Skip to content

‘Ildebrando Biribó: el último Cyrano’, o la vida por el teatro

diciembre 13, 2013

Cuando un espectáculo lleva diez años en ruta, por algo será. Lo raro es que un aficionado al teatro como yo me considero no se haya encontrado con esta pequeña pero estimulante propuesta antes –ojo: diez años en ruta y parece que aún no se ha visto en exceso en Galicia…-. Pero bueno, dicen que nunca es tarde… A punto de cumplirse un año de la apertura de la sala El Sol de York, es un acierto –por lo simbólico que resulta y por la calidad de la propuesta- recuperar por una temporada breve de 12 funciones Ildebrando Biribó, el monólogo de Emanuel Vacca que interpreta Alberto Castrillo-Ferrer  y que abrió la sala a función única y gratuita en su sesión inaugural.

Ildebrando Biribó fue el apuntador del estreno absoluto de Cyrano de Bergerac, el 28 de Diciembre de 1897. Cuenta la leyenda que, al terminar la primera función de Cyrano, nuestro hombre apareció muerto en su concha. Pero ¿quién era este sujeto realmente? ¿qué pasado tenía? ¿ qué fue lo que sucedió con él para precipitar su final?

El monólogo de Emmanuel Vacca resume la vida de este personaje, y es toda una declaración de amor no solo a una profesión cada vez más perdida –la de apuntador de teatro-, sino al teatro como forma de arte en sí mismo. Ildebrando lleva el oficio en los genes: no en vano, de pequeño le expulsaron del colegio por soplar las respuestas a sus compañeros, antes de dedicar su vida entera al trabajo como apuntador teatral, hasta sus últimos alientos. Ahora, tiene el tiempo que le marca un reloj de arena para explicar y escenificar su muerte, expresamente escrita por el autor, antes de entregarse al limbo del olvido para siempre.

No es fácil escribir un texto sobre el teatro que pueda llegar a cualquier persona –teatrera o no- y, sin embargo, el monólogo de Vacca logra que sus 85 minutos de duración transcurran en un suspiro, por esa mezcla de comedia y ternura que impregnan toda la función. La mayor virtud del texto es contar con un personaje sincero y cercano, con el que cualquiera puede empatizar. Se habla del teatro, sí; pero también de la vida, y de la pasión por un oficio llevada hasta los últimos extremos. Pero, por encima de cualquier cosa, es la historia de un ser humano apasionado y que cree en sus ideales.

Y, sobre todo, hay que aplaudir el ingenio de la versión, una verdadera bomba en tiempos de crisis: bastan un actor, un secreter y un reloj de arena para crear todo un mundo de imaginación e ideas que no se terminan nunca. Parece mentira que un secreter pueda dar tanto juego, pero nuestro Ildebrando salta, trepa, abre mil y un entresijos, y es capaz de transportarnos del teatro al mercado y del mercado a la escuela en un abrir y cerrar de ojos con la sola ayuda de los cajones, puertas y demás elementos del mueblecito. No hay más porque no se necesita más. Despliegue de imaginación infinita del director escénico Iñaki Rikarte, en un espectáculo que no deja de sorprender pese a la parquedad de los elementos escénicos con que cuenta, y que constata esa ley que dice que menos es más, y que se puede hacer mucho con muy poco, porque no habrá elementos; pero hay ideas, que en teatro suelen ser lo importante y que aquí funcionan.

Descomunal, sincero y entregado, el trabajo de Alberto Castrillo-Ferrer, que consigue hacer de un espectáculo unipersonal un verdadero juego de muñecas rusas: él se basta para dar vida y voz a mil y un personajes, recurriendo no solo a su capacidad de expresión, sino también a recursos del clown, del guignol, de la interacción con el público –atentos los que se sienten en las primeras filas, no sea que les inviten a ponerse cómodos…- y varias sorpresas más que es mejor no desvelar para dejar que el público las descubra cuando asista. Lo que es indiscutible es que Castrillo-Ferrer se entrega y lo da todo y más para conseguir toda una miscelánea emocional y una conexión con el público de esas que rara vez se dan en teatro: hay un solo hombre en escena, pero pareciera que se trata de cinco o seis y en técnicas varias. Todo un cómico plural en el más amplio sentido de la palabra, una especie de Roberto Beningni a la española: de quitarse el sombrero.

Pero si algo hace este espectáculo verdaderamente atractivo, es la amplísima variedad de géneros y técnicas teatrales que se emplean en apenas 75 minutos: esta propuesta nace de cabezas que conocen y aman el teatro, porque de otra forma no podría ser posible un resultado tan teatralmente fascinante. Es un homenaje al teatro en todas sus vertientes, porque aquí hay tiempo y lugar para todo, pese a tratarse de un unipersonal. Y, por si alguien no se ha enganchado a lo largo de la función, la obra se reserva una irresistible sorpresa final para mitómanos teatrales ante la que es imposible no caer rendido…

En resumen, un espectáculo que encandilará particularmente a fanáticos del teatro -imprescindible para ellos-, pero que hará que cualquier espectador admire la inventiva de la dirección escénica y, sobre todo, el entregadísimo trabajo de un cómico con letras mayúsculas que se deja la piel. Y todo en apenas 75 minutos. En unos tiempos en los que manda lo pretencioso, da gusto encontrar propuestas honestas, con ideas y adaptadas a los tiempos de crisis: este hermoso espectáculo cabe en cualquier escenario -y sigue inédito, o casi, en Galicia…-. De momento, lo tienen en El Sol de York hasta el 21 de Diciembre; pero seguro que volverán a encontrarse con él en algún otro lugar, porque huele a propuesta que acompañará al actor durante toda su carrera. Así que ya saben: apúntenselo; o, mejor dicho, sóplenlo por ahí.

H. A.

Nota: 4.25/5

 

“Ildebrando Biribó: El Último Cyrano”, de Emmanuel Vacca. Con: Alberto Castrillo-Ferrer. Dirección: Iñaki Rikarte. EL GATO NEGRO TEATRO.

El Sol de York, 5 de Diciembre de 2013

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. diciembre 13, 2013 10:47

    Me gusta mucho como escribe caballero.

Trackbacks

  1. ‘Los Caminos de Federico’, o recordar y recuperar | BUTACA EN ANFITEATRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: