Skip to content

‘Proyecto Homero (II): Odisea’, o desde otro prisma

noviembre 17, 2016

homerocartel

Esta crónica es la segunda entrega del Proyecto Homero, que está desarrollando estos días La Joven Compañía. Para evitar repeticiones y no volver esta reseña interminable, si no se han leído la entrada anterior recomiendo visitar la primera entrega y repescar los primeros párrafos -al menos, hasta los asteriscos- en los que arrojo alguna consideración previa acerca del proyecto completo y las circunstancias de la compañía; información que considero relevante para tener una correcta visión del espectáculo. Dicho esto, paso directamente a comentar la Odisea, segunda de las funciones que forman este proyecto.

Creo que tal vez el mayor hándicap de este ambicioso proyecto sea el hecho de haber encargado las dos versiones de las obras a dos dramaturgos distintos; que desde luego han optado por abordar sus acercamientos desde puntos de vista absolutamente diversos. Esa sensación de diferencia absoluta entre una versión y la otra -que es indudable…- tal vez implique cierta falta de cohesión a la hora de valorar el proyecto como un todo: de acuerdo en que son dos obras independientes, pero después de todo forman parte de un único producto bajo el título de Proyecto Homero. Sinceramente -y más después de ver el estupendo y original resultado de la Ilíada– creo que agradecería un poco más de uniformidad a la hora de decidir desde dónde y cómo se van a contar las dos historias; aunque admito que pueda haber también quien encuentre uno de los mayores atractivos de esta sesión doble precisamente en la gran diversidad que existe entre las dos obras. Para gustos, al fin y al cabo.

odiseacartel

Alberto Conejero ha conseguido la carambola de condensar la Odisea -que, si me apuran, tiene casi más subtramas que la Ilíada, por lo tanto es más complejo decidir qué se cuenta y de qué se prescinde…- en algo menos de dos horas; y esto no es tarea fácil. Allá donde Clua en su Ilíada optaba por un acercamiento digamos más descriptivo; la versión de Conejero para Odisea emplea un lenguaje más narrativo y más teatral -visto un texto y el otro, a priori este parece más fácil de llevar a escena que aquel-; y también desde un lenguaje y en un tono mucho más juvenil que el de Clua, que tiende más a lo poético. Parece claro que Conejero asume que gran parte del público al que va destinada esta Odisea es el juvenil, y en consecuencia escribe para ellos. Así, pasado una especie de prólogo -en el que los actores hablan desde fuera de sus personajes- que sirve de puente entre una obra y la otra, ironizando sobre temas como lo ambigua que resulta la escritura del episodio celebérrimo del Caballo de Troya, prólogo que me pareció uno de los mayores hallazgos de la versión, escribe su función como una suerte de flashback de Ulises, que cuenta sus peripecias a Nausica y Alcino antes de emprender su regreso a Ítaca; al tiempo que -en una acción paralela- Telémaco emprende el viaje de búsqueda de su padre. Una vez considerada esta estructura, por un lado hay que señalar que tengo la impresión de que esta versión está más pensada para subirse a escena que la de Ilíada -su disposición es más teatral-. Por otro, tal vez sienta que el lenguaje y las formas empleadas huyan decididamente de la épica para emplear un tono más fresco y más gamberro -a veces un poco pasado de rosca…- en el que caben desde los alegatos hasta los chascarrillos más puros y fáciles.

odisea2

Personalmente, puedo entender que se esté buscando un tono muy enfocado a la juventud -desde luego más aquí que en Ilíada-; pero a mí me distancia, porque acaba sonando demasiado coloquial, y por una mera cuestión de acumulación: hay muchos gags -algunos demasiado obvios-; y por tanto pierden fuerza. Creo que cuando la versión se relaja -en este sentido el personaje de Nausica se lleva algunos de los mejores momentos en los diálogos con Ulises y Alcino- hacia un tono más poético es cuando mejor funciona -o cuando a mí más me llega-; y eso hace lamentar que no toda la versión se mueva en el mismo código. Insisto en que puedo entender la decisión del enfoque como algo que va muy específicamente dirigido a un público concreto: tengo la sensación de que es justo lo que Conejero ha querido hacer -¿o justo lo que le han encargado que hiciese?- pero me parece un acercamiento mucho más evidente -y hasta diría que menos arriesgado- que el que tomaba la versión de Ilíada, y a mí personalmente me transmite menos, sin negar ni el esfuerzo de condensación ni algunos buenos momentos aunque el todo no se llegue a redondear; incluso a pesar de que el público entre feliz a casi todos los gags.

odisea1.jpg

Intuyo que la puesta en escena de José Luis Arellano -que se basa en esencia en el mismo giratorio y la misma grada de la función anterior, y que vuelve a acertar al no abusar del uso del giratorio- va muy en consecuencia con las características de la versión: es un mismo espacio, sí; pero el enfoque de la puesta en escena es completamente distinto. Partiendo de que su puesta de Ilíada me pareció de lo más original precisamente por lo despojada de elementos que resultaba, digamos que igualarla estaba complicado. Como el texto es más fácil de subir a escena, las soluciones son menos imaginativas -no porque estén mal tomadas sino porque resultan más vistas: arena y pétalos que caen en momentos concretos, sábanas y sombras para simular fantasmas, micrófonos en escena para evocar efectos sonoros del más allá…-; y esto hace que parte de ese espíritu imaginativo de la primera parte desaparezca en favor de un tipo de teatro válido pero que cae más en lo obvio y en lo preciosista -es un camino como cualquier otro- y que por lo tanto resulta menos interesante. La estética del montaje tira mucho más hacia lo hipster que en la obra anterior -creo que en consecuencia con el tono de la función-, estética que aparece especialmente pronunciada en algunos personajes -los marineros de Ulises, e incluso en Telémaco mismo-, de esas que o se compran o no se compran; aunque hay que decir que aquí luce mucho más el vestuario de Silvia de Marta. La puesta introduce esta vez tanto más elementos escenográficos como otras técnicas -las sombras-. Las luces de Juanjo Llorens vuelven a adquirir fundamental importancia en el resultado final, y la videoescena de Álvaro Luna luce mejor aquí que en Ilíada. Así y todo, siento que no siempre se aprovechan del todo las posibilidades a la hora de afrontar según qué personajes mitológicos -Polifemo o Circe, por ejemplo, requerirían de mayor magia en la caracterización-. Hay momentos muy logrados -los de Nusica-; y el trabajo actoral vuelve a ser potente y entusiasta; aunque sea inevitable pensar que el resultado de esta Odisea no es tan redondo como lo era en Ilíada, básicamente porque todo resulta menos novedoso y arriesgado. Sigue siendo un buen espectáculo; pero seguramente sea más obvio y sorprenda menos que su antecesora.

odisea4

Nuevamente hay entrega, energía y entusiasmo desbordante en los actores; que además partían en esta función con el hándicap de enlazarla con la anterior con un único descanso de apenas 15 minutos entre ambas. Podría pensarse que ese hecho les iba a pasar factura, pero en ningún caso ha sido así: doble aplauso para todos por ello. Nadie del amplio elenco desmerece; pero seguramente sea la Nausica de Katia Borlado -en su punto justo de luz- la que brille con luz propia: es una pena que la versión -que empieza haciendo que la historia pivote en torno a ella- vaya desdibujando el personaje progresivamente en favor de otros, porque me gustó muchísimo la luz que transmite. También es ciertamente potente el contraste entre el Ulises de Samy Khalil -de presencia señorial y poderosa- y el Telémaco de Álex Villazán -mucho más atolondrado, pero nunca menos carismático- dos derroches de energía cada uno en su estilo que completan muy bien la esfera padre-hijo. De entre el resto -casi todos doblando papel- hay que destacar el partido que le saca Cristina Gallego a Euriclea, el estupendo Argos que recrea Jota Haya -en este personaje vuelve esa teatralidad tan simbólica que aparecía mucho más en la Iliada que aquí- y la fortaleza con la que pisa el escenario la Circe de Cristina Bertol. Por su parte, Jesús Lavi tiene en Polifemo a lo que en principio hubiese sido un personaje de caramelo; pero creo que la puesta en escena no le permite exprimir todo su jugo. Todo el resto del elenco cumple sobradamente, derrochando energía. Insisto en una idea que es muy clara cuando se ve algo así: rara vez tiene uno la oportunidad de asistir a funciones con un elenco tan amplio y tan implicado como en cualquiera de estas dos propuestas.

odisea3

A fin de cuentas, esta versión de la Odisea es interesante; aunque creo que no llega a las cotas de genialidad de Ilíada porque es en líneas generales menos original. Tengo la sensación de que posiblemente me hubiese impresionado más si no la hubiese visto justo después de la excelente Ilíada; pero esto no hace que sea en absoluto una mala función, ni mucho menos.

El cómputo global del Proyecto Homero es sin duda notable, y deja con ganas de saber más del trabajo de este hermoso y sólido proyecto que es La Joven Compañía. Para esta temporada restan una adaptación de La Isla del Tesoro y -la joya de la corona-, la versión teatral de la aclamada novela La Edad de la Ira, a cargo de su propio autor Fernando J. López: un proyecto que les debería ir como anillo al dedo; y al que a buen seguro no faltaré. Sólo una sugerencia final: se debería evitar acotar el público con etiquetas del estilo “teatro por y para jóvenes”; porque creo que alejará a parte del respetable, y esto lo puede -y lo debe- ver cualquier tipo de espectador.

H. A.

Nota: 3/5

Proyecto Homero: Odisea”, de Homero. Versión libre de Alberto Conejero. Con: Pascual Laborda, Samy Khalil, Cristina Bertol, Katia Borlado, Alejandro Chaparro, Juan Friendsa, Víctor de la Fuente, Cristina Gallego, Jota Haya, Carmen Ibeas, Jesús Lavi, Juan Carlos Pertusa, Álvaro Quintana, María Romero y Álex Villazán. Dirección: José Luis Arellano LA JOVEN COMPAÑÍA.

Conde Duque, 12 de Noviembre de 2016 (20 horas)

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: