Skip to content

‘Muñeca de Porcelana’, o el precio del éxito se paga

marzo 30, 2016

MUÑECACARTEL

La última pieza de David Mamet -escrita expresamente para Al Pacino y estrenada en Broadway en Diciembre de 2015- se pegó un batacazo importante en los Estados Unidos: malas críticas al texto, desencuentros entre el protagonista y la directora de escena que trascendieron a la prensa, varias opiniones de que Pacino no se aprendió el texto y precisaba de varios pinganillos para acabar la función…: un fiasco, en suma-. Pero, como ya ocurriera con La Anarquista, la producción española de Muñeca de Porcelana está teniendo un éxito sin precedentes tanto de público como de crítica ¿Qué ocurre entonces? ¿Se lee mejor a Mamet en España que en América en tiempos recientes? ¿O sencillamente las decisiones de la producción de Broadway resultaron erráticas? A juzgar por lo universal del conflicto que plantea el texto, parece más idóneo inclinarse por esta segunda opción.

Mickey Ross es un multimillonario liberal, ligado a política y que arrastra diversos asuntos turbios en el pasado: el típico hombre que cree que todo se puede comprar con dinero y así lo hace. Ahora, tiene una nueva pareja, la Señorita Pearce, una joven despampanante que él asume sin tapujos que se ha hecho su pareja solo por su dinero. En un acto excéntrico, Ross le regala a su prometida un avión; y planea dejarlo todo para dedicarse por entero a su joven novia. Pero, cuando uno basa su éxito en la corrupción, el éxito tiene un precio y el precio se paga: pronto, un incidente con el avión durante un viaje de la Señorita Pearce acabará derivando en un conflicto diplomático que tambaleará los cimientos de Ross hasta amenazar con poner patas arriba su vida, su prestigio y hasta su integridad moral -la poca que todavía le quedaba-. Junto a Ross, se encuentra Carson, un manzanillo que aspira a llegar a convertirse en la mano derecha del magnate, y que se arriesga a verse inmiscuido en un marrón del copón sin comerlo ni beberlo: el perfecto ser servil y sumiso en el que nuestro protagonista puede apoyarse… O tal vez no.

MUÑECA3

Tiene Muñeca de Porcelana gran parte de las señas de identidad del teatro de Mamet: primero, una historia de conflicto de corrupción política que puede pasar en cualquier país, en cualquier momento -y que ahora en España se entiende tan bien…-. Hay tantos personajes como Ross y su ayudante por el mundo adelante que resulta imposible no engancharse al conflicto desde el primer segundo, porque reconocemos lo que vemos. Segundo, Mamet tiene el acierto de plantear una estructura audaz, a través de un teléfono que no para de sonar y que conecta a Ross con todos los personajes que no vemos: su novia, su abogado, los dueños de la compañía del avión, el gobernador…; con unos diálogos ácidos, ágiles, chispeantes, que parecen salidos del mejor cine o de la mejor ficción televisiva americana de la actualidad. En esta obra, a nada que se prepare un guion, en Muñeca de Porcelana hay una película de primer nivel que huele a taquillazo; porque además el lenguaje cinematográfico nos permitiría visualizar a todos esos personajes que solo entran por teléfono o a través de la memoria del protagonista. Pero, asumiendo que aquí se necesita un actor de raza -porque el tour de force al que Mamet somete a su protagonista no lo resuelve cualquiera con las debidas garantías…- sí diría que Mamet ha vuelto a cuajar un texto de personajes bien construidos, con una trama cercana y actual, con esa capacidad tan suya de generar diálogos brillantes; y, sobre todo, con una trama que engancha y ya no suelta. Un thriller político de primer orden.

Ignoro cómo haya podido estar Al Pacino en la producción de Broadway, pero creo no exagerar un ápice si digo que José Sacristán -que está viviendo una feliz etapa de personajes turbios y empujados al abismo, con títulos como Magical Girl, El Muerto y Ser Feliz y ahora esta función- cuaja como Ross uno de sus mejores trabajos recientes, por la rotundidad, por el cuidado en los matices y sobre todo por esa capacidad de dibujar el progresivo desmoronamiento de un personaje que comienza como un lobo pagado de sí mismo y que alcanza su punto más bajo cuando asume una noticia terrible a través del teléfono: y un silencio. Se derrumba, ve su vida pasar en un segundo… Además, Sacristán saca con nota el reto de construir un personaje constantemente pegado al teléfono, matizando cada reacción conforme la llamada viene de uno u otro lugar. A su lado, Javier Godino resuelve un personaje que es una verdadera papeleta, porque debe ir creciendo, creando expectativa, desde la sombra, sin apenas texto pero con una función muy clara en la trama. Godino saca muy bien el reto; si acaso solo lastrado por ciertas tendencias al envaramiento hacia el comienzo de la función, que se van corrigiendo progresivamente.

MUÑECA1

Juan Carlos Rubio -que unos años atrás ya diese un estupendo espectáculo con Razas, también de Mamet- presenta un espectáculo limpio, concentrado en el trabajo actoral, sugiriendo desde un espacio neutro con apenas un par de detalles el mundo de opulencia excesiva en el que vive Ross al comienzo. Acaso la iluminación sea por momentos demasiado oscura dentro de la neutralidad buscada de todo el espacio; pero es casi una minucia ante un espectáculo capaz de haber dado con un actor en estado de gracia para el protagonista en una propuesta que -como Rubio sabe bien- es básicamente de actores y de texto.

MUÑECA2

La sala estaba en mi función llena hasta la bandera -como lo está todas las noches…- y el público braveando entregado para un espectáculo que presenta un texto de sumo interés francamente bien interpretado. El teatro en su esencia. Y otro texto de Mamet que triunfa en España tras pegarse un batacazo en la taquilla americana.

H. A.

Nota: 4.25 / 5

 

“Muñeca de Porcelana”, de David Mamet. Con: José Sacristán y Javier Godino. Dirección: Juan Carlos Rubio. TAL Y CUAL / BRAVO TEATRO

Naves del Teatro Español, Matadero (Sala Fernando Arrabal), 23 de Marzo de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: