Skip to content

‘Los Vecinos de Arriba’, o no esperen una sorpresa

junio 24, 2016

vecinoscartel

Aún con el éxito de su última película -la formidable y premiadísima Truman– candente, ha llegado a Madrid -después de presentarse en Cataluña en catalán y con otro elenco- Los Vecinos de Arriba, la primeza pieza teatral de Cesc Gay. Reparto interesante -encabezado por Candela Peña, en uno de sus infrecuentes acercamientos al teatro- para algo que es, después de todo, una comedia de situaciones y de diálogos; una comedia que -a la vista de los trabajos de Gay como cineasta- uno podría pensar que esconde algo más, que va más allá… Sin embargo, Los Vecinos de Arriba no pretende ser otra cosa que eso: una comedia cercana por el tono y el formato a un episodio de sitcom que encadena un gag tras otro durante 90 minutos.

Instalados en la apatía y con la pasión apagada, Ana y Julio son un matrimonio acomodado de mediana edad que decide invitar a Gloria y Brian, los vecinos de arriba, a conocer su nuevo piso recién reformado después de seis meses. Inicialmente, Julio se muestra reticente a tener que aguantar a los vecinos toda una noche, pero Ana insiste en que deben invitarlos para quedar bien. En un último intento por evitar la reunión, Julio amenaza a Ana con sacar un tema tabú ante sus vecinos: lo ruidosas que son sus relaciones sexuales, que tantas veces les han molestado. Ni por esas: la reunión tiene finalmente lugar y Gloria y Brian irrumpen, como una pareja liberal y liberada que va mucho más allá de los coitos ruidosos y cuya manera de entender las relaciones amorosas y sexuales hará que el matrimonio aparentemente estable que forman Ana y Julio se dinamite hasta límites que ni ellos mismos podrían sospechar, porque verán su vida marital abierta a un mundo de posibilidades que ignoraban, y se replantearán si la vida en pareja tal y como la conocían les compensa.

vecinos1

Los Vecinos de Arriba es una obra que responde a unos parámetros de comedia estándar muy concretos que se han probado miles de veces. Dos parejas, una cena y un conflicto que hace que los personajes que parecían gente civilizada saquen lo peor de sí. Muchas comedias -y particularmente muchas comedias francesas- han funcionado con este punto de partida; Cesc Gay introduce además el asunto del sexo como elemento detonante, algo que -ya se imaginarán- siempre da juego con el público a la hora de plantear los gags. El resultado es ese: una comedia que enlaza un gag tras otro, de diálogos rápidos y que causan la hilaridad inmediata del espectador medio a través del tema del sexo, que provoca la risa nerviosa y contagiosa en buena parte del público: es un género válido en teatro, y como tal hay que encajar esta función. El problema quizá venga de la expectativa; de pensar que Cesc Gay -sobre todo después de enlazar dos películas ciertamente formidables- nos va a ofrecer algo más que una obra blanda, de humor fácil e inmediato y con diálogos con ritmo: pensar que Cesc Gay tiene que ir un paso más allá. Me explico: durante toda la obra estuve esperando una sorpresa final que le diese un poco más de calado a lo que me estaban contando, más allá de una comedia de carcajadas aquí y allá -porque, dicho sea de paso, el asunto de querer acumular seis gags por minuto hace que no todos funcionen igual de bien-. Pues no: no hay más vuelta de hoja que darle; esto es lo que es y no pretende ser otra cosa. Hay que reconocer que entretiene y que está dialogada con ritmo de sitcom -con todo lo que eso implica-, y por tanto es lógico que vaya a encontrar su público, como está sucediendo; pero insisto en que esperaba algo más del talento de Cesc Gay.

La puesta en escena -que dirige el propio Gay- ya entra en cuestiones que pueden resultar más discutibles. Primero: se ha optado por una escenografía hiperrealista y detallista de Alejandro Andújar que reproduce el salón de la casa de Julio y Ana con todo lujo de detalles; pero más de la mitad de los elementos solo están ahí para hacer bonito y jamás se emplean ni se necesitan, así que la verdad no se entiende muy bien por qué el dispendio de lujo -barata, lo que se dice barata, la escenografía no debe ser..- para nada si no se le va a dar uso.

vecinos2

Como digo, es el propio autor quien dirige la función; y no es la primera vez que veo un texto dirigido por su propio autor y siento que no se le ha sacado todo el jugo: Gay -quien sabe si contaminado por el universo cinematográfico del que viene- tiende a apelotonar a los cuatro personajes en un punto concreto del escenario -el sofá, la cocina…-, dejando todo el resto desierto; y el resultado es pobre, máxime cuando la escenografía es tan detallista. Insisto: tengo la sensación de que la dirección de Gay peca de excesivamente cinematográfica, como si estuviese dirigiendo ‘planos’ sobre el escenario, cuando creo que una comedia de estas características hubiese requerido mucha más movilidad para sacarle todo el jugo. Tampoco el ritmo de los diálogos tiene el sabor propio de este tipo de comedias; porque siento que Gay no siempre deja que los diálogos respiren como deberían -meter alguna pausa después de ciertos gags para subrayar la recepción del que escucha es capital en comedia, y aquí va todo a toda mecha…-. En fin, que creo que la cosa no está bien dirigida -y ustedes dirán ahora que quién mejor que su propio autor para saber lo que quiere hacer con su texto; pero el caso es que a mí esto no siempre me funciona…-.

Los cuatro actores salvan el pato como pueden. Quizá los que saquen mejor jugo a la comedia sean el Brian de Andrew Tarbet -entiendo que Gay ha debido reescribir el papel para que lo interprete Tarbet, porque aquí es un bombero canadiense, y en la versión catalana era un catalán- que tiene un personaje agradecido a la hora de servir los gags y conectar con el público, lo sabe y no deja pasar ni uno al más puro estilo sitcom, con lo que la gente se troncha; y el Julio de Xavi Mira, que es el que más y mejor escucha, recibe y acusa los golpes de quienes le rodean: en él sí hay silencios y capacidad gestual, y creo que todos deberían ir en esta dirección para que el asunto se tornase en otra cosa: eso sí, que alguien revise el asunto de esas manos que rara vez salen de los bolsillos del pantalón… La siempre excelente Pilar Castro está aquí algo desdibujada en un personaje que se acaba diluyendo entre los otros tres -creo que es más una cuestión de escritura que de actriz- y, en fin, la esperada Candela Peña, con cierto encanto a la hora de exponer el personaje de contrapunto dramático -el de la mujer amargada- debería cuidar más una proyección de voz solo suficiente, que a veces queda algo escasa en relación a sus compañeros. Por curiosidad he visto el trailer de la versión catalana -que también ha dirigido Gay, y que pretende por tanto ser calcada a esta-, y siento que los actores funcionan mejor que en la versión española, por lo que sea, que están digamos menos disparados que aquí. El reparto catalán -Ágata Roca, Nora Navas, Pere Arquillue y Jordi Rico- tampoco es, ni mucho menos, manco.

vecinos3

Y esto es lo que hay. Está siendo un exitazo tanto en Madrid como en Barcelona; y se puede comprender porque responde a un formato de teatro que tiene un público muy concreto, que seguramente sea el que llena la sala casi cada noche; pero con estos mimbres esperaba algo de mayor calado. No nos engañemos, no aburre y se deja ver como algo distendido, pero -a pesar de las carcajadas nerviosas que resuenan en la sala- rara vez consigue pasar de ser algo para pasar el rato. Insisto: a pesar de los nombres de relumbrón, hay que ver la función como lo que es; quien vaya esperando algo del calado de Una Pistola en cada Mano o Truman, mejor que se quede en casa.

H. A.

Nota: 2.75 / 5

Los Vecinos de Arriba”, de Cesc Gay. Con: Candela Peña, Pilar Castro, Xavi Mira y Andrew Tarbet. Dirección: Cesc Gay. PENTACIÓN ESPECTÁCULOS / FOCUS / ELEFANT

Teatro La Latina, 18 de Junio de 2016

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: