Skip to content

‘A Charca Inútil’, o ficciones que superan la realidad

noviembre 19, 2013

Espectáculo en lengua gallega

De los gallegos Teatro do Atlántico siempre he valorado la capacidad para ofrecer buenos textos, su apuesta por lo contemporáneo; y la estética –sobria pero casi siempre justa y elegante- con que sirven sus propuestas. Con esta compañía han llegado a Galicia textos de autores tan dispares como Woody Allen, Martin McDonagh, Brian Friel, Josep M. Benet i Jornet o los gallegos Teresa Moure y Roberto Salgueiro, por poner algunos ejemplos; casi siempre con notable éxito.

Es por ello por lo que sorprende hasta cierto punto que ahora –tras un año sin montar- hayan apostado por A Charca Inútil, un texto de David Desola –importante nombre de la dramaturgia española actual- que se ha montado en España –con su correspondiente paso en gira por Galicia- hace escasamente tres años; y del que hablé en su momento en este blog. No quisiera entrar a valorar aquí si el mercado del teatro gallego y el del teatro español son dos diferentes o uno comprende al otro –un servidor consume de ambos sin problema, ya lo saben-; pero me parece muy poco tiempo como para recuperar un texto que –habiéndose presentado en este mismo ciclo de abono- permanecerá en la memoria de todos. No es que sea un mal texto –no lo es-, pero creo que la compañía quizá podría haber cuidado más la cuestión de la originalidad a la hora de escoger qué montar: otras veces lo han hecho.

Dicho esto, tampoco se trata de establecer una comparativa entre ambos espectáculos. Reencontrarse con esta obra conociendo no solo su desenlace sino también sus claves narrativas permite verlo desde otro prisma. Es cierto que la idea de partida es buena: Óscar, un profesor en crisis tras haber recibido una paliza por parte de un alumno que lo ha grabado con el móvil y ha difundido las imágenes a todas las televisiones, se cita con su maestro de infancia en un parque para intentar recuperar la vocación. Xerofante le pone en contacto con Irene, una madre incapaz de superar la muerte de su hijo en los trenes del 11-M que busca a alguien que imparta clases particulares al chico –o al recuerdo del chico, claro-. Y así, Óscar deberá decidir si acepta el empleo al tiempo que se enfrenta a dos fantasmas: al Diego, el hijo de Irene; y al suyo propio como docente y como persona.

Una obra que habla de la relatividad de los puntos de vista, de cómo enfrentarse a la soledad, de la (in)capacidad que tienen algunos para apoyarse en otros e intentar superar esa soledad, de cómo afrontan los individuos la realidad cuando les es hostil, y de la capacidad que tiene la gente para ver la paja en el ojo ajeno, y juzgar al prójimo antes que a sí mismos. En un momento de la función, uno de los personajes dice que “la realidad de cada uno es como cada uno quiere que sea”. Esa es la clave de este drama desasosegante, al que en mi opinión le siguen sobrando –ya lo dije en su día- ciertos momentos cómicos que buscan relajar la tensión y que deberían resumirse: la escena en la que Óscar le relata a su profesor su intento fallido de suicidio sigue resultando muy larga; y quizá me gustaría que se afrontase el drama de modo más directo.

Sobre una traducción al gallego bastante fluida –y que ha tenido la audacia y el acierto de mantener en castellano los versos de Juan Ramón Jiménez, algo coherente a lo que muchos habrían renunciado- que firma Xosé Manuel Paxos, con pocos elementos, Xúlio Lago levanta un espectáculo elegante, que juega acertadamente con la iluminación –también a su cargo, con la eficacia que le caracteriza en este campo- y las pausas como símbolo del paso del tiempo. Esos silencios y esos fundidos están muy bien planteados, juegan a favor de la tensión dramática, y hacen mucho por el buen resultado final del espectáculo; aún cuando la
escenografía –supongo que algo apiñada para que el espectáculo pueda exhibirse en escenarios más pequeños que este durante el resto de la gira- no siempre quede todo lo bien delimitada que sería deseable: el banco del parque, por ejemplo, a veces no se oscurece como debería en aquellas escenas que no transcurren en el parque… Insisto, cuestión de espacio.

En el equipo actoral, tanto Marcos Vieitez (Óscar) –en un trabajo verdaderamente estupendo, siempre medido y alejado de cualquier exceso o patetismo- como Gonzalo M. Uriarte –que aporta al viejo profesor gran humanidad y la elegancia acostumbrada, así como timbre y dicción perfectos- sirven sus personajes con la verdad necesaria, y química y chispa entre ambos. Verdad, sin embargo, es lo que falta en la Irene de María Barcala, un personaje bombón; que tendría que ser pura fragilidad y delicadeza pero que ella enfoca con un exceso de histrionismo del que debería desprenderse, porque le quita veracidad. Y es una pena, porque sus dos compañeros están francamente bien pero ella baja el nivel general de forma bastante notable.

A pesar de la honestidad del espectáculo –con sus más y sus menos-, el aforo del Rosalía en ciclo de abono rozó lo paupérrimo. Nueva espantá coruñesa al teatro gallego, y van unas cuantas a pesar de que la propuesta sea de calidad. Puede que la “repetición” del texto haya tenido algo que ver –por eso insisto en que el teatro gallego debería seleccionar sus montajes a conciencia especialmente extrema-, pero no reside ahí toda la culpa: algo tiene que cambiar para que el teatro gallego se revitalice como se merece, y para convertirlo en algo integrador.

H. A.

Nota: 3.25 / 5

“A Charca Inútil”, de David Desola. Con: Marcos Vieitez, Maria Barcala y Gonzalo M. Uriarte. Dirección: Xúlio Lago. TEATRO DO ATLÁNTICO.

Teatro Rosalía de Castro, 8 de Noviembre de 2013

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: