Skip to content

‘Diez Negritos’, o el teatro como herramienta de entretenimiento

febrero 18, 2016

cartel 10 negritos

Está más o menos claro que el teatro puede cumplir funciones de las más diversas índoles –sociales, comerciales, culturales, de ocio…- y que todas estas funciones deberían tener un lugar en la cadena, sin que unas sean incompatibles con otras. Y, desde siempre –en varios montajes de diversos títulos de distintas productoras- la comedia policial se ha montado con gran éxito de público, generalmente buscando eso tan obvio –y tan difícil- que es el mero entretenimiento. Con obras como La Ratonera, Crimen Perfecto, Visita Inesperada, La Soga o ahora Diez Negritos las producciones que se han presentado suelen ser eso: puro divertimento apto para todos los públicos sin otra pretensión que ofrecer clásicos del suspense en versiones correctas, limpias, sin más sobresaltos que los que pretenden producir los previstos en el guion. Y, qué quieren que les diga: esto –que para algunos es un tipo de teatro denostado por su aparente simpleza de contenido y ejecución- es algo que a mí sin embargo me parece no solo totalmente necesario para desengrasar de vez en cuando; sino también perfectamente válido para acercar al teatro –quién sabe si por vez primera- a un público quizás no especialmente familiarizado con lo teatral, que seguramente regrese otro día, o que sencillamente ha pasado dos horas distendidas jugando al inmortal cluedo de Agatha Christie mientras dejan sus preocupaciones en casa.

diez1

La presente versión de Diez Negritos –un éxito de público que afronta ya su segunda temporada, y que consiguió reunir en A Coruña en mi función a familias enteras con un 70% del aforo cubierto en una tarde de perros…- ofrece justamente eso: un montaje sencillo, funcional; que cuenta la historia sin complicarse –se ha simplificado la estructura de la narración de la novela en algunos puntos, para hacer el seguimiento aún más accesible- y pone la historia por encima de todo, para que el público haga sus cábalas intentando descubrir al asesino. Ni más ni menos. Desde lo limpio de la escenografía –con un cierto sabor ‘a la antigua’, pero perfectamente válida- hasta lo ordenado –a veces rozando casi lo coreográfico- de la dirección escénica de Ricard Reguant, todo está pensado para guiar al público con comodidad a través de la historia de estos diez huéspedes recluidos por una extraña invitación en una casa perdida de la mano de Dios, en la que empiezan a caer como moscas uno detrás de otro siguiendo las estrofas de una canción de niños: uno de ellos, claro, es un asesino y esconde motivos para estar eliminando a los otros nueve de forma implacable. Todo está perfectamente medido, perfectamente calculado; pero el público se entretiene con razón, porque la trama de la Christie está perfectamente trazada y reserva –como siempre en ella- un órdago de auténtica impresión para el desenlace.

diez2

Dentro de los parámetros comentados arriba, al montaje de Reguant se le pueden reprochar cierto aire coreográfico en el movimiento de personajes –ya sé que mover a un elenco de diez actores con naturalidad nunca es fácil, pero a veces el resultado casi parece un cuadro-; y el hecho de trufar cada nuevo crimen con el soniquete de la canción que da título a la obra al más puro estilo Pesadilla en Elm Street: la cancioncita tiene cierto encanto como preludio, pero acaba volviéndose machacona hasta decir basta… Algún efecto es francamente mejorable –una muerte por estrangulamiento que queda forzadísima; y otra por aplastamiento tras la oportuna caída de un objeto que se supone que se desprende de la fachada, pero que al menos desde mi posición se veía claramente cómo alguien arrojaba…-; pero todo cumple su función de que el público siga la historia sin perderse: puede que alterar un punto la linealidad en la presentación de los hechos hubiese ayudado a aumentar el suspense, pero estaríamos entrando en características que podrían alejar el producto de la masa general de público a la que va destinado… No ayuda –rompe la continuidad y en una función de 105 minutos me parece innecesario- el intermedio, del que creo que se debería prescindir; porque además todo el verdadero meollo de la cuestión está en la segunda parte –la primera acaba, en punta, con la primera muerte-.

diez3

Honestidad general en el copioso reparto –lo mejor viene de Eva Torres, Quim Capdevila y Pablo Viña: respectivamente la femme fatale, el galán y el perfecto gentleman inglés, los tres clavando los prototipos a los que encarnan; y también Antonio Albella se maneja con comodidad en un personaje complicado, porque es casi contrapunto de todos los demás-, en el que todos reman en la misma dirección: la de hacer llegar la historia al público con claridad y buscando su entretenimiento. Se nota que tienen la función rodada.

En fin, asumiendo el tipo de producto que es –honestísimo en su género- no se puede negar que la función se ve con agrado, y que el mecanismo de la historia de Agatha Christie funciona como un reloj de precisión para mantenernos a todos haciendo la quiniela del culpable, aún cuando ya sabemos que al final la autora nos la va a meter doblada, como así es. Entretenimiento honesto para toda la familia y para cualquier público: hay, claro, muchos otros tipos de teatro; pero este también debe tener perfectamente su lugar.

H. A.

Nota: 3/5

 

“Diez Negritos”, de Agatha Christie. Con: Mónica Soria, Antonio Ponce, Quim Capdevila, Carla Hidalgo, David Zarzo, Carlos Seguí, Antonio M. M., Eva Torres, Pablo Viña y Antonio Albella. Versión y dirección: Ricard Reguant. INCIATIVAS TEATRALES S. L. / DIFFUSIO ARTES ESCÉNICAS S.L.U.

Teatro Colón, 13 de Febrero de 2016

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: