Skip to content

‘Si la Cosa Funciona’, o consejos vendo que para mí no tengo

julio 9, 2015

A pesar de que ha escrito algunos textos específicamente para el teatro –recordemos que en Galicia Teatro do Atlántico presentó La Bombilla Mágica años atrás- llevar a las tablas algunas películas del siempre genial Woody Allen es una práctica que ya se ha hecho con éxito en España en ocasiones anteriores. Si hace unos años subía Misterioso Asesinato en Manhattan ahora es Si la Cosa Funciona –la cinta que en 2009 protagonizase Larry David- la que se puede ver en escena.

Boris, un maduro físico de éxito, es lo que se podría decir un triunfador en su vida profesional. O eso dice él desde el alto concepto que tiene de sí mismo…. Si la sociedad no le entiende es –claro- porque la sociedad tiene un problema con él; y no porque sea él –un misántropo ególatra de tomo y lomo- el que tiene un problema con la sociedad. Porque al fracaso de su primer matrimonio se une el fracaso de su intento de suicidio… Un fracaso que hace que encuentre fortuitamente a Melody, una joven de los suburbios neoyorkinos a la que le faltan un par de hervores, y que acaba instalándose en su apartamento: primero unos diítas; pero esos diítas se convierten enseguida en unos meses.  A pesar de que de partida Boris y Melody son dos personas sin nada que ver, pronto se establece entre ambos un extraño vínculo que hace que el físico intente mejorar las aptitudes de la joven, cultivarla y conseguir de ella una mujer de provecho, a la vez que ella podría llegar a conseguir convertirle en un hombre sociable. Surge inesperadamente una relación de algo semejante al amor, que podría no obstante irse al traste cuando aparecen en escena los padres de Melody: una señora ultraconservadora de alta sociedad y un hombre con cuentas pendientes consigo mismo… y Boris, sin comerlo ni beberlo, se ve inmerso en una espiral de acontecimientos que provocan el resto de los personajes y que le afectan directamente: en definitiva, un hombre que acaba intentando arreglar las vidas ajenas aunque no sepa –o no quiera saber- que su propia vida roza el desastre.

Hay muchos elementos en esta comedia que tiene, claro, muchos de los rasgos de identidad de Allen: impregnada en esa crítica social tan personal que siempre es marca de la casa del director, comienza siendo una comedia ácida, se mueve hacia la comedia romántica y termina resultando lo que podríamos dar en llamar una comedia pesimista. El protagonista es un antihéroe, un hombre lleno de unos defectos que es incapaz de ver aunque nosotros los tengamos claros. Son precisamente esas cualidades negativas las que hacen de Boris un personaje atractivo con el que el público puede enfatizar a pesar de todo. Y este personaje rodeado de todo un conjunto de freaks –cada uno en su estilo, pero todos freaks después de todo- completa un cuadro que tiene además el valor de evolucionar hacia algo mucho más denso de lo que pareciera que va ser en esencia, configurando lo que es sin duda un gran texto, una comedia con fondo, una comedia plural.

Alberto Castrillo-Ferrer es un experto en los mecanismos de la comedia; y en su montaje los gags están bien servidos, fluyen y se ha sabido subrayar los momentos más ácidos del texto. Ha diseñado además una puesta en escena –con escenografía única pero practicable y convertible de Anna Tussell- que bebe en muchas ocasiones de lo cinematográfico, se apoya en una potente banda sonora clásica que casi hace las veces de hilo musical narrativo e incluso se permite un acertado guiño digamos metacinematrográfico cuando por un momento el mismísimo Woody Allen se permite dialogar con su protagonista. Además, el protagonista rompe en varias ocasiones la cuarta pared –en este caso con acierto- para dirigirse en confesión a un público que gana así en empatía con un personaje que tiene mucho de despreciable. Puede que algunos cambios escénicos a la vista sean susceptibles de corrección – ¿por qué no oscurecer el espacio?- y que algunas referencias musicales sean discutibles –Una Furtiva Lagrima es un aria de amor y no de desamor como aquí está empleada, y el epílogo musical siento que sobra…-; pero el caso es que el montaje funciona en general con ritmo y pulso, como un reloj y muestra como digo a todo un especialista en comedia.

Encabeza el reparto un José Luis Gil que saca adelante el personaje con acierto –va también sobrado de herramientas cómicas-, aunque quizá el carácter de este personaje nos lo acerque demasiado por momentos a otros que ha interpretado en televisión y que permanecen en la memoria de todos: tiene medios y recursos, sabe cómo emplearlos y empatiza con un espectador al que sabe torear, pero hay atisbos de avistar otros personajes, de lo que seguramente sería deseable que se despojase. Quien se sale en el papel de ‘pava’ adorable es una divertidísima Ana Ruiz que clava la mojigatería de su personaje hasta unos extremos que hacen imposible no carcajearse con ella: y lo mejor de todo es que le sale natural, sin cargar las tintas ni forzar registros. Levanta con José Luis Gil una escena larguísima que en otras manos podría haberse convertido en tediosa, cosa que afortunadamente aquí no sucede. También Rocío Calvo acierta al dibujar en tiempo record el recorrido de cero a cien de esa madre conservadora que termina desmadrada a base de usar recursos que pueden parecer obvios a primera vista pero a ella le funcionan perfectamente. Cumplidor Ricardo Joven en un papel con menos oportunidades de lucimiento que los de sus compañeros; y sin problemas Beatriz Santana en su doble y breve cometido.

En definitiva, una buena adaptación de uno de los mejores guiones recientes de Allen, que –más allá de las puntualizaciones concretas que se le puedan hacer- cumple con el propósito de que el público empatice con la historia y sus personajes, y ha de considerarse como un éxito.

H. A.

Nota: 3.75 / 5

“Si la Cosa Funciona”, sobre el guion original de Woody Allen. Con: José Luis Gil, Ana Ruiz, Rocío Calvo, Ricardo Joven y Beatriz Santana. Dirección: Alberto Castrillo-Ferrer.

Teatro Alcázar Cofidís, 26 de Junio de 2015

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: