Skip to content

‘Kathie y el Hipopótamo’, o vamos a contar mentiras, tralalá

enero 30, 2014

Continúa el Teatro Español recuperando para la escena los textos teatrales de Mario Vargas Llosa, con los mejores mimbres posibles. Si hace unos meses ofrecía La Chunga –con un reparto estelar que incluía a Aitana Sánchez-Gijón, Asier Etxeandía e Irene Escolar, por citar solo algunos nombres-, ahora ofrece Kathie y el Hipopótamo, con toda una Ana Belén encabezando el reparto en un portentoso montaje de Magüi Mira.

He de confesar que tengo la impresión de que los textos teatrales de Vargas Llosa quedan a gran distancia de sus novelas. Este no es la excepción: en Kathie y el Hipopótamo, el escritor plantea un juego metaliterario a modo de vodevil. Kathie, una ama de casa aburrida casada con un banquero misógino y machista, contrata a un escritor a sueldo para que escriba un libro sobre sus viajes por el exótico Oriente. Cada día, se reúnen en una buhardilla de París un par de horas, para crear…

Sobre esta pequeña e instrascendental anécdota, Vargas Llosa crea un divertimento elegante en el que realidad y ficción se cruzan y se entrelazan, creándose varios planos de narración: lo que verdaderamente -¿verdaderamente?- ocurre en la buhardilla entre Kathie Kenetti y Santiago Zabala se entrelaza con las vidas conyugales de cada uno de ambos, y con fragmentos de la novela que Santiago está escribiendo para Kathie. Corresponderá a los espectadores ser capaces de ordenar y organizar toda la información para decidir qué fragmentos de narración son ficción real, qué fragmentos de narración son ficción literaria y qué información es, directamente, mentira inventada por los personajes; porque las mentiras tienen un peso capital en la trama: la mayoría de los personajes luchan por encontrar momentos para ser aquellas personas que les gustaría ser, y no aquellas personas que realmente son, y de ahí parte otro de los juegos que propone el texto. El todo forma una comedia vodevilesca sencilla, amable, que se deja ver y saca alguna sonrisa –en los puntos en los que se desliza fina ironía-; pero que queda bastante lejos del ingenio que ha demostrado Vargas Llosa en sus novelas. En este caso, pesa el nombre y el talento del autor que son cosas que no viene al caso entrar a cuestionar aquí.

Un texto indudablemente menor que podría no haber tenido mayor interés, de no ser por el talento del reparto y, sobre todo, la inteligencia con la que Magüi Mira plantea su montaje. Sencillo y sobrio, pero al mismo tiempo tremendamente elegante. Tiene, sobre todo, dos aciertos plenos: no separar en ningún momento ni planos narrativos ni realidad y ficción –dejando que sea la imaginación de los espectadores inteligentes la que construya la secuencia temporal y decida en qué plano situar cada escena- y añadir toda una banda sonora en directo para Ana Belén, que incluye versiones de “Ne me quitte pas” o “La Vie en Rose”, entre otras. Un detalle de gran elegancia que casa muy bien con la propuesta y la hace subir varios puntos. También es un acierto pleno ese sofá convertido súbitamente en tabla de wind-surfing, una solución tremendamente teatral. Se nota que Mira ha apostado fuerte por un texto que de haber caído en otras manos podría haber quedado en algo intrascendente, y ha sabido vestirlo para hacerlo elegante y entretenido. No es fácil, y hay que aplaudir mucho su trabajo en este sentido. Solo una sugerencia: tiende a dejar a sus personajes ocasionalmente apoyados en los postes laterales de iluminación: es una solución algo reiterativa y no siempre del todo pertinente; pero como digo es una minucia en un montaje que hace mucho –pero que mucho- por el buen resultado final. Un bravo para ella.

El reparto, además, está francamente bien escogido. Ana Belén encuentra en Kathie un curioso vehículo de lucimiento personal que le permite desarrollar no solo un personaje a su medida como actriz, sino que además hace que descolle como cantante, metiéndose al público en el bolsillo. Plantear la propuesta tal y como está concebida habría sido imposible sin la carismática actriz-cantante. Ginés García Millán le da réplica aportando su habitual elegancia escénica a Santiago Zabala; si bien quizás podría relajar un punto un par de arrebatos, sobre todo considerando que la función se mide en las distancias cortas. Hay dos secundarios desbordantes. Jorge Basanta se lleva la palma como el marido machista, creído y a la vez pusilánime de Kathie; un completo patán que carga con los mejores momentos de la comedia, porque el actor lo borda: su escena final es la joya del montaje, porque ha sabido encontrar el punto justo entre la comedia y la compasión en un personaje decididamente caricaturesco. Eva Rufo sirve a la amargada mujer de Santiago Zabala en una encarnación de sutil magnetismo, con una presencia elegantísima y la justa expresividad. Saltan chispas entre ella y García Millán. Aquí hay una actriz a seguir de cerca. Completa el elenco David San José, sumándose a la fiesta con el piano en directo –elemento indispensable en esta versión, por motivos que ya he explicado más arriba-.

He querido dejar para el final un detalle que convendría revisar y sobre el que es difícil hablar sin hacer un spoiler sobre los juegos realidad-ficción-imaginación: a pesar de contar con un elenco completamente español, se conservan todos los latinismos del texto; elección bastante discutible que ignoro a qué obedece exactamente, pero que convendría revisar para otorgar mayor veracidad y agilidad a los diálogos…

Así y todo, la magia de esta versión radica básicamente en la honestidad del reparto, y en cómo la propuesta escénica de Magüi Mira ha conseguido algo que debe ser considerado casi una hazaña: revestir como elegante e interesante un texto que en principio es bastante intrascendente, aún viniendo de quien viene.

H. A.

Nota: 3.25 / 5

“Kathie y el Hipopótamo”, de Mario Vargas Llosa. Con: Ana Belén, Ginés García Millán, Jorge Basanta, Eva Rufo y David San José. Dirección: Magüi Mira. TEATRO ESPAÑOL.

Naves del Teatro Español, 21 de Enero de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: