Skip to content

‘Eurozone’, o cuando Europa murió matando

diciembre 28, 2013

Espectáculo en lengua gallega

Tratar asuntos políticos de actualidad –o de cualquier otra índole- en teatro sin caer en lugares comunes, posicionamientos, propagandismos o demás neuras no es tarea fácil. Si además se pretende hacer parodia, puede que la cosa se complique aún más. Los Chévere habían dejado el listón muy alto el año pasado con Citizen –aquella magna trilogía de casi cuatro horas sobre el apogeo y caída de los emporios textiles en general y de uno en particular…-, y ahora han vuelto a apostar fuerte, presentando con Eurozone una parodia alegórica sobre la crisis económica europea y el desmembramiento político del continente. Teatro de hoy para hoy.

Cualquiera que haya visto más espectáculos de Chévere sabrá de sobra que suelen emplear cualquier tipo de recurso al servicio del hecho teatral. En Eurozone, cobra fuerza el audiovisual, puesto que toda la obra es una alegoría paralela narrada entre diversas escenas de Reservoir Dogs y la situación política europea actual. Así, los ladrones con nombres de colores de la película son aquí países y políticos concretos, que establecen un diálogo con la película para trazar una trama paralela en la que se van eliminando unos a otros, como si de una película noir teatralizada y producida en directo, en tiempo real y casi podríamos decir que sobre la marcha, se tratase. Todo esto tratado desde la parodia crítica de la comedia ácida, buscando la hilaridad del espectador pero también la reflexión, en un espectáculo de ritmo trepidante, en el que las acciones se entremezclan, se cortan, se retoman; se entra y se sale de la realidad y la ficción de manera constante, y los actores –que no personajes- establecen diálogos críticos con el espectador, comentando el contenido de lo que se representa.

En Eurozone, un experimento que la propia compañía define acertadamente como un “pastiche” hay lugar para casi todo, menos para el aburrimiento: aquí caben el cine –la función se abre con un redoblaje en directo de una escena de Reservoir Dogs-, para la coreografía –al comienzo hay una curiosa relectura de la “violación de Europa” a ritmo del “Danubio Azul”-, para la parodia crítica más descarnada –podrán ver, por ejemplo, a Angela Merkel ordenando la tortura de Rodrigo Rato mientras suena a toda pastilla la Novena de Beethoven, en uno de los momentos más logrados del montaje-, para la participación activa del público en uno de esos casinos cibernéticos que tan de moda están ahora, y para chascarrillos que son reídos y aplaudidos por el respetable; pero que vienen cargados de intención crítica que invita a la reflexión a ese público que ríe. Así las cosas ¿qué es exactamente Eurozone? Difícil catalogarla en un género, pero podría ser algo así como un “spaghetti noir” con mucho de comedia ácida y bastante de crónica de actualidad.

Es indudable que el espectáculo tiene el sabor y el sello inconfundible de Chévere, y que los que son –somos- admiradores del trabajo de la compañía no se sentirán defraudados. ¿Hay recursos que empiezan a repetirse de unos montajes a otros? –y eso de lo poco que se puede reprochar al espectáculo- Seguramente, pero les siguen dando gran resultado. Además, lo mejor es que mientras vemos una comedia, mientras nos reímos, no olvidamos todo el aparato crítico que hay por detrás: reírse y reflexionar no van reñidos, y si en Citizen ya se trataban temas muy serios desde la risa, Eurozone va varios pasos más allá. Porque a Citizen –que vista completa superaba las 4 horas- quizás le sobraba metraje, pero aquí se ha hecho el milagro en 90 minutos. Un nuevo bravo por Manuel Cortés –que además de formar parte del reparto, vuelve a ser el autor del texto-, porque ha vuelto a demostrar que otro teatro gallego es posible: un teatro gallego crítico, dirigido al público y legible en cualquier lugar: no en vano han tenido un lógico y grandísimo éxito en el Centro Dramático Nacional, donde la obra se ha presentado durante un mes en castellano, no exenta de cierta polémica.

Toda la propuesta está enfocada desde la economía que suele caracterizar los montajes de Chévere: una pantalla, una doble escalera mecánica y una lámpara de araña son los únicos elementos escenográficos en una propuesta que tiene su base en el buen hacer de los actores. Es un trabajo coral, con ocho intérpretes en escena; no hay protagonistas ni secundarios, y todos contribuyen al buen resultado final. Lo mejor, sin duda, es el trabajo corporal impecable e hilarante de Iván Marcos –encargado también de las coreografías de lucha del espectáculo- y el propio Manuel Cortés; la pachorra de Miguel de Lira; ese momento memorable que protagonizan Pepe Penabade, Mónica García y Patricia de Lorenzo en la que es, por derecho propio, la mejor escena del montaje –la tortura-, la fuerte presencia escénica de Arantza Vilar o la honestidad de Borja Fernández. Pero, como digo, esta es una labor de equipo y como tal ha de entenderse: esa sensación de equipo alcanza su culmen en una alocada escena final de corte polifónico –que parece salida de la pluma del mejor Claudio Tolcahir-, y que es otro de los momentos brillantes de la propuesta: con que un solo actor se pierda en esta larga secuencia, todo se vendría abajo: no solo no sucede, sino que el público acaba siguiendo perfectamente el contenido de la conversación, a pesar de la locura inicial.

La dirección de Xron es de las buenas: de esas que parece que no están, pero que hacen que lo que da la impresión de improvisación constante esté en el fondo perfectamente medido y calculado; hay mucho trabajo por detrás, y se nota.

Relativamente buena entrada –dentro de la ya conocida reticencia del público al teatro gallego en A Coruña-, risas, complicidad, público en pie… Y, ante todo, un espectáculo distendido, divertido y comprometido al mismo tiempo; de esos que demuestran que, como ya dije algo más arriba, un nuevo teatro gallego es posible. Así da gusto.

H. A.

Nota: 4.25 / 5

 

“Eurozone”, de Manuel Cortés. Con: Manuel Cortés, Patricia de Lorenzo, Pepe Penabade, Iván Marcos, Miguel de Lira, Arantza Vilar, Mónica García y Borja Fernández. Dirección y dramaturgia: Xron. CHÉVERE.

Teatro Rosalía de Castro (A Coruña), 22 de Diciembre de 2013

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: