Skip to content

‘Testigo de Cargo’, o el policiaco como entretenimiento

abril 28, 2014

El género de la comedia policiaca suele venir ligado en España a toda una serie de producciones teatrales que entretienen al público de forma eficaz, aunque sin llegar a arrebatar, como si el propio espectáculo supiese que esa es justamente su función. Agatha Christie ha sido siempre un filón en este género, con múltiples producciones de sus clásicos –las producciones españolas de La Ratonera o Una Visita Inesperada, por poner dos ejemplos de la autora, han permanecido largo tiempo en cartel-. Ahora el Teatro Am repone -con algún cambio en el reparto- la producción de Testigo de Cargo que ya se había podido ver un par de años atrás en el Teatro Muñoz Seca, en una producción que reúne justo las características que parecen ser seña en este género en el país: es honesta –sobre todo en cuanto a no esconder sus carencias, que las hay- y eficaz –porque también hay valores seguros que levantan el peso de la propuesta-; pero dista de ser fascinante en términos globales.

Aunque todos tengamos en mente la película de Billy Wilder como punto de partida a la hora de hablar de esta obra –y, por tanto, de alguna manera casi irremediable tenemos una idea más o menos preconcebida de lo que vamos a ver- conviene recordar que fue un material creado originalmente para el teatro, con lo cual no se trata de una adaptación, sino de un original, lo que debería facilitar bastante las cosas a la hora de realizar un montaje, visto a priori.

Y, como digo, aquí todo es sencillo, honesto, pero a casi todo le falta algo por pulir. Para esta versión, se cuenta en la dirección escénica con el debut teatral del cineasta Javier Elorrieta. Se sirve de una escenografía que tiene como base proyecciones y elementos móviles para recrear los dos únicos espacios en que transcurre la acción: la casa de Sir Wilfrid Roberts y la Corte en la que tiene lugar el proceso a Leonard Vole que es el centro del conflicto. A pesar de lo sencillo de la escenografía, los cambios escénicos obligan a bajar el telón en varias ocasiones, deteniendo la acción durante algunos minutos; quedando perjudicado el ritmo de la función: vista la escenografía, creo que hubiese sido aconsejable buscar alguna solución alternativa para evitar estos detenimientos, más propios del teatro de otros tiempos… Muy logrado el vestuario.

Por otro lado, a la versión, que firma el propio Elorrieta le sobran algunos pasajes –al margen de la conversación inicial, que se puede y se debe recortar; lo cierto es que las dos intervenciones del vendedor de periódicos y la del Ujier antes del comienzo del proceso judicial, que no aportan demasiado: su única función es ganar tiempo ante los cambios escenográficos, pero visto que ni así se solucionan las pausas, no se entiende muy bien el por qué mantenerlas. La dirección escénica –con alguna idea interesante, como convertir a todo el patio de butacas en miembros del jurado- podría pecar de estatismo, y no parece haber cuidado demasiado las definiciones psicológicas de los personajes: así las cosas, solo los actores veteranos y curtidos en teatro consiguen huir del acartonamiento en el que caen la mayoría de los personajes. Hay además un fallo curioso de distribución del espacio y fácilmente subsanable: todos los testigos acceden al estrado por la platea; pero, sin embargo, en su última llamada a declarar, la Sra. Vole entra al estrado desde el escenario, por la puerta que han usado durante toda la función como puerta de salida del recinto…. Tendrá algún sentido, pero a mí me parece difícil de explicar esta decisión.

A fin de cuentas, de esta función tira adelante parte del reparto, que aporta algo de interés a un espectáculo que de otra manera probablemente se caería. Pero ahí están Manuel Galiana como el abogado defensor –un valor seguro de la interpretación, siempre; y aquí también-y Paca Gabaldón como la esposa despechada –una sorpresa encontrar aquí a una actriz aún en plena forma y con mucho que decir con la que el teatro debería contar más a menudo- demostrando que se puede salir a bien de estas carencias de dirección cuando se tiene experiencia y saber hacer: se las saben todas; y crean personajes de carne y hueso, convincentes y llenos de elegancia. Junto a ellos, Luis Fernando Alvés vuelve a demostrar que no hay papeles pequeños, y se hace notar muy positivamente con un Fiscal rotundo y agresivo, pero también siempre elegante.

Pero el resto del cast se encuentra, lamentablemente a años luz. A Pablo Martín el papel principal le queda sencillamente muy grande, a todos los niveles: aquí hace falta un actor con planta, sí; pero también un intérprete de raza, y su creación –como las de todos los demás, probablemente por esa falta de dirección a la que aludo más arriba- queda en un mero esbozo. Por su parte, Lidia San José paga el pato de que hayan querido convertir a esa secretaria del abogado en una tontita –será una indicación de director, pero se pasa tres pueblos con el histrionismo…- y a ese personaje final en una femme fatale en una rubia platino destroyer –y tres cuartas partes de lo mismo-; mejora curiosamente como el Ama de llaves, que debería ser sin embargo el papel más difícil de entre los tres que interpreta. Sin que el material les deje tiempo para destacar, cumplen con honestidad Óscar Zautua, Óscar Olmeda y Jorge San José en roles más o menos secundarios.

El resultado es una propuesta fácil y de índole decididamente comercial, que busca sobre todo el entretenimiento del público. Una propuesta que, como ya he dicho, levantan algunos intérpretes, dotándola de un cierto interés; pero cuyo resultado final dista de ser redondo, ni mucho menos.

H. A.

Nota: 2.75 / 5

 

“Testigo de Cargo”, de Agatha Christie. Con: Manuel Galiana, Paca Gabaldón, Pablo Martín, Luis Fernando Alvés, Lidia San José, Óscar Olmeda, Óscar Zautua y Jorge San José. Dirección: Javier Elorrieta. FANNY THEATRE S.L. / PACO SAN JOSÉ Y JAVIER PENO / ALFONSO RONDA / INICIATIVAS TEATRALES S.L.

Teatro Amaya, 24 de Abril de 2014

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: