Skip to content

‘Masterclass’, o dos divas, dos estilos

noviembre 7, 2013

Tercera vez que me cruzo con este monólogo interruptus escrito por Terrence McNally con Maria Callas como figura central. Primero fue Nuria Espert, ya tiempo atrás y en una de mis primeras experiencias teatrales; hace tres años Mabel Rivera en versión gallega –versión que por cierto consta cubierta en este blog-, y ahora Norma Aleandro, que está paseando por España su versión de una obra que la ha acompañado durante buena parte de su carrera, y por la que ha recibido la felicitación del mismísimo autor.

La obra se sitúa ya al final de la carrera de Callas, durante una de las famosas clases magistrales en la Julliard School de Nueva York –de las que por cierto existe testimonio sonoro real-. A la vez que hace audicionar a tres alumnos, Callas va repasando su concepción del arte del canto y de la ópera como conjunción total de canto y teatro; y su vida misma: sus comienzos, sus complejos, su primer matrimonio, su traumática experiencia junto a Onasis, su aborto, su abandono… y toda una serie de eventos que se han quedado anclados en su memoria, configurando el mito; lo que Callas ha sido y lo que Callas es en el punto en que transcurre la función.

El texto de McNally –que con razón no deja de reponerse- tiene la habilidad de conjugar hechos reales con hechos de ficción, logrando un perfecto equilibrio. Si bien es cierto que resulta casi indispensable que interese el personaje –e incluso llegar con un cierto bagaje de técnica vocal para el correcto disfrute del espectáculo, puesto que a la parte técnica de la clase magistral se le dedica un 70% de la función, teniendo que sumar anécdotas y referencias a colegas; con lo que si el mundo de la ópera no interesa fácilmente se puede perder el hilo-, también se alcanzan momentos de fuerte intensidad dramática en los soliloquios en que Callas recrea sus recuerdos; evocados además en esta versión con grandísima economía con respecto a otras que haya visto, sin otro elemento que el poder de comunicación de la actriz.

La Callas aparece acompañada por los tres cantantes que audicionan –dos sopranos y un tenor- más el maestro repetidor, y un puntual personaje mudo –un técnico-. Todos los personajes secundarios son meros esbozos psicológicos -a veces ni eso-, y están situados a mayor gloria de la protagonista. Al ser estas masterclasses, uno podría esperar solistas de primerísimo nivel como para ser alumnos de Callas. Cierto es que ese hipotético primerísimo nivel –casi una quimera, dado que los personajes de los alumnos son puntuales, y por tanto no se puede contar con figuras de la lírica- nunca llega –ni en esta ni en otras versiones de la obra-.

Aquí, exhibe buena técnica y material interesante el tenor Marcelo Gómez –que se encarga de “Recondita Armonia”-, mientras que Carolina Gómez no esconde ciertos problemas de tesitura y apoyo para sacar adelante la gran escena inicial de Lady Macbeth en la ópera de Verdi; y a Lucía Silva –simpática en escena- apenas se le conceden un par de frases musicales para expresarse. Cumple con solvencia, tanto en la labor de actor como en la de acompañante pianístico –si bien algunos tempi pueden resultar demasiado lentos- Santiago Rosso.

Y así llegamos a Norma Aleandro, que da una lección de saber estar y elegancia escénica, demostrando por qué es una grande de los escenarios. Es toda una diva interpretando a otra diva, y no pretende nunca imitar a Callas. En un momento de la obra, Callas dice que para cantar se necesita un estilo propio; y eso es precisamente lo que ha logrado Norma Aleandro con este personaje: se ha creado su propio estilo, su propio acercamiento, su propio personaje, y sobre él trabaja –opción perfectamente lícita-. Es una diva sirviendo a otra diva: dos divas distintas –la real y el personaje de ficción- con estilos distintos, pero igualmente eficaces en la manera de transmitir. Aleandro pisa la escena como una verdadera primera dama, y sabe pasar de lo irónico a lo dramático gestionando muy bien la emoción y evitando siempre cualquier atisbo de histrionismo. Encuentra sus mejores momentos en los soliloquios de Callas, donde se sirve de escasa iluminación y la fuerza del gesto para crear momentos de verdadera magia como solo una grande podría hacer. Lleva el peso absoluto de la representación durante las dos horas que dura, y termina recibiendo una ovación en pie completamente razonable. Dijo en su momento el propio autor que esta versión era la mejor de cuantas había visto de la obra: creo sinceramente que también es la mejor que yo haya visto. Porque además de tener a una actriz que trabaja desde su propia verdad, la puesta en escena de Agustín Alezzo coloca todo en el más absoluto desnudo escénico, para dejar que sea Aleandro la encargada de llenar. En este sentido, otras versiones que yo haya visto incluían parlamentos grabados del personaje de Onasis: creo que la opción escogida aquí –es Aleandro la encargada de dar voz tanto a Callas como al magnate- es muchísimo más eficaz en términos teatrales, bajo cualquier punto de vista; sobre todo cuando se cuenta con una actriz capaz de transformarse como Aleandro lo hace. Solo la decisión de usar una cierta amplificación para los cantantes podría ser bastante discutible: desde luego, en una masterclass de Callas no creo que estuviese permitida ni mucho menos…

Éxito de público –no tanto de aforo, apenas mediado en la primera de las dos funciones que se ofrecieron-, para un espectáculo que podrá estar dirigido a un público muy concreto, pero que está bien escrito y sobre todo magistralmente interpretado por una actriz de esas que da gusto encontrar, porque atesora la inteligencia actoral que solo adquieren las grandes a través del paso de los años. Y Aleandro está –sigue- en su mejor momento. Esperemos verla más a menudo en los escenarios españoles.

H. A.

Nota: 4.25 / 5

“Masterclass”, de Terrence McNally. Versión: Fernando Masllorens y Federico González del Pino. Con: Norma Aleandro, Santiago Rosso, Carolina Gómez, Lucía Silva, Marcelo Gómez y Hugo Argüello. Dirección: Agustín Alezzo.

Teatro Colón (A Coruña), 1 de Noviembre de 2012

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Rosa permalink
    noviembre 7, 2013 21:07

    como siempre, acertadísima crítica, Si dió gusto ver la obra, más gusto da leer tú comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: