Skip to content

‘Fraude’, o quien mucho abarca poco aprieta

noviembre 29, 2015

No me negarán que si se les anuncia una versión teatral más o menos libre de Fraude –la cinta de Orson Welles sobre la figura del falsificador de arte Elmyr de Hory- les pica la curiosidad y van derechitos al teatro. Pues eso parece ser a primera vista Fraude, el espectáculo de Sudhum Teatro con dirección y dramaturgia de Gustavo del Río… Hasta cierto punto, claro.

Lo que verdaderamente nos encontramos aquí es una narrativa panorámica en 95 minutos de la vida de Elmyr de Hory –en varios tiempos, en varios lugares, pero concentrando la narración en su última etapa en Ibiza y su suicidio-, salpicada de toda una cantidad de referencias que van desde el propio Orson Welles o Clifford Irving hasta la cantante Jeannete, y en la que cuatro actores se reparten la friolera de catorce personajes. Y todo esto en una función de pequeño formato, a la que el texto en sí mismo –lo firma Gustavo del Río, con reminiscencias claras de la película de Welles; pero sin que su narración se limite a ser el calco teatral del film, ni mucho menos- le juega inevitablemente una mala pasada.

Decía en mi anterior crítica sobre Pequenas Certezas que la clave del éxito de un espectáculo muchas veces está en saber qué se puede abarcar con los medios de que se dispone y qué no. Algo tan sencillo como eso. Y aquí tenemos un espectáculo de pequeño formato –parca y a la vez, aunque resulte contradictorio, amontonada escenografía- que podría haberse salvado en caso de concentrar todo el interés del espectáculo en el trabajo actoral. Pero Gustavo del Río no ha querido quedarse ahí en su dramaturgia, y quiere trazar una visión panorámica a gran escala de la vida de uno de los más célebres falsificadores de arte de la historia, en ese espacio mínimo, con una iluminación discutible –se pasa de oscura muchas veces…-, y con una estructura narrativa digamos audaz. Surgen entonces varios problemas. Primer problema: Del Río quiere contar demasiadas cosas en demasiado poco tiempo, con lo cual pasa por encima de los hechos –ojo, muchos, pasan muchas cosas…-, sin profundizar, sin dar tiempo a que el público asimile qué conecta con qué de dónde venimos, a dónde vamos y por qué están algunas cosas donde están; sucede así una sensación de acumulación de elementos –a veces perfectamente prescindibles-, que dificultan hasta cierto punto el seguimiento de la historia, pero que además –y ojo, que esto es importante- que impiden cualquier tipo de conexión entre el público y los personajes, porque todo ocurre tan rápido que apenas hay profundización psicológica –sí, al final entendemos rápidamente por qué se suicida Elmyr y su peculiar manera de entender el arte y la figura del artista, pero insisto que todo pasa muy rápido-. Digamos que Del Río prefiere narrar hechos a emociones, y eso es una opción lícita a nivel narrativo.

Pero entonces llega el segundo problema, el que creo que es la base para que la cosa no termine de cuajar: la puesta en escena –como digo parca, sencilla, llamémosle como queramos- se estrella de pleno contra la arquitectura del texto. Ya sabemos que es muy complicado contar una historia que cambia constantemente de lugar y época en un espacio que no solo es muy parco, sino que además no ayuda en absoluto a entender de dónde vamos y a dónde venimos. Evidentemente hay quienes lo han hecho muy bien en otros montajes, pero hay que ser muy listo para hacerlo… y la sensación que queda aquí es precisamente esa: la de que la dramaturgia excede con mucho las posibilidades reales de la puesta en escena, no tanto por la escasez de medios –que hasta cierto punto también-, sino por la ausencia de verdaderas soluciones para hacer frente a una dramaturgia ambiciosa. Hay mil modos de evocar cosas que no están, pero no todo es limitarse a que un actor diga una ciudad y un año, mientras apenas hay cambios ni de vestuario… Insisto, es una manera de narrar, pero hay que ser muy listo para acometer una puesta en escena así y que funcione. Se requieren, en cualquier caso, soluciones; soluciones que en este caso ni están ni se esperan. Sorprende no poco que sea el propio autor de la dramaturgia el encargado de ponerla en escena, no sin problemas. El resultado perjudica no solo a la narratividad de la historia, sino también al ritmo mismo, y por tanto a la capacidad del espectador de mantener la atención ante lo que ve. Igual una de las claves para solucionar esto hubiese sido contar menos cosas, concentrar más los hechos; y, sobre todo, focalizar la narrativa en los personajes. Vuelvo al comienzo: una cosa es imaginar una historia en la cabeza, y otra bien distinta ser capaces de materializarla en escena…

Los cuatro actores sacan adelante la función –con todos los problemas de base ya comentados, que por supuesto no son culpa suya- como buenamente pueden. La profesionalidad de los cuatro queda fuera de toda duda por el mero hecho –aquí complicado de narices…- de intentarlo, aunque solo podamos salvar algunos momentos de Denis Gómez –que parece el que más intenta creer en lo que hace dentro del conjunto- y Manuel García, quedando Rebeca Vecino y Albert Suárez a gran distancia. Pero si la cosa no cuaja, insisto, no es tanto culpa de los actores como del concepto del espectáculo en sí mismo.

A riesgo de repetirme –pero creo que es la base del todo- he de decir que el proyecto como tal es interesantísimo; pero el resultado es un claro ejemplo que se intenta abarcar más de lo que realmente se puede con los medios de que se dispone. Y ya se sabe: quien mucho abarca, poco aprieta.

H. A.

Nota: 2/5

 

“Fraude”, de Gustavo del Río. Con: Manuel García, Denis Gómez, Rebeca Vecino y Albert Suárez. Dirección: Gustavo del Río. SUDHUM TEATRO.

Forum Metropolitano, 26 de Noviembre de 2015

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: