Skip to content

‘Misántropo’, o falsas apariencias: hoy igual que ayer

mayo 29, 2014

Nuevo montaje de Kamikaze Producciones, en el que Miguel del Arco vuelve a contar con su equipo habitual –el mismo que revolucionó la actualidad teatral española con montajes como La Función por Hacer y Veraneantes-, después de unos cuantos proyectos –todos ellos exitosos- con repartos ajenos a la compañía. Máxima expectación para esta versión libre del Misántropo de Moliére, que está arrasando entre público y crítica, y que tiene muchas de las claves de éxitos anteriores de Miguel del Arco.

En esta ocasión, Del Arco sitúa la historia en la actualidad, en la parte trasera y exterior de una discoteca en la que se está celebrando una fiesta a la que acuden todos los personajes. Mientras en el interior –que nunca llegamos a ver y que solo intuimos por los ecos de la fiesta-, todo es alcohol, jolgorio y falsas apariencias; fuera de la discoteca transcurren los conflictos, las puñaladas traperas y demás situaciones que configuran el enredo. A esta fiesta ha asistido lo más granado de la sociedad: nuestros personajes son ejecutivos o empresarios; gente con posibles que seguramente haya llegado a dedo hasta donde está; y que lucha por medrar –por seguir medrando- en la sociedad en la que vive, a cualquier precio, mientras aprovecha para dejarse llevar por la fiesta y el alcohol. Solo Alcestes permanece apartado del jolgorio, reflexivo, y desencantado con esa sociedad de posturno y photocall en la que le ha tocado vivir. En el ejercicio de actualización Del Arco, el poeta Oronte se ha convertido por ejemplo en un cantautor con tupé dispuesto a encontrar un productor que apueste por su primer hit: “Aquí y ahora / ahora y aquí” –un temazo hortera digno del peor Pablo Alborán-. La actualidad de la trama del Misántropo permite que todo encaje perfectamente en esta actualización, con pequeños cambios que responden al mundo tecnológico –las cartas finales de Celimena, base del engaño, son ahora sms o mails que llegan de inmediato a los móviles de todos los demás personajes-; y si el público se divierte es porque reconoce perfectamente comportamientos propios en aquello que ve: aquí Alcestes es el extraño, porque todos somos como los demás personajes; todos conocemos al menos a una Celimena y todos sabemos que –mal que nos pese- en algún momento somos hipócritas, o miramos a otro lado por mera conveniencia. Esto permite que la comedia se desborde, el entretenimiento sea constante y las carcajadas invadan el teatro. Que nos reconocemos –mal que nos pese-.

Hay que señalar también que Miguel del Arco se vuelve a confirmar como un director con ideas, capaz de sacar partido a un espacio escénico relativamente sencillo pero funcional y muy bien utilizado –de Eduardo Moreno-. La dirección de actores y la distribución de planos son impecables; y la soberbia iluminación de Juanjo Llorens ayuda a crear un doble plano que sitúa a Alcestes en una suerte de mundo paralelo que está a años luz de la realidad en la que vive. En este sentido, la capacidad de Del Arco para plantear escenas a cámara lenta, o para convertir imágenes en estados emocionales es una de las grandes bazas de este espectáculo, impecable a nivel estético y visual bajo cualquier punto de vista. Ahora bien, hay un par de cosas de la versión que creo que podrían revisarse: la primera –la más obvia-, es que quizás no case muy bien que estos personajes en esta situación –entendemos que están en una fiesta, y que irán acumulando alcohol…- se expresen mediante una prosa que es bastante fiel a Molière; pero que probablemente chirríe un poco en la situación en la que se expone. Igual convendría rebajar un poco el tono del texto. Puede que sea por esto por lo que la función crece y termina mejor de lo que empieza –creo que la función encuentra momentos aquí y allá en su primera etapa; y es solo desde la entrada de Arsionoé cuando empieza a crecer a todos los niveles de manera imparable e implacable, acabando en punta-. Además, he tenido la sensación de que los personajes están bastante suavizados con respecto al original –ni Celimena parece tan mala ni Alcestes tan cansino como uno puede imaginar leyendo la obra-. Así, los personajes aparecen humanos, reales; y puede que quizás un punto extra de acidez no estuviese de más en este enfoque para terminar de redondear una idea interesante, que encaja y que está bien desarrollada.

Ya sabemos que el reparto con el que trabaja Miguel del Arco está formado por unos profesionales que se mueven entre el notable y el sobresaliente, y así sucede una vez más. En este elenco reside buena parte del éxito de la propuesta. Siendo Alcestes, Filinto y Celimena los protagonistas, el resto de los personajes –muchas veces por una cuestión de mero metraje- cuentan con momentos más o menos puntuales, de los que la mayoría del reparto sabe sin embargo sacar oro. Y hablando de sacar oro de un secundario, hay que comenzar hablando de la descomunal creación que se marca Manuela Paso en Arsinoé: tarda en aparecer, pero en cuanto lo hace se convierte en el puntal del espectáculo, porque construye un personaje cínico, falso, odioso; que se hace con el respetable, porque es imposible no partirse de risa en cada una de sus frases. Grandísima, sin duda la mejor del conjunto, y en una creación muy apartada de otros roles –siempre más decididamente dramáticos- que haya hecho últimamente. Su escena poniéndose a parir mediante falsas puñaladas traperas con Celimena es sin duda lo mejor del montaje. También el Oronte de Cristóbal Suárez obtiene sus momentos de gloria, en ese cantantucho de medio pelo subido a su tupé y a su traje recargado: otro momento memorable cuando entona su esperpéntico hit, coreografía incluida –otra perla de la comedia del montaje-. La Elianta de Miriam Montilla queda reducida poco menos que al mínimo, pero sin embargo deja un momento impregnado de hermosa melancolía por esa vida con Alcestes que quizá pudo haber sido y no fue, con Raúl Prieto que interpreta a su actual marido: lástima que no tenga mucho más que hacer, porque es un momento precioso. José Luis Martínez –nuevo en la plaza de Kamikaze, si no me equivoco- cumple sobradamente como Clitandro, en un papel más o menos menor.

Y queda el trío protagonista. Israel Elejalde expone el desencanto de su personaje de forma elegantísima; con esa elegancia suya tan magnética a la que nos tiene acostumbrados. Su Alceste es poesía pura –incluso igual demasiado poético para lo que debería ser este personaje-. También rebosa elegancia la Celimena de Bárbara Lennie –que, acertadamente, no se sube esta vez al carro de la femme fatale; porque el papel no lo necesita-. Su Celimena es un personaje al que parece que la fascinación que ejerce sobre los hombres llega a pesarle en algún momento como una losa… y es un enfoque muy interesante, porque a esta Celimena, como a la Lennie actriz en sí misma, el magnetismo le viene de fábrica-. Last but not least, Raúl Prieto –Filinto-, es el actor intenso, apasionado y entregado de siempre. Estando como está de bien Israel Elejalde, no es nada fácil mantenerle el nivel; y sin embargo va Prieto y lo logra sin ningún problema. También es de los mejores del elenco.

Exitazo de público –fuertes ovaciones en pie-, para un espectáculo muy interesante, muy bien realizado, magistralmente dirigido e interpretado; al que quizá solo le faltaría –como sugerencia que creo que podría redondear la versión- dejarse llevar un pelín más en algunos momentos, y liberarse –aún más- de la influencia del original de Molière, así como acentuar –más, aún más- la acidez de algunos pasajes. Con todo, es un gran espectáculo.

H. A.

Nota: 4/5

 

“Misántropo”, versión libre de Miguel del Arco sobre el original de Molière. Con: Israel Elejalde, Bárbara Lennie, Raúl Prieto, Cristóbal Suárez, Manuela Paso, Miriam Montilla y José Luis Martínez. Dirección: Miguel del Arco. KAMIKAZE PRODUCCIONES.

Teatro Español, 24 de Mayo de 2014

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: