Skip to content

‘La Fiesta’, o el infierno de la rutina

abril 23, 2016

cartel_lafiesta-1

Recuperada de la última edición del Frinje y en ese espacio extraño y mínimo que es el Plató de la Cineteca de Matadero llega ahora esta personalísima versión de La Fiesta, un texto complejo y lleno de capas escrito por el italiano Spiro Scimone, que envuelve en un ambiente de falsa sátira un drama familiar que tiene ecos claros del neorrealismo italiano, y que esconde por tanto mucho más de lo que pueda parecer a primera vista.

Un matrimonio a punto de celebrar 20 años de casados. Una cocina minúscula, casi opresiva, en la que resulta difícil moverse; y la monotonía rutinaria de los días que pasan, que amenaza con destruir una convivencia cada día más difícil. El marido, alcoholizado, se resiste a asumir que ya no es el de antes, que quizá debe de ir parando la máquina; el hijo, que aún vive en casa de sus padres y sube a una mujer diferente cada día, va camino de convertirse en la réplica exacta del padre; y la madre, ama de casa perfecta y empeñada en que todo esté bien en casa, soporta las embestidas de los dos hombres -inconscientemente anclados en el machismo- sin perder la sonrisa, a pesar de que vive en un ambiente que la está anulando como persona. En el minúsculo espacio, un retrato de la familia nos recuerda que puede que en algún momento haya habido felicidad en esa casa; pero ahora la rutina y el paso del tiempo les está jugando sin duda una mala pasada, en un entorno de gritos, golpes en la mesa y resacas día sí y día también. Ahora, la madre ve la preparación de la fiesta de aniversario como la que quizá sea la última tabla de salvación para evitar que la familia se hunde… la noche en la que todo puede cambiar después de 20 años de rutina. O tal vez no.

fiesta1

El texto de Spiro Scimone es un caramelo envenenado, que esconde como digo mucho trasfondo detrás de una primera capa aparente de comedia satírica. Porque no solo la madre es la víctima del bullying involuntario al que se ve sometida; sino que el padre es también una víctima de sí mismo, de su propia sensación de fracaso -sea real o no-; y el hijo no hace más que repetir lo que ha visto en casa durante varios años, como condenado a perpetuar la desgracia. Lo que empieza siendo una comedia de diálogos con repeticiones que rozan el teatro del absurdo, pronto acaba convirtiéndose en algo mucho más turbio, más serio y más doloroso: no hay grandes actos, no hay grandes clímax argumentales; y, sin embargo, la sensación de desazón, de hundimiento, de que cada vez los personajes navegan más hacia un punto de no retorno acaba por plantear muchas preguntas a un espectador que puede que a primera vista focalice en el personaje de la madre como víctima, pero que pronto se dará cuenta de que lo que hay detrás es mucho más terrible, más complejo y más duro, porque aquí todos son víctimas de sí mismos. Y para hacerlo todo aún más doloroso, Scimone no renuncia a remarcar que, efectivamente, en algún momento las cosas han ido bien entre ellos.

fiesta3

Muy estimulante la propuesta escénica de la compañía La Lechería. La versión del texto que firma Álvaro Vicente fluye sin chirriar, tiene frescura en los diálogos y ritmo a nivel narrativo. El tono de la puesta en escena de Jorge Muñoz consigue un extraño equilibrio entre la atmósfera de absurdo y la atmósfera de neorrealismo, utilizando algunos elementos decididamente oníricos -esas bombillas colgantes que lo iluminan todo, esos golpes aumentados por la amplificación, o los bellísimos momentos de danza en los que los personajes parecen darse un respiro-, y la atmósfera neorrealista en la que transcurren tanto los diálogos como las sensaciones que estos nos producen. Es además un acierto la idea de concentrar el espacio escénico en un cuadrilátero minúsculo de apenas un par de metros que rodea el público, situando a los personajes en un espacio del que no pueden huir; pero en el que resulta casi imposible moverse con libertad: visualmente es impactante -de acuerdo en que otros montajes ya habían tenido esta idea antes, pero estéticamente funciona muy bien-. No hay que pasar por alto, además, el acierto con que están escogidos los fragmentos musicales.

fiesta2.jpg

Hay también un equilibrio muy atractivo entre los actores. Carles Moreu -que se alterna con Jorge Basanta, que es quien aparece en las fotos de escena de esta reseña- asume la papeleta de interpretar al padre y al hijo -el texto y el montaje se sacan de la chistera toda una serie de recursos para que el actor pueda encarnar a ambos personajes- tiene el equilibrio exacto entre la violencia escondida del maltratador en potencia y el dolor del hombre que se siente un fracasado, presentando como el padre un personaje lleno de fuerza dramática, y al mismo tiempo perfectamente ambivalente. Además, es capaz de perfilar al hijo -una especie de réplica exacta del padre 20 años antes- con apenas un par de detalles. Ese contraste hace todavía más dolorosa la interpretación de Marta Bertriu, que intenta aportar con acierto falsa luminosidad -porque intenta hacer que no pasa nada, pero parece que podría ponerse a llorar en cualquier momento- frente a la dureza de los personajes de Moreu: como resultado, el drama familiar que nos presentan se agudiza todavía más.

moreu

Carles Moreu, que se hizo cargo de los personajes masculinos en la función a la que se refiere esta reseña

En fin, estamos ante un espectáculo de apenas 70 minutos de duración, pero que da en la tecla tanto en la elección de un texto con más capas de las que parece, como en las decisiones de dirección y en el equilibrio alcanzado entre ambos actores. Paupérrima entrada en un espacio ya de por sí pequeño con los actores actuando a un palmo -once espectadores-; pero lo cierto es que la propuesta es francamente interesante.

H. A.

Nota: 4/5

 

“La Fiesta”, de Spiro Scimone. Con: Carles Moreu y Marta Bertriu. Versión: Álvaro Vicente. Dirección: Jorge Muñoz. LA LECHERÍA.

Plató de la Cineteca del Matadero, 15 de Abril de 2016

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: