Skip to content

‘El Encuentro’, o mirando atrás con thriller

marzo 31, 2014

Hay funciones que, sin quererlo, van ligadas a un hecho o a un momento histórico del país; y esto las hace estar en el punto de mira. La casualidad ha querido que durante las representaciones de El Encuentro –que narra la reunión entre Adolfo Suárez y Santiago Carrillo para sopesar si legalizar el Partido Comunista- haya fallecido el ex-presidente del gobierno, con lo que el interés de la función ha aumentado hasta el punto de conseguir una prórroga para satisfacer la demanda de público. Así las cosas, uno podría plantearse si puede más el morbo que la calidad intrínseca de la propuesta. Nada más lejos de la realidad: El Encuentro es teatro de calidad, independientemente de cualquier circunstancia; y es uno de los espectáculos más estimulantes de la cartelera española actualmente.

España. Febrero de 1977. Dos hombres, dos butacas y una licorera. Sin llegar a mencionar nunca los obvios nombres propios de nuestros protagonistas –el programa bautiza a los personajes simplemente como “Alto” y “Bajo”-, el Presidente del Gobierno español se cita en una casa ajena de las afueras con el líder de la oposición –que ha regresado a España tras años en el exilio- para limar asperezas y encontrar el equilibrio en un momento en el que la inestabilidad podría dinamitar el país. En esta conversación, el tema central será decidir qué hacer con el Partido Comunista; en un momento en el que el Presidente intenta normalizar la situación después de la muerte de Franco. Este hecho concreto sirve para revisar pasado, presente y futuro –porque en un determinado momento, se concede a ambos personajes hablar en retrospectiva- de la Historia de nuestro país, en un sugerente trabajo de revisionismo, que llega además en un momento de lo más oportuno para rememorar.

Sin duda hubiese sido fácil convertir esta propuesta en algo farragoso, o en una mera retahíla de datos históricos -y ya no digamos posicionarse a favor de uno de los dos personajes sobre el otro-; y, sin embargo, el mayor acierto del texto de Luis Felipe Blasco Vilches es no perder de vista nunca la teatralidad, y haber sabido construir –sobre una situación real y bien conocida por todos- algo a medio camino entre la realidad y la ficción. Tomar el hecho histórico y conseguir darle unos curiosos tintes de thriller negro, humanizando y acercándonos a los personajes a nuestras realidades. Un texto que versa sobre humanos antes que sobre políticos, que coloca figuras –aparentemente- antagónicas; pero más cercanas de lo que piensan a primera vista; y que el espectador sigue como si de una partida de ajedrez entre expertos se tratase. Y, ante todo, un texto que huye de forma drástica de cualquier partidismo, cosa que se agradece. En este gran thriller histórico hay lugar para el humor negro, para la ironía, para las amenazas, para los pulsos… y, en fin, el ritmo es implacable. El resultado es un texto necesario, que llega en un momento muy oportuno; pero que es, ante todo, un gran ejercicio de teatro histórico, remarcando siempre el componente teatral sobre el componente histórico en sí mismo. Teatro plenamente recomendable.

Sencilla pero elegante la puesta en escena de Julio Fraga, sobria y concentrando de forma inteligente la función en la palabra y en los actores, sobre un espacio concreto y limpio –la sala tampoco permite mayores alardes escenográficos- muy bien iluminado por él mismo, y con un uso muy inteligente del humo del tabaco –que se fuma constantemente- como elemento estético para sugerir una atmósfera oscura y cargada, muy acorde con el tono argumental.

Así pues, este es un espectáculo de actores, y aquí hay dos que rinden a gran altura, sin necesidad de grandes carteles, pero con grandes interpretaciones; que es de lo que se trata después de todo. Ver a José Manuel Seda es ver a Suárez en sí mismo; por apariencia, porte, elegancia y capacidad para situar su discurso en un plano de cotidianeidad que incluso le permite incorporar ciertos lapsus momentáneos aparentemente propios a la situación con toda naturalidad: hay que ser muy bueno para lograr hacerlo con la diplomacia que él lo hace; y este trabajo me ha parecido nada menos que excepcional. Frente a él, Eduardo Velasco –uno de esos eternos secundarios de nuestro cine, nuestro teatro y nuestra televisión-, que aquí demuestra que se viene arriba cuando le dan un papel protagonista, y es el contrapunto perfecto para Seda, sirviendo un rotundo contrincante siempre alerta y a la altura de su compañero por formas, elegancia y acierto a la hora de servir las réplicas; a pesar de que cualquier parecido físico con Carrillo en este caso sea mera coincidencia. En cualquier caso, ambos actores sirven a escasos centímetros de los espectadores un combate actoral de primerísimo nivel, de esos que crean afición; y esto ayuda a redondear la experiencia.

El público –que abarrotaba la pequeña sala en la función que presencié, pocos días después  de fallecer Suárez- sigue el espectáculo con atención, y el final es un éxito sin precedentes que obliga a los dos intérpretes a saludar repetidas veces. Sí es cierto, como digo al comienzo, que la circunstancia con la que coincide este espectáculo ayuda a ponerlo en el punto de mira; pero a pesar de todo es un gran espectáculo de teatro, por forma y contenidos: uno de esos que nadie debería perderse. De momento, la tienen hasta el día 6 de Abril en la Sala Pequeña del Teatro Español.

H. A.

Nota: 4.5/5

 

“El Encuentro (La Noche Más Frágil de la Transición)”, de Luis Felipe Blasco Vilches. Con: José Manuel Seda y Eduardo Velasco. Dirección: Julio Fraga. AVANTI TEATRO / TEATRO ESPAÑOL.

Teatro Español (Sala Pequeña), 25 de Marzo de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: