Skip to content

‘Un Buen Día’, o dos partes, dos caras, un padre

abril 10, 2014

“Una comedia sobre temas muy serios” promete la promoción de Un Buen Día. Incluso después de haber visto la función, me resulta difícil catalogar la propuesta en comedia o drama, porque está cargada de elementos que consiguen un curioso cóctel en el que solo el espectador decidirá qué pesa más en el resultado final.

Monólogo narrativo para un solo actor que debe dar vida a todos los personajes del relato, tiene esta historia dos –o incluso tres- partes bien diferenciadas. En la primera se nos presenta a Eddie, un padre de familia trabajador, de clase media, felizmente casado y con dos hijos; contándonos su infancia mientras espera la llegada de su esposa y sus niños, que llegarán en cualquier momento… Tal y como nos explica, de pequeño sufrió el excesivo cuidado de unos padres conservadores hasta el extremo, y no fue hasta una edad más o menos avanzada, ya en el colegio y gracias a sus amigos, cuando comprendió conceptos como la inexistencia de la cigüeña parisina o la masturbación. Media hora de stand-up comedy con tintes simpáticos en los que también nos cuenta que su esposa y él han querido darles a sus hijos una educación abierta y liberal para evitar que se repitan los errores que de niño casi llevan a Eddie al trauma… Y en esto que la dulce hijita de Eddie un día ve a sus padres haciendo el amor a través de una puerta abierta… y lo cuenta en el colegio.

Esto da pie al inicio de una segunda parte, porque ante el escándalo público, Eddie se verá de pronto y casi sin comerlo ni beberlo en el punto de mira de una investigación que podría desestabilizar su dignidad, la vida de su familia y el futuro de sus hijos. ¿Es realmente limpia la relación de Eddie con sus hijos? ¿Estamos ante un pederasta encubierto con cara de corderito degollado o ante un buen hombre injustamente juzgado? ¿Cuánto daño puede hacer una acusación falsa? ¿Es justa la justicia? Es entonces, ya con el público relajado y cuando empieza el calvario de Eddie, cuando la función se convierte en algo especial: porque stand-up comedy ya hemos visto mucha –incluso cuando es buena, como aquí-; pero rara vez se convierten en un abrir y cerrar de ojos en algo mucho más oscuro, ambiguo y hasta incómodo, sin tiempo para que el público asimile la situación. Es sin duda esta segunda parte –y todo lo que sigue- lo que hace que la función tenga inusitado interés, por los temas que plantea y por cómo los plantea –temas que, por desgracia, siempre van a estar de plena actualidad…- ; y he de reconocer que solo me enganché plenamente en esta segunda parte, en la que Dennis Lumborg sorprende a la hora de contar la historia, con un inusitado calado dramático que radica sobre todo en el enfoque: porque llevamos media hora escuchado a ese tipo, tan simpático, tan cachondo él… que no puede ser un mal tipo, no nos la puede estar colando… pero ¿y si nos la está metiendo doblada?

Siendo muy interesante, no es redondo el texto en el sentido de que se sirve en un par de momentos de casualidades forzadas para hacer avanzar la historia –eso de hacer reaparecer a personajes del pasado en el presente no termino de verlo…- y sobre todo, en que plantea un final más bien cerrado –queda la incógnita de qué va a pasar ahora con esos personajes, pero las principales incógnitas se resuelven-; cuando yo creo que la cosa funcionaría mejor si todo fuese aún más ambiguo: Lumborg acertaría dejando que sea el público el que decida qué es lo que verdaderamente ocurrió, solo tras examinar la historia que nos ha contado Eddie. Me hubiese gustado que me dejasen con la duda. Pero, con todo, por los temas que toca y por la agilidad con la que está escrita esta función para un solo actor, es de visión recomendable, por que siempre se agradece que de cuando en cuando le incomoden a uno un poquito en el teatro.

Buena puesta en escena, en la que Mariano de Paco acierta de pleno al partir de una escenografía en principio única que los elementos básicos de un salón americano con cocina –la firma Almudena López Villalba- para crear todos los demás espacios en que transcurre la acción: una playa, una comisaría, un coche, una cárcel… con perfecta organización, y mucho acierto a la hora de reubicar o reutilizar los elementos. Hay que aplaudir la imaginación del director para plantear los cambios escénicos –realizados por el propio actor- con tanta rapidez y de forma tan práctica, en un ejercicio estupendo de dominio del espacio, y conseguir una propuesta ágil; incluso a pesar de contar con un solo intérprete sobre el escenario.

No lo tiene nada fácil Bruno Ciordia para estar una hora y media larga solo ante el peligro en un personaje –o, mejor dicho, en varios personajes- lleno(s) de aristas, porque como digo debe pasar de la comedia fácil a un género que roza el thriller psicológico; y, sin embargo, consigue construir un personaje entrañable, con el que el público consigue empatizar a pesar de todo, y mueve a la emoción cuando al hombre le empiezan a caer palos por todos lados en su vía crucis personal –que, insisto una vez más, es lo mejor de la función-. Es en esa capacidad de conectar con el público donde reside lo más importante y lo más destacable de su interpretación; aunque quizá aún pueda –y deba- sentirse más seguro con el larguísimo texto, que le juega alguna mala pasada ocasionalmente, que seguramente se vaya corrigiendo con el rodaje de las funciones.

En resumen, una buena propuesta por la buena factura de la versión, por lo sorprendente del formato, por los temas que toca, por cómo los aborda, y por esa capacidad de hacer reflexionar al público de manera constante. Quizá hubiese sido aún más redonda de haber dejado las cosas más abiertas –más aún-, opción que creo que va más con la naturaleza misma del relato.

H. A.

Nota: 3.5/5

 

“Un Buen Día”, de Dennis Lumborg. Con: Bruno Ciordia. Dirección: Mariano de Paco. SANRA PRODUCCIONES / SINGULAR TEATRO

El Sol de York, 3 de Abril de 2014

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: