Skip to content

‘El Año del Pensamiento Mágico’, o convivir con la pérdida

mayo 13, 2015

El Teatro Español ha invitado a la compañía Guindalera a presentar en la Sala Pequeña –recientemente bautizada como “Margarita Xirgu”, dentro de la política del nuevo director, Juan Carlos Pérez de la Fuente- su nueva producción, El Año del Pensamiento Mágico, la versión teatral del libro homónimo de la escritora estadounidense Joan Didion (1934- ), adaptado para el teatro por la propia autora que interpretase en Broadway nada menos que Vanessa Redgrave en Broadway, y que aquí recae en manos de Jeaninne Mestre.

Se trata de un material autobiográfico en el que Didion relata el proceso desde la negación hasta la aceptación durante el año en el que murieron su esposo, el escritor John Gregory Dunne –que cae desplomado mientras cena-; y su hija Quintana –que muere meses después, y que permanecía en coma por un accidente de avión en el momento del fallecimiento del padre-. Un duro monólogo digamos “terapéutico”. Pero más allá de la dureza del relato y del hecho de saber que se trata de una experiencia real, lo que más conmueve de este texto es la manera en que Didion se autorretrata como una mujer transitando al borde del abismo, entre la cordura de la mujer capaz de tenerlo todo controlado y la locura  de la mujer desbordada por los acontecimientos. Una mujer que pretende ser hermética a la hora de manejar sus sentimientos, pero que en el fondo está deseando contar, necesitada de estallar y de compartir sus miedos con alguien. Una mujer de su casa, que ha desarrollado una existencia feliz durante años al lado de su marido, pero a la que en un instante se le cambia el orden del cosmos sin que pueda comprender bien por qué. Enfrentada a situaciones límite, y con su orden preestablecido desordenado por completo, Didion ha de tomar una serie de decisiones que a veces son las correctas y otras pueden parecer descabelladas ¿Pero cómo funciona realmente una mente sometida a presión? Didion increpa varias veces al público, asegurando que “esto les va a pasar a ustedes”. Porque después de todo, la muerte es precisamente eso: algo con lo que todos vamos a tener que enfrentarnos antes o después.

Es, ante todo, un texto terapéutico, donde la autora hace de algún modo revisión y autocrítica, desde la posición de haber superado un trauma: esto hace que la narración –durísima y ante la que resulta imposible no implicarse- esté despojada de cualquier atisbo de sensiblería y nos llegue dura, sincera y sin pliegos: este es otra de las bazas del texto, junto al hecho de presentar a un personaje en total evolución, desde el proceso de negación de la muerte de su marido –al comienzo del relato, Didion nos dice: “pensé que si dejaba las cosas así, quizás él volvería”– hasta el momento en que la autora encuentra la paz necesaria como para “dejar marchar” a los que han de irse: el proceso de aprender a convivir con el recuerdo sin que ese recuerdo nos dañe. Algo que, efectivamente, nos puede ocurrir a todos; en diversos contextos. En definitiva, un canto a la capacidad de afrontar la pérdida; y, sobre todas las cosas, un texto que, en el profundo y sincero dolor que irradia –profundo y sincero precisamente porque no es en absoluto lacrimógeno-, puede resultar terapéutico para quien lo escuche tanto como fue para Didion escribirlo, porque el mensaje es que hay luz al final del túnel, y que a pesar de todo, se puede.

Por sus características y por sus circunstancias, estamos ante un monólogo dificilísimo tanto para el público –que ha de escuchar experiencias vitales muy duras gran parte de la hora y veinte que dura- como por supuesto para la actriz, que ha de saber transitar por este personaje –el de la propia autora-, mostrando sentimientos por debajo de su coraza; pero sin caer nunca en la sensiblería. En este sentido, Jeannine Mestre da un verdadero recital en materia de transmisión de emociones construyendo un personaje que nunca llega a ser contradicción, porque incluso cuando nos cuenta algo que no siente podemos verlo, a través de sus –maravillosas- manos temblorosas, o a través de unos ojos deseosos de romper a llorar… Esto es, hay mucha verdad por igual tanto en las palabras de Didion como en la manera de Mestre de hacérnoslas llegar, porque Mestre es mucho más que un mero vehículo de transmisión.  Elegantísima en escena, huye de histrionismos y aporta a Didion toda la dignidad que merece. En el pequeño espacio en que tiene lugar la función, se puede apreciar perfectamente el detalle de esta maestra en comunicar emociones desde lo sencillo, desde el detalle; y de abordar a Didion desde la más sincera humanidad: todo ello lo consigue.

La puesta en escena de Juan Pastor –apenas una butaca, una mesa y una vista marina al fondo que no se termina de saber a qué obedece- ha querido dejar todo el peso al texto y a la capacidad de comunicar de la actriz –que, como digo, es mucha-. Es una puesta limpia, ordenada y sin excesos. Puede que la decisión de encender las luces cada vez que Didion rompe la cuarta pared no termine de ayudar –y quizás también prescindiría de la música, porque parece un mero elemento decorativo…-; pero al menos permite recibir el texto en todo su esplendor: escucharlo, mascarlo, reflexionarlo y asimilarlo con toda la serenidad que merece.

Media entrada en la sala pequeña, público atento y grandes –y merecidos- aplausos para Mestre al final, que sirve magistralmente un texto duro, intenso, no apto para cualquier público; pero sin duda muy interesante y para paladear. Un gran texto –de esos que permiten pensar…-, una gran actriz y un montaje que no estorba y se pone en general al servicio del resultado.

H. A,

Nota: 4 / 5 

“El Año del Pensamiento Mágico”, de Joan Didion. Con: Jeannine Mestre. Director: Juan Pastor. GUINDALERA TEATRO

Teatro Español (Sala Margarita Xirgu), 9 de Mayo de 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: