero a Arturo a cambio de quedarse; mientras Mariví se afana en que esta sea la nochebuena perfecta. Mientras tanto, las redes sociales -a las que Nico está enganchadísimo a través de su móvil- se hacen eco del robo del niño Jesús del principal Belén de la ciudad… Y, en ese ambiente de fraternidad -con un toque de extrañeza que acabará por destapar una realidad más cruda- tiene lugar la cena, que Mariví tiene preparada al dedillo. Pero ¿quiénes son esos personajes y cuál es la realidad de la situación?

noiteboa1

Como digo, Noiteboa reflexiona sobre el concepto de soledad -diferentes tipos de soledad, porque a fin de cuentas aquí cada personaje acaba teniendo la suya propia-, que siempre se acentúa especialmente en estas fechas familiares. El texto -de Álex Sampayo y Borja F. Caamaño– está bien escrito en su sencillez; y encuentra el equilibrio entre la comedia y el drama que esconden sus personajes. Seguramente descubra su carta estrella demasiado pronto; pero sabe sin embargo dibujar bastante bien las problemáticas no sólo de Mariví -que acaba siendo piedra angular de la trama, y a la que se le han regalado pequeños toques de marcado vuelo poético- sino también de los dos hombres. La sencillez de la trama -y el jugar con personajes cercanos y reconocibles; de hoy y de la calle, como son los tres- es un valor que acaba por convertir la trama en algo entrañable, y además pinta una realidad social bastante creíble no exenta de ciertos toques de parodia e ironía. Estamos ante un texto de fácil digestión, sin dobleces y para todos los públicos; que sin embargo entra con el público como algo francamente agradable. Aborda además muchos temas que ocurren en el hoy día -la emigración, la soledad de los ancianos, el dominio de la era tecnológica frente al tú a tú de las conversaciones ‘reales’, las revoluciones callejeras…-; y por tanto es perfectamente comprensible para cualquier tipo de público en su sencillez. Y acierta en el dibujo de la desmembración progresiva del personaje principal, abordado desde ese lugar de caricia que impregna toda la pieza.

Dibujando lo que en el fondo es una realidad dramática y de hoy, Sampayo y Caamaño toman la comedia no sólo para ayudar al público a entrar la trama; sino también para trazar salidas, tender puentes al optimismo y demostrar que es posible que mañana sea otro día. No es una comedia específicamente navideña -usa la Navidad como coordenada de espacio-temporal- ni un cuento navideño con moraleja entrañable aupada por el espíritu de la Navidad; pero, sin embargo, sí funciona como algo bonito de ver, sin resultar nunca demasiado empalagoso -y esto no es poco elogio, puesto que se han escrito tantas historias navideñas empalagosas en todos los géneros-. Un texto escrito con la fluidez de los diálogos televisivos -bien podría ser una tv-movie o un episodio de una serie-; que incluso se permite introducir morcillas de un personaje mítico televisivo que interpretaba durante años uno de los actores del reparto, con toda seguridad como pequeños guiños hacia ese público de televisión al que esta obra pretende llevar al teatro. Tal vez me sobre, eso sí, el epílogo musical, que va un poco en discordancia con el tono de todo lo anterior, a pesar de que pretenda claramente disparar el optimismo que quiere presidir la trama.

noiteboa2.jpg

El montaje es igual de sencillo y funcional que el texto mismo -y por tanto es válido para lo que se quiere conseguir-. La escenografía de Suso Montero seguramente se quede un poco pequeña para lo que es el Rosalía Castro- está bien planteada; y la iluminación de Carlos Álvarez-Ossorio sabe dibujar los momentos más poéticos que contiene el personaje de Mariví, creando casi una nueva dimensión. Sampayo dirige con ritmo televisivo -quizás se abuse un poco de los diálogos en off-, y los tres intérpretes están en su punto justo. Ernesto Chao sabe crear un personaje alejado del estereotipo televisivo -ya ha hecho muchos, pero habrá un público no teatral que seguramente no lo sepa…- en un personaje que incluye sin embargo ciertos guiños en el texto; su Arturo tiene sin embargo rotundos toques de serenidad que van muy bien a la naturaleza generosa del personaje. Guillermo Carbajo, por su parte, encuentra bien el equilibrio de humanidad de un personaje que a primera vista podría resultar algo plano y hasta antipático. Pero es Mela Casal -en esa ancianita tan entrañable y reconocible- la que hace una auténtica creación a la hora de trazar la compleja curva de altibajos por la que pasa el personaje: podría ser nuestra abuela, nuestra madre o cualquiera de nuestras vecinas; está para llevársela a casa, en el punto justo de sensibilidad y sin exagerar donde hubiese podido hacerlo: hermoso trabajo el suyo a la hora de plasmar lo cotidiano.

noiteboa3

En fin, en Noiteboa se encuentra un producto honesto y sencillo, que se ve con agrado; que no carga las tintas en el flower-power del espíritu navideño -porque esto quiere contar otra cosa…-; pero que sin embargo es especialmente apto para ver en fechas navideñas. Tiene la honestidad de no querer ir más allá del lugar al que llega; y la eficacia de llegar justamente ahí.

H. A.

Nota: 3/5

Noiteboa”, de Álex Sampayo y Borja F. Caamaño. Con: Mela Casal, Ernesto Chao y Guillermo Carbajo. Dirección: Álex Sampayo. REDRUM TEATRO

Teatro Rosalía Castro, 23 de Diciembre de 2016

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: