Skip to content

‘Famélica’, o utopías cercanas

junio 2, 2015

El imparable Juan Mayorga –aún a la espera del próximo estreno de Reikiavik, su último texto publicado en la integral que apareciese a la venta el pasado año- acaba de estrenar un nuevo texto teatral, Famélica, una función nacida al amparo de una curiosa forma de crear, mano a mano entre Mayorga y la compañía La Cantera –los lectores habituales del blog la recordarán por Raíces Trenzas-. A partir de improvisaciones, entregas y un trabajo conjunto pero en la distancia, Mayorga, el director Jorge Sánchez y los actores de La Cantera han dado forma a esta sátira sobre el mundo de la empresa, actualmente en cartel en el Teatro Lara.

Un buen día, Enrico –trabajador de lo que parece una multinacional- es reclutado por dos compañeros de trabajo –Palmiro y Antonio- que le instan a dejarse proteger por ellos, y a entrar en una suerte de sociedad secreta, en la que podrá aparcar todos los deberes de la empresa para entregarse a su felicidad: una subempresa en la que todos tienen que ser lo más improductivos que sea posible. Inicialmente sorprendido, Enrico pronto se deja arrastrar por la labia de Palmiro –un antiguo chófer que parece –solo parece…- haber rehecho su vida gracias a esta sociedad- y Antonio –el ejecutivo agresivo seguro de sí mismo que podría vender arena en el desierto si se lo propusiese…-.Así, se une a esta sociedad que combate la tristeza, la desazón y la desidia en el trabajo, prometiendo a los camaradas un entorno feliz en el que se sentirán plenas: una célula “microcomunista”, casi una secta paralela a la empresa que debe permanecer en el más absoluto secreto –hay que mantener al margen al resto de la empresa, porque nunca aparecen pero están ahí ¿verdad?- y con la que Palmiro y Antonio planean poder combatir el sistema “desde dentro”. La célula la completa Rosa, una mujer a medio camino entre la femme fatale de un noir  de poca monta y la serpiente embaucadora que podría bailar al son que más le convenga…. Bonanza, progreso, nuevos ideales…. Hasta que empiecen a surgir ideales digamos ‘neoanarquistas’ que hagan que el régimen ‘neocomunista’ que plantea la sociedad, poniendo en jaque la unidad del proyecto… ¿Les suena? No está tan alejado de la actualidad, desde luego… ¿Cuál es la solución entonces?

En este entorno hipotético y surrealista, Mayorga construye una sátira sobre el mundo de la empresa en la sociedad actual, que deja mucho espacio a la comedia –¡por fin regresa Mayorga a la comedia!- que, en su rocambolesco planteamiento se acerca mucho a la realidad de cambio que vive nuestro país en la actualidad. Puede que esa sea una de las mayores virtudes del texto: que su cercanía social haga que nos desternillemos a través de una sátira de diálogos veloces y personajes debidamente estereotipados para causar la hilaridad. Funciona. Nos reímos porque encontramos surrealista el planteamiento empresarial; pero quizás también porque sabemos que en el fondo a todos nos gustaría formar parte de esta célula, de esta sociedad subversiva que parece un bloque cohesionado y una alternativa de futuro, pero que pronto amenaza con venirse abajo si nadie lo remedia. Tiene la obra de Mayorga al menos dos campos, dos esferas de lectura: la farsa empresarial –ese filón que en España arrancase quizá con El Método Grönholm, y que ha dado tantos ejemplos notables a la nueva dramaturgia actual- o el texto político y filosófico que subyace bajo esta alocada comedia. Acierta el autor al darle a su texto un ritmo frenético y alocado, sin perder de vista el dejar ideas y reflexiones que hagan que el espectador reflexione mientras se ríe: una comedia con fondo –pero una comedia, al fin y al cabo, ambas cosas las tiene claras Mayorga-. Sobran quizá algunas citas que Mayorga pone en boca de los personajes aquí y allá –quien conozca la obra del autor sabrá que suele caer en esta costumbre…- y que quizá resulten eruditas en exceso para una comedia, pero el divertimento tiene ritmo, la sátira tiene gancho y la comedia –de la que Juan Mayorga llevaba tanto tiempo alejado- se acaba imponiendo. Y eso es lo importante.

Gran parte del mérito de conseguir que esta comedia funcione tan bien es de un montaje que dirige magistralmente un Jorge Sánchez, consciente de que esto es ante todo una comedia de texto –la escenografía no pasa de la anécdota…-, que mantiene el ritmo alocado, fomenta lo satírico y lo farsesco –esas dos  puertas que se abren y se cierran son un guiño clarísimo a géneros del pasado que siguen tan vigentes hoy y que brillan tanto y tan bien aquí…-, no da tregua y no deja pasar una oportunidad de sacar jugo a un gag –a pesar de que habría que intentar corregir el tiempo excesivo que duran un par de fundidos para dos cambios escénicos que no aportan gran cosa…-; tiene además otra virtud: suaviza hasta cierto punto el discurso de Mayorga cuando se torna algo árido, siempre en favor de la comedia. Pero sobre todo, hay que ver la función por un reparto en desternillante estado de gracia, sirviendo la parodia con total seriedad –como tiene que ser-. Desbordante de carisma y comicidad, el ex-chófer de Rulo Pardo lleva la comedia en las venas, y provoca la hilaridad con solo pisar el escenario, formando un estupendo tándem con el líder nato al que personifica un Xoel Fernández que mueve a la carcajada desde la agresividad que desprende como instigador. También Juanma Díez –el guaperas abrumado por el discurso poderoso de sus compañeros al que se le va lavando progresivamente el cerebro complementando perfectamente el equilibrio de la comicidad. Y Nieve de Medina –mucho mejor aquí que en La Punta del Iceberg, por cierto otra función reciente sobre el mundo de la empresa, y tan distinta a esta…- sorprende con una capacidad cómica insospechada, en el que seguramente sea el más complejo de los cuatro personajes por lo poliédrico que resulta: pasa por muchos estados y acierta al plasmar prácticamente todos. En resumen, cuatro actores que sirven la comedia a unos niveles que hacen imposible no desternillarse: otra clave del éxito.

Famélica es, en fin, otro acierto de la factoría Mayorga, que me atrevería a decir que tiene largo recorrido en las noches del Lara y está destinado a convertirse en un clásico de la cartelera. Es un buen texto -interpretado de manera sobresaliente y montado de forma notable- que divierte y desternilla al público, recupera a Mayorga para la comedia – ¡albricias!-, demuestra que se puede presentar un texto comercial de calidad, y sobre todo llega en el momento justo para que algunos de los temas que plantea agiten y remuevan al público quizás ahora mucho más que ayer o mañana… Porque la odisea utópica que plantea quizá no esté tan lejos ¿O sí?

H. A.

Nota: 4/5

 

“Famélica”, de Juan Mayorga. Con: Rulo Pardo, Juanma Díez, Xoel Fernández y Nieve de Medina. Dirección: Jorge Sánchez. LA CANTERA / ESTUDIO JUAN CODINA / JAMMING

Teatro Lara, 28 de Mayo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: