Skip to content

‘Presidente’ o humor político… ¿corrosivo o inofensivo?

abril 12, 2016

presidentecartel

Espectáculo en lengua gallega

En los tiempos que corren, la crítica –y más especialmente la sátira- política es un filón que el teatro está explotando de manera bastante inteligente. Si hace unas semanas hablábamos de El Rey, ahora Teatro do Morcego –compañía gallega con más de 25 años de antigüedad que integran profesionales de probadísima solvencia- presenta Presidente, una comedia de José Prieto que plantea una rocambolesca campaña electoral del candidato a la reelección a la presidencia del gobierno, en la que será capaz de todo por renovar su mandato.

Al Presidente del Gobierno, Mario Sánchez, se le acaban las opciones: con las elecciones a la vuelta de la esquina, las encuestas predicen lo peor y dan la victoria al líder de la oposición… Así que su jefa de campaña y sus asesores de prensa plantean una falsa campaña de vídeos en la que parezca que accidentalmente va a visitar a hipotéticos votantes, para acabar ganando su voto… Que todo parezca un accidente, claro; pero todo está perfectamente preparado: porque sus hipotéticos votantes son actores contratados por el partido y los vídeos van sobre guion. Así que un día, Sánchez decide dar un vuelco a su plan y convencer realmente a los votantes: hará las visitas sin cámaras ni guiones previos y convencerá a votantes de todas las índoles con su más sincera labia… Aunque el gabinete de prensa del partido y la jefa de campaña no tienen demasiado claro que la estrategia vaya a funcionar.

presidente1

Presidente sigue los pasos de Mario Sánchez en este rocambolesco plan estratega hasta el momento mismo de los resultados electorales, incluyendo un debate televisivo final con el candidato de la oposición. El planteamiento es actual, es atractivo y se ve con claridad qué es lo que está satirizando… Pero el peligro de la sátira es no arrimarse, y de eso peca precisamente el texto que ha escrito José Prieto: ya no solo de satirizar a un único partido –por supuesto, el de la derecha, porque es el que está en el poder ahora…- y no a la totalidad de estamentos –primer error: en una sátira política deberían entrar todos, y quienes me lean con asiduidad podrán comprobar que no es la primera vez que lo digo-, sino de construir un texto que se queda en mero divertimento blanco, inofensivo, que busca la risa; pero que en ningún momento se asoma a una sátira mucho más incisiva, corrosiva y ácida, que hubiese sido lo deseable a la hora de escribir sátira política. La propuesta de Prieto busca no herir ni incomodar a nadie… y ahí se queda: en una comedia para todos los públicos, que ante el planteamiento podría haber sido una verdadera bomba de relojería; pero que rehúsa a meter cualquier dedo en la llaga. Funciona, claro, con el público que ríe aquí y allá; pero resulta poco comprometida en el hecho de conseguir generar una capacidad de reflexión sobre el sistema –que, a fin de cuentas, es lo que se está satirizando-. Cuando se tratan estos temas tan de actualidad, creo que es importante mojarse, e incluso incomodar –y hasta molestar- para remover conciencias: lo importante no es tanto la risa –que eso se consigue- sino que el público piense… Pero aquí han decidido quedarse en la comedia blanca y amable… hay risa, sí; pero la cosa –desgraciadamente- no va más allá. Además –insisto de nuevo- toda crítica de un sistema debe aportar una visión panorámica…

La puesta en escena –que firma el propio autor- peca de esquemática –y seguramente lucirá mejor en escenarios más pequeños que el Rosalía Castro-; pero además creo que no termina de explotar debidamente los pocos recursos que utiliza: el vídeo, por ejemplo, se queda en mera anécdota que no aporta nada a la narración… El ritmo, sin embargo, está bastante bien resuelto: todo se soluciona con apenas cinco actores que entran y salen de escena convertidos en un sinfín de personajes. Hay, eso sí, una escena muy mal resuelta, la del mitin electoral; pienso que por culpa de no haber manejado debidamente la imagen: dejar al actor principal –el que sostiene el texto de la escena- de espaldas al público –con el consiguiente problema de proyección- solo para que dé la cara a una pantalla donde se proyecta la imagen de los votantes no tiene sentido alguno… Lo lógico hubiera sido prescindir de la imagen y que el actor hable directamente al público como si fueran los supuestos votantes.

presidente2

El reparto –con talentos de probada solvencia de la escena gallega- no está siempre igual de entonado. La función se la roban Federico Pérez y Iolanda Muíños, desdoblados en todos los personajes a los que visita el presidente, en una presentadora de televisión y en el candidato a la oposición: llevan el peso de la comedia y saben cómo manejarse en comedia. Celso Parada tiene la presencia y la envergadura que se espera de un mandatario; pero la vocalización es a veces mejorable. Y, en los encargados de diseñar la campaña, César Goldi sale mejor parado que una Mercedes Castro que –al menos en esta función- no parecía tener seguro el texto, dando lugar a ese fenómeno del ‘rebobinado’ textual –ya saben, esa frase que se inicia para cortarse súbitamente y retomarse en el momento en que debería entrado…-, poniendo a Goldi –que tiene la mayoría de las escenas con ella- en más de uno y de dos aprietos. Entiendo que todos pueden tener una mala noche, pero estas cosas no deberían pasar, o al menos no con la frecuencia con la que ocurrieron en la función que presencié…

presidente3

El público se ríe y la comedia cumple su función; pero no nos engañemos: la puesta en escena es manifiestamente mejorable y –sobre todo- el texto huye de cualquier riesgo para quedarse en una comedia blanca y amable. Que por supuesto que la comedia blanca y amable es un género que puede y debe existir en el mundo del teatro; pero la sensación es que el planteamiento de este texto –tan apegado a la realidad en su planteamiento como inofensivo en su desarrollo- daba para exprimir varios zumos, y sin embargo la cosa se ha quedado en mero condimento de comida. Una lástima.

H. A.

Nota: 2 / 5

 

“Presidente”, de José Prieto. Con: Celso Parada, Federico Pérez, Iolanda Muíños, César Goldi y Mercedes Castro. Dirección: José Prieto. TEATRO DO MORCEGO.

Teatro Rosalía Castro, 8 de Abril de 2016

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: