Skip to content

‘Medea’ o yo soy Aitana: yo soy Medea

mayo 25, 2015

La tercera y última producción de Teatro de la Ciudad es una versión libre de Medea que firma Andrés Lima, tomando como base el texto de Séneca, pero tratándolo muy libremente y añadiéndole todo tipo de textos para crear un espectáculo personalísimo, extremo –como es Lima siempre- y que seguramente se recordará, ante todo, por el descomunal trabajo que realiza una gigantesca Aitana Sánchez-Gijón en el rol titular, que se eleva por encima de todo y todos en este montaje en el que ha de lanzarse al vacío y lo hace como pocas actrices serían capaces…

Vacío escénico casi total. Apenas reinan un contrabajo y una silla. Al comienzo, Andrés Lima, erigido en Corifeo, recita –leyendo- un largo pasaje de la Teogonía de Hesíodo. Un pasaje que solo interrumpen los gemidos internos y desgarrados de Medea. Mientras, en primer plano de la escena, Laura Galán, erigida en Gea, la Madre Tierra, palpita y se agita como una sibila de corte espasmódico, como si estuviese a punto de dar a luz. Tras este larguísimo pasaje en forma de genealogía –y en el que la estupenda actuación física y gestual de Galán hace que nos olvidemos de todo- irrumpe Medea, embutida en una cazadora oscura: la acción empieza in media res, en el momento en que la hechicera ya ha perdido cuanto tiene y está a un paso de un destierro que pretende evitar a toda costa. En la hora escasa restante –porque el prólogo abarca fácilmente un cuarto de hora…-, la acción se dispara focalizándose en el dolor y la caída al vacío de Medea. Junto a ella, Laura Galán –reconvertida ora en Nodriza, ora en conciencia interna de Medea- y una Joana Gomila que pone música y voz al espectáculo encaramada al contrabajo.

Andrés Lima, siempre excesivo y personal, ha ideado un montaje frenético, que da más valor a las sensaciones que a la propia trama, y consigue desde el oscurantismo momentos cargados de una personalidad poderosísima –unas cuantas veces incluso demasiado…-, que pueden llegar a extenuar al público no acostumbrado al ritmo frenético del director. En todo el exceso y frenesí de Lima –exceso como lo había en Los Mácbez, y frenesí como lo había en Desde Berlín– hay esta vez sin embargo algo que hace que este montaje tenga un sabor y una temperatura incontestables, haciéndolo de interés, sobre todo porque golpea, machaca y provoca sensaciones en el espectador. Hay, claro, cosas que revisar –la secuencia inicial es larga en exceso y no aporta gran cosa a nivel argumental, y hay algunas ideas, como la solución de la escena del parricidio, tan elogiada en otras críticas, que parten de premisas que ya se han visto anteriormente en otros montajes de un Lima que por momentos amenaza con repetirse…-; pero también hay momentos de una fuerza visual –el conjuro contra Creusa, que deja boquiabierto a cualquiera por lo excesivo…- o directamente expresiva –el momento en que suena “Tonada de Luna Llena” mientras Medea aguarda su venganza sucia, extenuada, terminada: pura emoción-. Muy bien utilizadas tanto la iluminación y las proyecciones de Valentín Álvarez como la amplia selección musical, que incluye tanto clásicos universales como partituras originales de Jaume Manresa, que interpretan Joana Gomila en directo y el Coro de Jóvenes de Madrid –en clara evocación de los hijos de Medea- en grabación. En fin, el cómputo global obliga a hablar de un montaje irregular –porque Lima se lanza sin red, arrasando, y no siempre acierta…-, pero en absoluto exento de momentos memorables –hay unos cuantos…- y plagado del sello personal del director, que influye para bien y para mal en el resultado final.

El elenco lo presiden tres fuerzas femeninas de la naturaleza. Creo no exagerar un ápice si digo que la Medea que se marca Aitana Sánchez-Gijón tiene visos claros de convertirse en algo sencillamente histórico: es tal su desgarro, su garra y su nivel de implicación con el personaje –a todos los niveles: físico, dramática y emocional- que resulta imposible no dejarse arrastrar y no contagiarse. Pronto se libera de cierta impostación inicial para lanzarse sin reservas a un trabajo de emoción sincera, extrema y extenuante. Dice el texto y se enfrenta al destino, a Creonte y a Jasón con el poso del desgarro de quien se sabe de partida derrotada: la mujer que –haga lo que haga- lo tiene todo perdido desde el inicio y lo sabe. Hay en su Medea rabia, desesperación y doliente melancolía casi a partes iguales, y a todas responde Sánchez-Gijón con fiereza, en lo que es casi una bajada en picado al abismo de la demencia que acaba estallando al final. Un trabajo que alcanza su punto álgido cuando en la larga escena del conjuro contra Creusa, Aitana, casi desnuda, se deja embadurnar completamente en tierra, sangre, plumas y barro, mientras cae presa de un salvaje trance de espasmos al realizar el conjuro entre flashes de luz: un largo momento tan exigente para la actriz como agotador para el público, al que Aitana responde entregada, dispuesta a dejarse matar si es necesario, con unos niveles de convicción a los que pocas primeras figuras estarían dispuestas a someterse, en un momento en el que el Lima director no tiene piedad alguna con la actriz y a ella parece no importarle y estar dispuesta a todo… Propios y extraños se sorprenderán con esta lección que consagra a Aitana –en uno de sus mejores trabajos, sino directamente el mejor de su carrera- como una grande de la interpretación de nuestro país, porque Medea y Aitana son una sola mujer, son solo un alma: cuando exclama “¡Yo soy Medea!”, las fronteras entre ficción y realidad, entre Aitana y Medea, se diluyen por un instante peligrosamente. Termina extenuada –lógico-, pero hay que insistir en que el trabajo que hace es antológico, admirable y se recordará durante mucho tiempo por todos los que tengan la fortuna de verlo.

No está sola Aitana en este reino de féminas, porque la Corifea de la para mí desconocida Joana Gomila hace gala de una voz prodigiosa –no solo con musicalidad intachable a la hora de cantar, sino también con la extensión necesaria para defender intervalos extremos usados con fines expresivos-, y la Nodriza de Laura Galán –contagiada por momentos del halo de locura que impregna a Medea- realiza como Gea un trabajo físico espectacular –los ojos en blanco fuera de órbita, el cuerpo espasmódico…- que también es digno de admirar y que muestra a otra grandísima actriz, no hay duda. Juntas completan el trío de ases femeninos de este montaje.

Andrés Lima además de dirigir hace triplete y se encarga de todos los personajes masculinos: el Corifeo, Creonte y Jasón. Creo que no acierta al tomar este riesgo, porque ni hay definición entre los personajes ni la vocalización es clara –y esto es lo más grave…- ni la entonación varía conforme varían las intenciones, resultando monocorde pese a hacerse cargo de la friolera de tres roles distintos. Baja considerablemente el nivel actoral general –y aún más puesto al lado de un ciclón como Aitana-, y se me ocurren al menos un par de actores de la factoría Andrés Lima que podrían haber hecho mejor este trabajo: una lástima.

En fin, un montaje intenso, con luces y sombras, que se convierte en un espectáculo de visión obligatoria; porque Aitana Sánchez-Gijón realiza uno de los mejores trabajos de su carrera, y porque tiene la fuerza de un director con personalidad. Más allá de lo indiscutible del descomunal trabajo de Sánchez-Gijón, el resultado global podrá compartirse más o menos, pero lo que es seguro es que no deja indiferente a nadie: ahí -ahí y en Sánchez-Gijón, claro- radica la grandeza de la propuesta, por encima de cualquier otra cosa.

H. A.

Nota: 3.75 / 5

 

“Antígona”, versión libre de Andrés Lima sobre el original de Séneca. Con: Aitana Sánchez-Gijón, Andrés Lima, Laura Galán y Joana Gomila. Dirección: Andrés Lima. TEATRO DE LA CIUDAD / TEATRO DE LA ABADÍA.

Teatro de la Abadía, 19 de Mayo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: